Colega, ¿Dónde está mi actualización a Android Lollipop?

Colega, ¿Dónde está mi actualización a Android Lollipop?
Las primeras OTAs del nuevo sistema operativo de Google empezaron a llegar el 3 de noviembre. Tres semanas después todavía hay muy pocos dispositivos equipados con Android 5.0. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la actualización a Lollipop

Hace ya más de tres semanas que Google lanzó la nueva versión 5.0 de Android, pero muchos usuarios seguimos esperando impacientemente poder probar de primera mano las características del nuevo sistema operativo móvil de los de Mountain View.

En teoría los usuarios de dispositivos Nexus deberíamos ser de los primeros afortunados en poder darle un primer lametón a la piruleta de Google, además de otros dispositivos fabricados en colaboración con los ingenieros de la compañía de Larry Page, como el Moto G. Pero muchos aún seguimos esperando desesperadamente a que nos llegue la actualización.

Muchos dirán que no pasa nada, que si queremos instalar Android Lollipop en nuestro dispositivo nos descargamos la imagen de fábrica y punto, pero algunos de nosotros seguimos siendo algo reticentes a manipular nuestro móvil de esa manera y preferimos seguir esperando el lanzamiento oficial de la OTA.

Pero, ¿qué es una OTA?

Para quien no lo sepa, OTA es un acrónimo de la expresión inglesa Over The Air, que podríamos traducir algo así como A Través del Aire, y describe básicamente cualquier tipo de actualización software que se envía desde una localización central a los dispositivos a través de una conexión inalámbrica.

Éste es el método que usa Google, y otras empresas como Apple, para enviar las actualizaciones de sus sistemas operativos a sus usuarios. La gran diferencia entre como Google y Apple enfocan la actualización de sus respectivos sistemas es que, mientras que los usuarios de la manzana pueden acceder todos a la nueva versión en cuanto esté disponible, los usuarios de Android tienen que conformarse con recibir la actualización de manera escalonada.

De esta forma, durante los primeros días e incluso semanas después del lanzamiento oficial se estima que la OTA sólo llega al 1% de los dispositivos Android elegibles para la nueva versión. Así, la empresa recibe el feedback necesario para corregir posibles bugs y fallos para posteriormente seguir escalonando la distribución y además evita la saturación de sus servidores (toma nota Apple). De este modo, la actualización over-the-air pasa al 25, al 50 y finalmente al 100% de los móviles y tabletas en cuestión.

Si uno tiene la suerte de estar entre ese 1% inicial, pues nada, se saca el champán y a celebrarlo, pero como es poco probable que así suceda, uno no tiene más remedio que esperar a que llegue su tanda de actualizaciones, y de poco o nada sirven algunos de los consejos para forzar la OTA de nuestro Android.

Colega, ¿Dónde está mi actualización a Android Lollipop? - imagen 2

Desmintiendo algunos mitos sobre forzar OTAs

Aunque muchos supuestos entendidos en Android pueden intentar convencernos de que forzar la llegada de la OTA es pan comido, no es así. A día de hoy no existe ningún método fiable para coaccionar la llegada de Android Lollipop a nuestro móvil.

Para empezar, aunque parezca una obviedad, de nada sirve estar aporreando el botón de Comprobar Actualizaciones todo el día. Por mucho que exijamos a nuestro dispositivo que busque nuevas versiones, si el identificador de nuestro smartphone o tablet no pertenece al lote para el que se ha liberado la actualización, no hay nada que hacer.

Muchos aspirantes a piratillas Android afirman que existe un método infalible para forzar las OTAs de Android, deteniendo la aplicación Marco de Servicios de Google y borrando sus datos. Totalmente falso. En el pasado quizás fuera un recurso que funcionara, pero el mismo Google ha emitido un comunicado explicando que este método no aporta ninguna ventaja. Es más, según Dan Morill, ingeniero de Google, este tipo de acción podría incluso afectar negativamente el funcionamiento de algunas aplicaciones, así que mejor no tocarlo:

Esta acción conlleva muchos efectos negativos, pero el mayor de ellos es que se deshabilitan los tokens utilizados por cualquier app que hace uso del sistema GCM (prácticamente todas las aplicaciones de Google, y una gran cantidad de apps de terceros).

Colega, ¿Dónde está mi actualización a Android Lollipop? - imagen 3

Alternativas para los más impacientes

Obviamente siempre tenemos otras opciones además de esperar. Básicamente dos, instalar la actualización manualmente o hacernos con una imagen de fábrica de la nueva versión del sistema operativo, lo que comúnmente se conoce como flashear nuestro dispositivo.

Ninguno de los dos casos son especialmente complicados, pero es perfectamente comprensible preferir esperar a que llegue nuestra OTA de manera natural. En todo caso, si decidiésemos llevar a cabo cualquiera de estas dos opciones, necesitaríamos disponer del entorno de desarrollo SDK instalado en nuestro dispositivo y descargar el archivo correspondiente a la actualización en cuestión, para luego seguir una serie de pasos que no son el objetivo de este artículo.

En definitiva, si sigues esperando tu actualización a Android 5.0, no debes preocuparte. No sabemos en que fase de distribución nos encontramos, pero seguramente estemos en las etapas iniciales en las que la OTA aún no ha llegado a más del 25% de dispositivos candidatos a recibirlas.

Y eso si hablamos de los Nexus, la primera gama en recibir la actualización. Si dispones de otro modelo Android quizás aún tengas que esperar algo más de tiempo. Puedes consultar las fechas estimadas de actualización aquí.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?