Hombre invisible

La empresa de seguridad informática AVG a través de su departamento de innovación, ha querido dar un paso más allá en la protección de la privacidad del usuario. Porque es obvio desde hace tiempo que ésta no sólo se puede ver comprometida en forma de perfiles de usuario en redes sociales, cuentas de correo o datos bancarios. Con la proliferación de dispositivos móviles con cámara se puede ver comprometida a través de lo más evidente: la cara.

Las gafas que te hacen invisible

Evidentemente AVG y al menos que sepamos, otras empresas de tecnología, todavía están lejos de alterar las condiciones de la materia para conseguir la anhelada invisibilidad que en literatura y ciencia ficción tantas veces ha estado presente. Sin embargo sí están en condiciones de desarrollar unas gafas que dificulten el reconocimiento facial. Han sido presentadas en el MobileFocus Global en el marco del Mobile World Congress de Barcelona.

La tecnología empleada en su construcción permite que quien las lleve no sea identificado por cámaras y otras tecnologías de reconocimiento facial. Eso sí, esperemos que cambien su diseño, porque lo que ganas pasando inadvertido para las cámaras lo pierdes haciendo que todos se giren para señalarte y echarse unas risas a tu costa (y según el barrio o pueblo pues igual te calzan una toba).

¿Cómo funcionan?

AVG destaca que estas gafas todavía están en fase de desarrollo, pero que básicamente funcionan de dos maneras diferentes para conseguir evitar el reconocimiento facial:

  • LEDs infrarrojos: utilizando unas luces LED infrarrojas alrededor de los ojos, totalmente invisibles al ojo humano y sólo detectables por cámaras sensibles a este tipo de luces. Al parecer el resto de cámaras no pueden detectar los rasgos de la cara de quien las lleve puestas (y encendidas).
  • Materiales retroreflectantes: la montura está construida con ellos y estos materiales a diferencia de aquellos que simplemente reflejan la luz por dispersión, hacen que vuelvan en la misma dirección que llegó. Esto significa que ante el flash de una cámara pondrá el rango dinámico del sensor en modo prueba al recibir de vuelta la misma luz que proyectó.

Pero, ¿son realmente útiles?

Pues por ahora, como decíamos antes, están en desarrollo por lo que tampoco te debería preocupar demasiado si las vas a necesitar en estos momentos. AVG dice que serán útiles por el incremento del uso de cámaras en smartphones, proyectos de Big Data como Google StreetView y por el desarrollo de tecnologías de reconocimiento facial como DeepFace de Facebook.

Sinceramente y tal y como están planteadas ahora mismo, parece que son una chorrada como un castillo ideal para todos aquellos que crean en chemtrails y demás rollos conspiranoicos (un material perfecto para Iker Jiménez). Aunque está claro que no mola que tu cara pueda ser registrada por alguien o algo sin permiso de su propietario y aunque hoy por hoy todavía no es un problema muy grande, está bien que se empiece a pensar en estas cosas por si acaso.

Ahora bien, la verdadera pregunta que a cualquiera le puede asaltar es la siguiente: ¿por qué todos los que se dedican a desarrollar gafas tech se empeñan en hacerlas tan feas?

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?