Spice Girls

Desde principios de la pasada década al día de hoy coexistimos en la música con un fenómeno muy particular conocido como banda virtual. En uno de estos "grupos" lo que encontramos sobre el escenario no son músicos de carne y hueso, sino una proyección animada al frente de todo mientras los artistas interpretan la música tras la pantalla. Existen ejemplos muy notables de bandas que funcionan con este leit motiv, algunas de ellas buscando el impacto audiovisual ya que presentan su arte como algo conceptual. Otras, sin embargo, lo que quieren es poner imágenes a su música o despersonalizarse usando este tipo de proyección.

Ahora el concepto de banda virtual ha dado un paso más para convertirse en un fenómeno de masas totalmente nuevo, principalmente debido a una nueva aventura de distintos grupos multimedia japoneses. A través de esta iniciativa colocarán a un "grupo" para adolescentes en el contexto de la realidad virtual.

Todo esto deriva de una "cantante" famosa en Internet llamada Hatsune Miku. Para quienes no lo sepan, la tal Hatsune Miku no es una chica japonesa de carne y hueso. Tampoco es un dibujo manga a quien una cantante o una actriz de doblaje le presta su voz. La señorita Miku es un ente humanoide que simula tener 16 años que sólo cobra vida a través de un software llamado Vocaloid. Absolutamente todo lo que es ella es puramente virtual, no hay ningún componente físico que ayude a que cobre vida.

Vocaloid, la tecnología tras Hatsune Miku

Vocaloid es un sintetizador virtual de voz desarrollado por el japonés Kenmochi Hideki en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona en el año 2000. En un principio no se pretendio que fuese software comercial, aunque actualmente cuenta con el apoyo de Yamaha y tiene una base de fans bastante leales.

A grandes rasgos podemos decir que funciona de la siguiente manera: el usuario cuenta con dos interfaces básicas, un piano roll donde irá la melodía editada y otra donde se introducirá el texto que se quiera cantar -de otra manera Vocaloid elegirá entre distintas sílabas para rellenar la melodía-. A partir de aquí se pueden editar los espacios donde el "cantante" respira e incluso añadir técnicas vocales como falsetes o vibrattos.

Cada licencia de Vocaloid cuenta con una "librería de vocalistas", que nos permite elegir quién queremos que interprete nuestra melodía. Cada uno de ellos tiene distintas características que los hacen ideales para una u otra situación -incluso se pueden usar varios al mismo tiempo-. De aquí es de donde sale Hatsune Miku, que como ya hemos comentado cuenta con un seguimiento de culto en Japón y en toda la red.

Hop Step Sing!, el fenómeno Vocaloid llega a la VR

La empresa conjunta de Polygon Picures y el gigante de la publicación manga Kodansha que mencionamos antes es el juego Hop Step Sing!. Se trata del primero producto para la realidad virtual con el fenómeno fan como base según se recoge en Versions by Kill Screen, que tendrá música totalmente nueva y original cuando llegue al público y contará con vídeos de 360 grados que sóĺo se podrán ver con un casco como el Oculus Rift o el HTC Vive. Hop Step Sing!, además de una experiencia jugable, será el primer grupo pop de la VR.

Hop Step Sing! es el primer grupo virtual de su clase, pero hay más como "ellas" en camino. Bandai Namco tendrá otra banda similar a esta para el PlayStation VR en el título The Idolm@ster: Cinderella Girls Viewing Revolution. En él un usuario podrá ponerse en la piel de un seguidor de 364 Productions y ver a nueve personajes populares de la serie The Idolm@ster actuar en el mismo escenario como si fuese su primer concierto "en directo". Lo que se pretende es dar a quienes lo prueben ver un espectáculo que de otra forma sería imposible de contemplar.

Los grupos virtuales no son algo nuevo

Los grupos virtuales llevan mucho tiempo existiendo. Algunos se remontan a la década de 1970 como los Groovie Ghoulies o Josie & The Pussycats. En estos casos no hablamos de un grupo formado por músicos reales que decidía esconderse tras una pantalla mientras una proyección en vídeo atraía todas las miradas. Se trataban de proyectos para la televisión dirigidos al público infantil, nada más.

En la década de 1980 y 1990 la tendencia continuó al aparecer en la pequeña pantalla series como Jem y los Hologramas o La panda del vertedero -que producía Bill Cosby antes de dedicarse a cosas mucho más feas-. Nuevamente hablamos de productos dirigidos a los niños, no de propuestas artísticas. Para llegar a ese punto todavía faltaba algo de tiempo.

Los grupos virtuales no tienen por qué estar compuestos única y exclusivamente de personajes de dibujos animados, sino que también pueden estar formados por objetos como es el caso de algunas floppy disk bands, que crean música con unidades lectoras de diskettes como se puede ver a continuación:

Con la aparición de Gorillaz el concepto artístico del grupo virtual tomó forma en seguida. Ideados por Damon Albarn -el que fuera vocalista de Blur-, la banda se colocaba detrás de una pantalla en la que se proyectaban imágenes de los componentes virtuales de la banda, mientras ellos quedaban en un segundo plano absoluto interpretando su música. Otros ejemplos que irían en una onda similar sería Eskimo, el alter ego virtual del grupo One eskimO. En épocas más recientes hay un ejemplo que apareció primero en televisión -hablamos de la serie Metalocalypse- y que después saltó a los conciertos en directo repitiendo la fórmula de Gorillaz. Nos referimos a Dethklok.

Sarah & Austin Houghton editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?