Un iPhone destrozado

A pocos días de que Tim Cook vuelva a subirse a un escenario, el del auditorio Bill Graham de San Francisco ante un enfervorecido público dispuesto a vitorear todas las bondades de los nuevos iPhones, todos los fanboys de la marca de la manzana ya tienen una razón más para enaltecer los teléfonos fabricados por Apple: el iPhone salva vidas.

Como lo oyen, y no estamos hablando de sus aplicaciones de salud de la plataforma HealthKit de iOS, que seguramente también pondrán de su parte para salvar vidas a más largo plazo, sino de un iPhone 5s que se ha interpuesto entre una bala y el cuerpo de su dueño.

El iPhone se dobla, pero también amortigua impactos de bala

El hecho ha ocurrido en Fresno (California), donde un estudiante de la Universidad de Fresno State fue atracado a punto de pistola a escasos metros del campus por parte de un maleante que quería llevarse su ordenador portátil. Según relató la víctima a las autoridades locales, el atracador le apuntó con un arma semiautomática mientras le espetaba algo inentendible y se abalanzaba sobre su mochila.

Durante el robo, el atracador disparó su arma una sola vez, acertando justo en el bolsillo del pantalón de la víctima donde se hallaba su smartphone, que recibió el impacto de la bala y evitaba males mayores, mientras que el asaltante se daba a la fuga con el portátil HP del asustado, aunque no herido, estudiante, según informaba el diario local The Fresno Bee.

Obviamente no es la primera vez que escuchamos alguna historia parecida de cómo un iPhone le salva la vida milagrosamente a una persona, aunque lamentablemente tenemos que informar a los más fieles de Apple, que estos teléfonos no tienen la exclusiva en esto de hacer de chaleco antibalas improvisado. En Internet nos podemos encontrar con vídeos como éste en el que algún loco pone a prueba la capacidad de los iPhones para resistir el impacto de bala de una AK47.

¿Cómo aprovechará Apple la noticia que se ha vuelto viral?

Vale que el titular pueda pecar de ser ligeramente sensacionalista, porque amortiguar un tiro en la pierna no se pueda calificar como una acción heroica que haya salvado al dueño del iPhone de pasar a mejor vida, pero por lo menos le ha evitado tener que llevar sus vaqueros manchados de sangre a la lavandería. Ahora sólo requieren de aguja e hilo para reparar el pequeño agujero de bala.

Aunque pensándolo bien, los vaqueros rotos están de moda y tener pruebas físicas de esta historia quizás pesen más que llevar un agujero en el bolsillo. De hecho, es probable que la víctima de este atraco ni siquiera repare su teléfono y se lo quede tal cual como recuerdo. Es más, a nadie le extrañaría que en el evento de este miércoles Tim Cook saque punta al incidente, haciendo alguna mención al asunto y regalándole a este estudiante un flamante iPhone 6s o 6s Plus.

No sería la primera vez que Cook se valga de su presencia en el escenario para regalar productos Apple a mansalva. Ya lo hizo durante el WWDC en junio de este año con los Cleveland Indians. Hay que aprovechar las oportunidades que se presentan casi de la nada.

Carrrrrlos editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?