Distribuciones Linux

El paso del tiempo afecta al rendimiento de nuestro ordenador. Aunque no hayamos actualizado su sistema operativo, el uso de aplicaciones nuevas que exigen mayor RAM y archivos más grandes con los que trabajar, pueden ver ralentizado su eficacia.

El primer paso para revitalizar un viejo ordenador con pocos recursos y volver a sacarle partido, es darle una buena limpieza (y si podemos, cambiar algunas piezas). Sin embargo, a veces no es suficiente o no es posible, es por eso que os recomendamos pasaros a una distro de Linux ligera, con la que el ordenador sea capaz de trabajar de forma rápida y que deje RAM suficiente para el resto de programas.

Las hay de muchos tipos, y tanto los usuarios principiantes (que saltan de Windows) como los avanzados, pueden beneficiarse de alguna.

Distros Linux ligeras para x86 y ARM

Tanto los ordenadores con arquitectura x86 como ARM pueden beneficiarse de un cambio a una distribución Linux más ligera. Aquí te proponemos algunas que podrían resultarte interesantes.

Elementary OS, la belleza no está reñida con el rendimiento

La distribución de escritorio Elementary OS está basada en Ubuntu. Incluye un nuevo GTK+, el navegador Midori, temas de iconos en GNOME y aplicaciones propias como una agenda, un cliente de correo o un gestor de archivos, lo que la convierte en una distro bastante completa, sin embargo, la característica que la hace especial es su estética.

Una interfaz limpia, intuitiva y con un diseño que sorprenderá a muchos, y todo con un consumo de recursos muy bajo, por lo que es una gran opción para dar una segunda vida a nuestro viejo PC.

Arch Linux, para usuarios avanzados en Linux

Arch LinuxArch Linux / Nguyen Hung Vu editada con licencia CC BY 2.0

Si tienes conocimientos de Linux, puedes atreverte con Arch Linux, un sistema operativo muy ligero y elegante, que sin embargo, no está al alcance de cualquier principiante. Con un diseño cuidado y un consumo muy bajo de recursos, esta distro independiente puede ser una gran elección para un PC viejo de alguien que ya está familiarizado con los entornos Linux, pues deberemos construir su aspecto desde el mayor minimalismo y con total libertad.

Linux Mint, la distro para principiantes

Linux Mint es la sencillez hecha Linux. Basado en Ubuntu, es la elección perfecta para aquellos usuarios que dan el salto desde un PC Windows. Esto es así gracias a que es una distro completa y lista para usarse que incluye navegador, códecs multimedia o Java, entre otros (funciona con programas como VLC, Firefox, GIMP o LibreOffice). Es compatible con repositorios de programas de Ubuntu y añade escritorio y menús.

Lubuntu, rápido y eficaz

Lubuntu es una distro basada en una variante Ubuntu muy rápida y ligera. Usa el escritorio LXDE y no pide muchos requisitos, por lo que es una opción perfecta para montar en un PC que se nos esté quedando antiguo y necesite una segunda primavera. Este sistema incluye software libre como MTPaint, Audacious, Abiword, Chromium o Sylpheed, para cubrir las necesidades del día a día.

Puppy Linux, pequeña y completa distribución independiente

Puppy LinuxPuppy Linux / mavrothal editada con licencia CC BY 2.0

Puppy Linux es otro ejemplo de distribución independiente para todo tipo de usuarios, incluidos los principiantes. Es un sistema muy pequeño y veloz, por lo que los viejos PC no deberían tener problemas para volar una vez que lo tengamos instalado. Se carga en un disco RAM, por lo que las aplicaciones se arrancan con esperas mínimas.

A pesar de su ligereza, es muy completa. Incluye navegador web, procesador de texto, cliente de correo o editor de imágenes... todo lo necesario para el día a día, y seguramente mucho más de lo que vuestro PC que pedía auxilio podía hacer hasta ahora.

ers_21 editada con licencia CC BY 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?