Munich ahora contribuye al opensource

Hace un tiempo que la ciudad de Munich abandonó Windows para adoptar Linux en los ordenadores de sus administraciones locales. Medios como TechRepublic se hicieron eco de la noticia, y más medios como ZDNet informaron de la posible vuelta de la ciudad a Windows -que al final no acabó produciéndose-.

El caso es que después de todo este tiempo tumultuoso ha habido efectos secundarios beneficiosos, ya que los desarrolladores que trabajaron en crear el sistema opensource de la ciudad ahora están compartiendo el código que han creado durante los ya once años que han pasado desde la migración. Munich se convirtió en una referencia en el movimiento open source después de conseguir llevar dicha migración a cabo y mantenerla durante todo este tiempo.

La adopción de Linux no fue una tarea fácil, y la ciudad tuvo que luchar contra un poderoso lobby que todavía está presentando problemas al Ayuntamiento a día de hoy. Durante todo este tiempo de aventura con Linux, la ciudad ha presentado informes económicos con millones de dólares de ahorro derivados del uso de tecnologías open source, y parece que el público ha aceptado bien el nuevo sistema.

Munich, el colaborador del open source

El hecho de que la Administración de una ciudad tan grande acabase por pasarse a Linux y a aplicaciones de código abierto ha tenido otro efecto inesperado. Los desarrolladores que trabajaban para la ciudad tuvieron que realizar ajustes en el código fuente de lo que estaban utilizando, y la mayoría de esos cambios han vuelto a la Comunidad. Donde más se han vertido dichas modificaciones ha sido en el proyecto Debian.

Debian 8 JessieDebian 8 Jessie

En un informe publicado por la Comisión Europea podemos leer lo siguiente:

La ciudad de Munich es un colaborador muy importante en proyectos libres y open source, enviando correcciones de errores a desarrolladores upstream, haciendo que estén disponibles soluciones de software y compartiendo las mejores prácticas e información técnica. En el mes de agosto, el personal informático de la ciudad de Munich compartió los logros del Ayuntamiento con la comunidad de programadores de Debian, una de las pricipales distribuciones de Software Libre.

Por ejemplo, Jan-Marek Glogowski, uno de los miembros del equipo de desarrollo Linux de la ciudad, ha contribuido con 96 parches para LibreOffice, y todos ellos se han incluido en la versión 5.0 de la suite, que lleva muy poco tiempo en la calle.

Este es sólo el principio, y Munich no será la única ciudad que dé el salto a Linux. En los próximos años los expertos preveen que habrá más y más desarrolladores trabajando para los ayuntamientos, que contribuirán a los proyectos de código abierto en uso y a los que harán más grandes.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?