Camareros en un bar

El siempre ínclito y nunca bien ponderado Miguel Arias Cañete allá por 2008 nos obsequió con uno más de sus razonamientos más entrañables: Ya no hay camareros como los de antes. Echaba de menos aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos un cortado, un nosequé, mi tostada con crema, la mía con manteca colorada, cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia.

No seremos nosotros quienes entremos a juzgar qué motivaba tan sesuda reflexión, pero nos preguntamos qué pensará cuándo lea sobre Eatsa, el restaurante que ha reemplazado trabajadores por iPads.

iPads para sustituir camareros y cajeros

La ciudad de San Francisco, gracias a la influencia que ejerce sobre ella el vecino Sillicon Valley, se ha convertido en una de las ciudades más tecnológicas del mundo. Es por eso que vemos constantemente ejemplos donde innovación tecnológica se solapa con conceptos de vida más tradicionales.

El penúltimo ejemplo no nos lo ha dado el Sr. Burns ni el Doctor Maligno, sino un restaurante de comida rápida llamado Eatsa, que en su local situado en la zona de Embarcadero de esta ciudad ha decidido apostar por iPads en vez de por personas para cubrir diferentes puestos de trabajo, en concreto los de camarero y cajero.

Los comensales al entrar en el restaurante son recibidos por empleados de la cadena (de carne y hueso) que proporcionan información y apoyo técnico a aquellos que van más perdidos, mostrándoles cómo realizar sus pedidos a través de las tabletas de Apple. Dispone también de personal de cocina humano, que se encarga de preparar los platos de los clientes, pero para servirlos ha instalado un sistema de entrega y autoservicio que sustituye al camarero de toda la vida.

El local dispone de una zona con iPads disponibles donde uno puede configurar su plato o elegir entre los distintos menús sugeridos por el restaurante. Los pedidos se realizan a través de este dispositivo y se abonan en el acto mediante tarjeta de crédito o sistemas de pago que utilicen tecnología NFC. Además, el sistema crea un perfil de usuario de cara a su uso futuro.

Eatsa tiene previsto expandirse hacia nuevos horizontes y en su punto de mira ha puesto otra ciudad muy susceptible de abrazar el invento: Los Angeles. En este vídeo de TechCrunch podemos ver cómo funciona el local.

Una reducción de costes del 30%

Con la implantación de este sistema la empresa espera gastar en torno a un 30% menos de lo que lo haría con un local de las mismas características servido de manera tradicional. Obviamente sólo se trata de hacer una inversión inicial en los dispositivos móviles, que no enferman, no se cansan, no cobran seguridad social, no piden permisos de paternidad ni maternidad... Eso sí, todavía no hemos visto un solo camarero de verdad incapaz trabajar por culpa de una actualización de iOS.

No te vayas sin leer 'Activistas antitecnológicos: esos trasnochados'

Sí, no va a faltar quien diga que esto es una maravilla, la quintaesencia de la hostelería (si somos laxos y lo consideramos hostelería)  y todas esas cosas, pero da una vuelta de tuerca más a los ya de por sí, a menudo, impersonales restaurantes de comida rápida. ¿Se ha diseñado ya sistema informático preparado para asumir el pedido de un sol y sombra?

El que suscribe no puede evitar que le vengan a la cabeza escenas de incompetencia tecnológica vistas en Desafío Total y Robocop, por citar sólo un par. También visualiza hordas de clientes fascinados por las posibilidades de socialización que les han brindado las redes sociales y que olvidan, mientras hacen sus pedidos en los iPad, que su puesto de trabajo será el siguiente. Pues oye, a ver si los luditas esos van a acabar teniendo razón...

Fuente | SFGate

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?