La revolución musical (2ª Parte)

0Comentarios
2 de febrero de 2009

Después de haber comentado los hechos que supusieron una revolución en la forma de escuchar música de todo el mundo, continuaremos desarrollando el tema de cómo han tenido que adaptarse a los nuevos medios tanto la tecnología cómo las discográficas, que aparentemente son las víctimas de todo este asunto; pero cómo podremos comprobar a lo largo del post también han logrado sacar beneficio de este asunto.

Codecs

Una vez el formato .mp3 entró en nuestras vidas fueron muchos los intentos de arrebatarle la posición privilegiada que había conseguido por parte de otras compañías. Por parte de Microsoft fue presentado el codec WMA (Windows Media Audio), que permitía una mejor compresión, pero sus restricciones de Copyright hicieron que muchos usuarios lo rechazaran, aunque, a pesar de todo esto, ha logrado situarse cómo uno de los estándares del audio, gracias a que fue implementado cómo formato nativo en muchos dispositivos móviles y a que ha sido revisado en varias ocasiones, logrando un codec de audio sin apenas pérdidas. Por otra parte apareció el formato AAC (Advanced Audio Coding), el cual parece ser el principal candidato a la sucesión del trono del mp3, gracias también a su implementación cómo formato nativo principal de los iPod, a su capacidad de comprimir archivos de audio multicanal y al rendimiento que ofrece. Este último formato ha logrado ya colarse cómo el formato de audio elegido para los archivos Matroska, que nos permiten ver video en alta calidad y escuchar audio en sistemas surround. Junto con estos dos, que han sido los más relevantes, también han convivido muchos otros formatos que perseguían el mismo objetivo que el mp3 cómo los archivos OGG o APE, que permitían compresión de audio sin apenas perdidas, o los codecs AC3 o DTS, que han sido muy utilizados junto con los archivos de vídeo.

Serato

Debido a la aparición de todos estos formatos, todas las empresas dedicadas al software relacionado con el sonido tuvieron que adaptar sus programas, desde los editores de audio cómo Sound Forge, los secuenciadores (ProTools/Cubase/Logic) o los conversores de formatos (Total Audio Converter); pero también nacieron junto a todos estos programas otros que nos permiten gestionar nuestros archivos (Zortam) o reproducirlos (Winamp). Aunque sin duda lo más revolucionario de todo lo relacionado con el software, fue el cambio que supuso para la gran mayoría de djs de todo el mundo, ya que les permitió poder transportar toda su colección musical dentro de un ordenador y no tener que cargar con toda una maleta llena de vinilos. Ha sido tal la aceptación, que hoy en día software cómo Traktor o Ableton Live se han convertido en estándares de la industria y han dado paso a la creación de sistemas de mezcla basados en la tecnología mp3, cómo Serato Scratch. Todo esto supuso que cualquiera tuviese acceso a un sistema para mezclar música sin tener que comprar una serie de equipos, que equivalían a un gran gasto económico.

iTunes

No sólo saca beneficios de todo esto la industria del software, también las discográficas han hecho su agosto gracias al cambio de formatos, aunque quieran hacernos creer que están perdiendo mucho dinero debido a la piratería. El ejemplo lo encontramos en la tienda iTunes que vende música en todo el mundo a través de internet, con la cual los sellos discográficos han duplicado sus ganancias, mucha gente se preguntará el “cómo”, pero resulta ser mucho más evidente de lo que nos quieren hacer ver. Cuando un disco es publicado, hay que contar con los gastos de distribución y fabricación del medio (grabar, imprimir y añadir libretos, empaquetar y llevar los CDs a las tiendas), gracias a iTunes los sellos se están ahorrando dos de las partes mas caras del proceso de publicación de una obra musical; pero a pesar de todo esto siguen vendiendo la música al mismo precio y a menos calidad que lo que supondría venderla en un disco, ya que se trata de audio comprimido. ¿No se podría considerar eso piratería también?

Para concluir esta pequeña trilogía dedicada a la mutación sufrida por la música en la última década, expondré varias anécdotas relacionadas con el tema, además de lanzar ideas a favor y en contra de este cambio, con el fin de elaborar una conclusión lo mas coherente posible. Además de repasar cómo se han adaptado los medios de comunicación a esta situación.

Añade un comentario


Política de Privacidad
A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.