6 desafíos tecnológicos insinuados a través de citas sagaces que no sabías

El avance de la tecnología es asombroso e imparable, llegará el ser humano a reinventarse como especie en el futuro. Hace algo más de 50 años Isaac Asimov publicaba un ensayo con sus predicciones de cómo sería la tecnología de nuestros días (Visit to the World's Fair of 2014), y con bastante acierto: muebles de cocina que calientan agua para convertirla en café, vehículos con cerebros robóticos, cubos que harán posible la visión en 3D, robots no muy buenos pero que existirán, comunicaciones multimedia,… ¿Cómo será la tecnología dentro de 50 años? Afilado juego es... pero, ¿te atreves?

No es lo que pretende este artículo sino explorar algunos de los retos tecnológicos inmediatos a través de una serie de frases que nos parecen interesantes. Evolución de la nanotecnología, ropa inteligente, internet de las cosas, robótica, bioingeniería, revolución social disruptiva, coches autónomos y eléctricos, inteligencia artificial fuerte, arquitectura inteligente, energías renovables, inmersión virtual total… la lista de innovaciones tecnológicas es interminable. El hecho es que vivimos una época muy bulliciosa de aceleración tecnológica y científica. La tecnología se vuelve ubicua e imprescindible aunque algunos ya hablan de tecnofobia o de la esclavitud tecnológica

Y es así, en parte; puede considerarse uno de los efectos colaterales. El exceso de tecnología puede provocar estrés y ansiedad en ciertas personas, la nomofobia es el trastorno tecnológico más recordado por ejemplo. Es signo del impacto que puede tener la tecnología en la psique y las relaciones interpersonales. Quizás desaparezcan muchas enfermedades degenerativas en el futuro pero es probable que aparezcan muchos trastornos mentales relacionados con la ansiedad y la adicción. Sin llegar a teletransportarnos en el futuro, repasemos 5 desafíos actuales a través de citas que igual no conocías.

Educación 2.0, innovación tecnológica en las aulas digitales

La tecnología en el aula debería ser como el oxígeno: ubicua, necesaria e invisible.

El padre de esta cita es Chris Lehmann, director del Science Leadership Academy en Philadelphia, y uno de los educadores más influyentes de la era digital; la frase fue pronunciada durante la charla especial del TEDxNYED sobre educación en el siglo XXI. Las viejas enciclopedias polvorientas vs. la Wikipedia… ahí queda todo dicho. Malcom X decía: ‘La educación es el pasaporte hacía el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él en el día de hoy’. Y hoy precisamente nos toca reinventar la educación usando la tecnología.

La frase original nombraba la tecnología a secas, pero se refería a las aulas. Dado que el contexto es importante si querremos entenderla, he tomado la libertad de agregar “en el aula”. Hoy en día los críos tienen acceso a una ingente cantidad de información y están creciendo en un entorno tecnológico interactivo. En el aula no quieren ese papel pasivo heredado de las generaciones anteriores sino interactuar con la información enseñada en el colegio.

Dice que la tecnología ha de ser como el oxígeno: ubicua, necesaria e invisible. Significa que ya es hora de reinventar la educación, crear colegios en los que la tecnología está integrada de modo que redefine la forma de enseñar devolviendo a los niños el poder: investigando la información, colaborando en red y por ende cuestionando lo establecido. Los niños necesitan aprender a pensar. No se trata de tecnología sino de cómo usarla. De los libros de textos a entornos digitales interactivos, ése es uno de los grandes retos de hoy.

Ciborgismo, el uso de la tecnología como parte del cuerpo

La vida será mucho más emocionante cuando dejemos de crear aplicaciones para móviles y empecemos a crear aplicaciones para nuestro cuerpo.

Neil Harbisson es el primer cíborg reconocido oficialmente por un gobierno en el mundo, el británico. Su historia es apasionante. Nació con una disfunción congénita llamada acromatopsia, es incapaz de ver los colores. Proviene de un mundo en escala de grises pero se implantó en el 2004 un ojo electrónico capaz de convertir los colores en frecuencias audibles, convirtiendo de este modo el mundo en una sinfonía de colores. Dice que esa percepción de los colores se convirtió en sensaciones y hasta empezó a soñar en colores.

