Pokéball en la calle

A estas alturas ya es vox populi que FastPokeMap no funciona. De ninguna manera. Cero, nada, zilch, res, rien, nothing, ezer. Al igual que este rastreador de pokémon online, otros radares similares como PokeVision, Pokecrew y muchos otros que sirven para ayudar al jugador están cayendo como moscas ante la maquinaria de Niantic. En otros artículos hemos hablado ya del “efecto hidra” que esos cortes están teniendo en los programas que desarrolla la comunidad: por cada cabeza que se corta aparece otra, y así podríamos seguir hasta el infinito. Por ahora el estudio que se encarga de crear Pokémon GO ha hecho todo lo posible por sacar a estas apps de terceros de su ecosistema, e incluso ha llegado a banear a jugadores por ello.

Esto no es ninguna broma. Según se publicó el pasado mes de agosto en The Verge, la empresa responsable del desarrollo de Pokémon GO —bajo estricta licencia de Nintendo, eso sí— declaraba en una nota de prensa que “todos los que violen los términos y condiciones de la aplicación serán expulsados de la misma de forma permanente“.

En la misma nota se podía leer el porqué de esta decisión:

Nuestro objetivo es ofrecer una experiencia de juego legítima, divertida y justa para todo el mundo. Seguiremos trabajando con vosotros para mejorar la calidad de la jugabilidad, lo que incluye optimizarlo debidamente y afinar el sistema antitrampas.

Dos semanas después Niantic revertía esta decisión en algunos casos puntuales y readmitía a jugadores que habían sido expulsados de Pokémon GO.

¿Qué pasa con FastPokeMap?

Como decíamos, en el momento de escribir este artículo sigue estando caído. Desde la semana pasada su creador anunció a través de Twitter su intención de volver a poner el servicio en activo lo antes posible, aunque por lo que parece todavía no ha conseguido que el radar online más solicitado tras la caída de PokeVision haya vuelto a funcionar:

En cualquier caso, el creador de FastPokeMap ha sido muy crítico con Niantic desde que empezaron los problemas. El responsable de este mapa ha comentado en su Twitter que “Niantic debería fijarse en las grandes empresas de videojuegos”. Según sus propias palabras “hasta Google da facilidades a los programadores”. De hecho se envió una carta abierta al estudio responsable de Pokémon GO explicando el descontento de los creadores de FastPokeMap y de los jugadores, que puede consultarse aquí muy apropiadamente llamada The fall of Pokemon GO.

Desde que FastPokeMap cayese los denodados esfuerzos por volver a conseguir que funcione han sido constantes, pero no ha sido suficiente. Su creador promete plazos que no se pueden cumplir, ya sea por fallos del equipo o porque por ahora no es posible encontrar una forma de que el radar vuelva a ser lo que era. Por ahora lo que sí se ha hecho es facilitar una URL para seguir la última hora de la vuelta al servicio del rastreador de pokémon:

La delicada situación de Niantic

Todo lo que está ocurriendo con FastPokeMap y otras aplicaciones similares coloca a Niantic en el filo de la navaja. Al igual que ya dijera el creador del radar online en su carta abierta, Pokémon GO está asomándose a un abismo del que puede ser muy difícil que vuelva a salir.

Pongamos los datos en perspectiva. La llegada de Pokémon GO generó muchísimo hype. Todo el mundo estaba emocionado por empezar a jugar a este título, ya fuera por revivir recuerdos de infancia o por ser fanáticos de este anime tan enraizado en la cultura popular. Miles de millones de personas descargaron Pokémon GO en su momento y la cuenta no paraba de subir.

Un estudio publicado por Slice Intelligence señala que la cuota de usuarios de Pokémon GO ha caído un 79% sólo en Estados Unidos, a pesar de que sigue siendo el juego móvil más rentable del mercado. Casualmente, el punto en el que el interés comienza a decaer coincide con los primeros cierres de aplicaciones desarrolladas por la comunidad. Si todavía juegas a Pokémon GO, por cierto, te animamos a que eches un vistazo a nuestra lista de alternativas a FastPokeMap.

Es fácil comprender el deseo de Niantic y Nintendo por proteger su creación, pero no se puede dar la espalda a toda una comunidad. Como señalaba el creador de FastPokeMap en su cuenta de Twitter, se puede ganar dinero teniendo contentos a los usuarios. Puede que tanto la empresa creadora del juego como la que lo licencia —que algo tendrá que decir— hayan cometido un gravísimo error.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?