Bolsa de pedido a UberEATS

Son las 14 horas y tengo hambre, se me hace difícil pensar en entrar en algún restaurante o local de comida rápida, estoy en el centro de Barcelona y todos están al borde del colapso. En esto que recuerdo la noticia que dimos ayer sobre el nacimiento de UberEATS y me decido a probarla.

Accedo a la aplicación y veo que el menú para este mediodía es de fideuà del Restaurante Arenal, un local que tiene grandes prescritores en Google. Me lanzo, voy a probar si el tiempo que aseguran que tardan en traerme la comida es real, 10 minutos, todo un sueño para mi estómago.

Icono de mi ubicación y el tiempo previsto en servirmeIcono de mi ubicación y el tiempo previsto en servirme

Tras entrar en la aplicación, veo que en mi ubicación aparece un símbolo nuevo, el de menú que tiene un pequeño icono que indica que el pedido solo tardaría 6 minutos.

Solicito mi menú y procedo con el pago, como se puede observar el precio es de 10,50 euros a los que se añaden 2,50 euros de gastos de envío, total 13 euros que me permiten comer de restaurante en menos tiempo del que tardarían en sentarme en una mesa.

Pedido, con información de la cantidad y precioPedido, con información de la cantidad y precio

Una vez formulado el pedido me aparece la pantalla con la ubicación del conductor, su nombre y la marca y matricula del vehículo que me trae la comida. Está realmente cerca, creo que se van a cumplir los plazos.

Mientras sigo viendo cómo se acerca mi pedido veo que aparecen otras opciones dentro de la caja que identifica al conductor, 

  • compartir costes, para cuando somos un grupo, os recuerdo que solo se pueden pedir un máximo de 4 raciones,
  • compartir mi llegada estimada, en caso de que no sea donde me encuentro,
  • contactar al conductor, lo que abre una ventana para mandar un SMS en caso de que la dirección sea difícil o, como yo, quiera concretar dónde estoy por ser un espacio amplio,
  • cambiar pago y
  • cancelar viaje, es curioso esta opción, os desvelaré el porqué más adelante.
El conductor está al lado mío, solo tengo que ir a buscarloEl conductor está al lado mío, solo tengo que ir a buscarlo

Cuando quiero darme cuenta está esperándome en la calzada para realizar la entrega, ha tardado 8 minutos. El conductor no sale del vehículo y no quiere salir en la foto o hacer comentarios, pero consigo ver el interior del coche y entender cómo se realiza el servicio.

Lleva varias bolsas de raciones y una bolsa térmica, al tocar mi ración veo que aun está caliente, luego tiene sentido que mantenga las raciones dentro de la bolsa térmica, pero las otras, ¿para quien son? 

El conductor trae mi pedido y otros más dentro de su vehículoEl conductor trae mi pedido y otros más dentro de su vehículo

Solo se me ocurre pensar en el sistema que llevan las mensajerías, en el que cuando se llama a la central para que hagan una recogida, la hace el conductor que puede incluirlo en la ruta. Aquí pasaría lo mismo, se dan un número de raciones por conductor y se designan en función de sus rutas, cuando se acaban, vuelven al restaurante a por más. Sencillo y rápido.

Vamos a por la comida, entro en mi despacho y abro la bolsa que la contiene, a priori el empaquetado de la comida en cartón no me la hace nada atractiva, pero sigo sacando cosas, un pequeño blister con alioli y un pack de cubiertos y servilleta. Sencillo y, a la vez, todo lo que se necesita para comer este plato, que al estar caliente no requiere de nada más.

Contenido de la bolsa de UberEATSContenido de la bolsa de UberEATS

El sabor es un poco pastoso al inicio, pero creo que es motivado por que comemos también por los ojos y, el embalaje de cartón no estaba haciendo justicia al plato. Cuando voy centrándome en la comida, la noto sabrosa y de gran calidad, por lo que pienso que quizá la ración no sea suficiente - ahora como con ansia.

Primer plano de la fideuàPrimer plano de la fideuà

El alioli está delicioso, un poco de pan hubiera sido excepcional en este menú. Me acabo el plato y estoy completa, no llena pero si que ha saciado mi hambre.

Valorando el servicio

Me ofrecen la posibilidad de realizar una valoración del conductor y, obviamente ha sido efectivo y puntual, así que máxima puntuación para el guerrero que luchó contra el tráfico del medio día en el centro de Barcelona, por traer mi comida.

Personalmente tengo ahora que pensar en valorar el servicio en general y pensar si volvería a usar UberEATS, la respuesta sería sí. El precio es más alto que un restaurante de menú, pero la calidad de la comida no puede compararse, pero aun así lo que me ha decantado al sí es el tiempo de entrega.

Tengo la comida en menos tiempo de lo que tardo en llegar a la calle desde mi oficina, ni que decir tiene compararlo con el tiempo de espera en el local, que te sientan, eliges platos, te los sirven, te cobran y vuelves

La hora de la comida se convierte en un verdadero descanso tras una agradable comida. Quizá no al alcance de todos los bolsillos o para todos los días, pero si para aquellos en los que quieres disfrutar de una comida con paseo, o con café o, simplemente, desconectar del trabajo sin estar pensando en los minutos que faltan para que te reincorpores.

Descuentos para los primeros pedidos

Si quieres tener descuento en el pedido introduce el código 13uok y te ahorras 10 euros en tu primer pedido, luego solo tienes que pasar la voz para conseguir más descuentos para ti y los tuyos.

Si vale 13 euros y te ahorras 10, ¿quién no come de restaurante por 3 euros?

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?