Artista vanguardista y activista, pronunció esta cita junto a otras muchas que promueven el desarrollo de aplicaciones tecnológicas que ayuden al hombre a convertirse en cíborg; hasta fundó la Fundación Cyborg en defensa de los derechos de los cíborgs junto a Moon Ribas. Esta bailarina catalana se implantó bajo el brazo un dispositivo que vibra cada vez que se produce un movimiento sísmico superior al nivel 1 en la escala de Richter. Siente cuando la Tierra tiene algo que decir, y también quiere promover el uso de la tecnología como parte del cuerpo.

Neil Harbisson piensa que los humanos están en transición de convertirse en cíborgs psicológicos, queda evidente cuando la gente dice ‘me estoy quedando sin batería’ como si fueran el móvil. Con su fundación quiere promover el ciborgismo como movimiento social ofreciendo nuevos sentidos a los humanos, como la retrovisión para percibir lo que hay detrás, el sentido electromagnético para detectar donde está el norte o la oreja ultrasónica para oír sonidos de baja frecuencia. Neil puede conectarse a satélites y ver los colores del espacio. El reto del mañana ya no será el desarrollo de tecnologías que podamos usar sino ser tecnología.

Hiperinteligencia artificial, superando a la mente humana

El cerebro procesa información usando 100.000 veces menos energía que la que utiliza la tecnología en la actualidad.

Alan Turing decía en 1946: ‘Dentro de 30 años, será igual de fácil preguntarle algo a un ordenador como a una persona’. Estamos en el 2016 y todavía no se ha hecho realidad… por muchos chatbots que se dan de listillos últimamente, ¿verdad Tay? El investigador Kwabena Boahen, también profesor de bioingeniería en la Universidad de Stanford, es el autor de esta cita. ¿Sabes cuánta energía o electricidad consume el cerebro? Más o menos como un laptop, pero es mucho más eficiente que el superordenador más potente del mundo, Tianhe-2.

Tianhe-2 consume 17.8 MW por hora y pese a tener un rendimiento de 33,86 petaFLOPS, no está dotado de inteligencia humana. Existen varios enfoques cuando hablamos de inteligencia artificial pero ahora nos quedamos en la IA débil, la que no supone consciencia; no hay emociones ni existe el dolor. El objetivo es la IA fuerte, reproduciendo todas las capacidades humanas. Kwabena Boahen busca la forma de copiar la potencia del cerebro humano.

Esa cita nos lleva a explorar las últimas tendencias en el campo de la inteligencia artificial, entre otras las redes neuronales y sus agentes inteligentes, las máquinas hiperinteligentes que con el tiempo acabarán superando la potencia del cerebro, los algoritmos genéticos y robots reactivos que van aprendiendo de sus interacciones. Todos los investigadores en el campo de la IA creen que algún día las máquinas van a superar a los humanos. El autentico desafío de la IA es poder construir un ordenador que trabaje como el cerebro.

Humanoides, creados a imagen y semejanza del hombre

Si seguimos desarrollando nuestra tecnología sin sabiduría o prudencia, nuestro servidor puede llegar a ser nuestro verdugo.

El ser humano se está reinventando como especie, o lo hará muy pronto. Robots con inteligencia artificial ya conviven con nosotros: los humanoides Pepper y Nao en los supermercados Carrefour y estaciones de tren de la SNCF en Francia, la profesora humanoide Jill Watson que funcionó durante un semestre en el Instituto de Tecnología de Georgia, o el primer abogado artificialmente inteligente del mundo contratado por el bufete de abogados Baker & Hostetler. Por otro lado, miles de algoritmos ya automatizan tareas en la sombra.

Ese escenario de ciencia ficción apocalíptico conocido como la rebelión de las máquinas está en la mente de todos. El día que la inteligencia artificial supere la mente humana se acabará el género humano, ese miedo a que la tecnología se vuelva en nuestra contra está muy presente en el inconsciente colectivo pero… ¿no es un poco descabellado? Hay quienes piensan que la tecnología en malas manos acabará con el planeta, otros especulan que los desarrollos en robótica y genética humanoide reinventarán la especie humana.

