Obama durante un mitin político

El hackeo a Sony del pasado 24 de noviembre, cuyo origen parece apuntar al inminente estreno de la película La Entrevista, sigue dando que hablar. El último episodio lo hemos vivido hace nada con un corte de Internet de 10 horas en Corea del Norte.

Como ya sabemos el gobierno de Estados Unidos acusa al norcoreano de estar detrás del ciberataque contra Sony Pictures. Pyongyang niega ser el responsable y ofrece, además, su colaboración para investigar de forma conjunta el incidente. Propuesta que fue despreciada por Washington a la vez que se anunciaban represalias.

Pues bien, estas podrían haber empezado a llegar hace unas horas puesto que han sido 10 las horas en las que Corea del Norte ha estado desconectada a la red. Evidentemente los servicios de inteligencia de Estados Unidos no van a emitir una nota de prensa anunciando la autoría, pero todo el mundo parece coincidir en que se trata de una acción perfectamente organizada.

Es sabido que el país asiático sufre a menudo cortes en su conexión pero nunca había ninguno de tanta duración como afirma Dyn Research, empresa que trabaja analizando el funcionamiento de la web. Esta misma destaca lo extraordinario del hecho puesto que han sido contadas las ocasiones en las que países enteros han caído (como en su día Egipto o Siria).

La propia compañía señala que lo más lógico es pensar en un ataque externo contra la red nacional debido al patrón de conexiones y desconexiones seguidas del apagón total. No obstante también puede estar relacionado con problemas más comunes como una caída del suministro energético. Sin embargo, relacionándolo con los acontecimientos de los últimos días y el cruce de amenazas, lo razonable parece ser inclinarse el ciberataque.

Bienvenidos a la guerra del futuro

Ésta puede ser la primera gran acción de guerra cibernética entre estados. Es obvio que los servicios de inteligencia van a tratar este aspecto como una parte más del campo de batalla donde dirimir disputas geopolíticas. Ahora bien, habría que estar atento por conocer las consecuencias que se pueden derivar del suceso. La razón no es otra que Corea del Norte se sirve de Internet gracias a la empresa del gigante vecino China Unicom. Habrá que ver si el gobierno chino se lo toma como algo personal o lo deja correr.

Los ejércitos de muchos países están invirtiendo una gran cantidad de dinero en desarrollar recursos y estrategias para llevar la guerra al ciberespacio. Recordemos que son prácticamente todos los servicios básicos han pasado en muy pocos años a depender de Internet, por lo que golpear la red de comunicaciones del enemigo se ha convertido en uno de los principales objetivos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?