Humanoides, creados a imagen y semejanza del hombreHumanoides, creados a imagen y semejanza del hombre

La tecnología bélica destruye, pero… ¿será la tecnología responsable de la destrucción de la raza humana o un factor renovador? Nos empeñaremos en convertirnos en cíborgs superhumanos modificando nuestra genética e convirtiéndonos en tecnología mediante implantes. El gran desafío va a ser el de la sabiduría, de lo contrario pasaremos a la historia como otra especie que se extinguió por imprudente. ¿Qué piensas que pasará, la tecnología acabará destruyendo el planeta y especie humanos o renaceremos como nueva raza humanoide? Es, sin dudarlo, el mayor reto al que se enfrenta la humanidad en los próximos miles de años.

Imaginar experiencias de usuario con la tecnología es clave

La tecnología que usas no impresiona a nadie. La experiencia que creas a través de ella lo significa todo.

El autor de la cita es Sean Gerety, especialista en arquitectura y diseño de Experiencia de Usuario a.k.a. UX. Y es que la experiencia de usuario de un entorno o dispositivo tecnológico lo es todo, es responsable de la percepción positiva o negativa que tendrá el usuario del producto, servicio o entorno digital. No sólo importa la tecnología sino su diseño, interacción, accesibilidad, usabilidad… resumiendo, es su capacidad a despertar la emoción. ¿Cuántos inventos tecnológicos disruptivos han pasado a mejor vida por falta de buena UX?

El más sonado es un moonshine de Google, las gafas de realidad aumentada que iban a ser las gafas del futuro pero cayeron en el olvido; las gafas Google Glass fueron superadas por las gafas de realidad virtual tipo Oculus Rift. Tal vez pecaron de posturero pero en realidad… ¿quién iba a llevar gafas todo el día si no las necesitaba, aparte de ser toda una distracción? Tal vez vuelvan como lentillas inteligentes o en el sector de la e-salud.

Imaginar experiencias de usuario con la tecnología es claveImaginar experiencias de usuario con la tecnología es clave

Steve Jobs fue probablemente uno de los que hicieron suya esa máxima. Decía, refiriéndose a Apple, que es responsable de la experiencia del usuario y si no cumple sus expectativas es su culpa, así de simple. Y lo demostró en cada uno de los productos desarrollados por la manzana cupertina. La tecnología ha de ser inspiradora y ser creadora de sueños. El reto de todo producto o servicio es la satisfacción ante todo, la del usuario obviamente. Las innovaciones que no tengan en cuenta la experiencia del usuario estarán condenadas al fracaso.

Impresoras 3D, la nueva revolución industrial en marcha

La tecnología no me va a impresionar hasta que pueda descargar comida desde Internet.

Todo el mundo, o casi, ha hecho suya esta cita, hasta lo ha hecho el actor estadounidense Bill Murray a través de su cuenta Twitter. Hasta hoy se desconoce el autor pero seguro que ya te has cruzado con ella en Facebook, Instagram o Twitter. El hecho es que ya es posible descargar comida de Internet, aunque lo admito… el atajo para afirmarlo es sensacionalista. Me explico. Estarás familiarizado con la innovación de las impresoras 3D. Es posible descargar desde Internet modelos tridimensionales, ficheros para cargar en impresoras 3D.

La producción de objetos 3D dará el salto desde las fábricas al hogar doméstico, tiempo al tiempo. Pero partiendo de esta base ya puedes imaginar un recetario online con ficheros 3D que puedes bajar y cargar en tu impresora alimenticia 3D, como la Foodini por ejemplo. Es la primera impresora 3D para la cocina y es un proyecto español. Por ahora sólo funciona con ingredientes frescos pasados por el robot de cocina, en forma de pasta que se introduce en cartuchos.

Impresoras 3D, la nueva revolución industrial en marchaImpresoras 3D, la nueva revolución industrial en marcha

Pizzas, masa para pan, purés de verduras, salsas, bizcochos o galletas, raviolis y mucho más. Imagina las posibilidades: navegando por Instagram o blogs de cocina, viendo vídeos de Tasty en Youtube o desde uno de los numerosos recetarios online, e imprimir la comida al instante. Un sueño hecho realidad para los paladares más gordiliciosos. No cabe duda de que uno de los grandes desafíos de la tecnología será el de la impresión 3D, un mercado que necesita madurar; sobre todo por sus aplicaciones en el mundo de la ciencia y de la salud.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?