Cuartel general de la CIA

Para gran parte de la población mundial es un secreto a voces que hay cosas que los gobiernos no cuentan a los ciudadanos, y muchas personas a pie de calle ni siquiera quieren saberlas. Prefieren vivir en la ignorancia, argumentando que quizá de esta manera —viviendo tras un velo tejido con los hilos de los oscuros secretos de Estado— sean más felices. Hay mucha gente que no piensa así: la llamada “información clasificada” debería estar al alcance de los ciudadanos, ya que como “jefes” en primera y última instancia de la Administración gubernamental tienen derecho a conocerla. Esto no es una opinión personal, sino la base sobre la que se sustenta este artículo.

Esto que acabas de leer no es sino la declaración de principios de Michael Best, un activista pro-libertad de información que está buscando financiación para divulgar más de 11 millones de páginas de información de la CIA —que la propia agencia considera que vale la pena desclasificar— mediante un proyecto en Kickstarter. Según podemos leer en la página de crowdfunding, “hay más de 10 millones de páginas de documentos de la CIA que nunca han visto la luz. Es hora de cambiar eso”.

¿Dónde están esos documentos clasificados?

El montón de papel que generan once millones de páginas es algo demasiado grande como para esconderlo debajo de la cama o en una caja fuerte. Se encuentra almacenado a las afueras de Washington D.C., en una base de datos que no sólo contiene semejante montón de folios, sino también más de 700.000 archivos informáticos a los que sólo se puede acceder desde cuatro ordenadores seguros que están en un edificio federal. Esta base de datos, por cierto, se llama CREST.

Michael Best no pasará por lo mismo que SnowdenMichael Best no pasará por lo mismo que Snowden

Estos ordenadores están en la tercera planta del edificio de los Archivos Nacionales, localizado en el estado de Maryland. El problema es que, aparentemente, nadie del personal del edificio sabe dónde están exactamente. Según ha comentado Michael Best en Kickstarter, cuando se solicita información sobre dónde están estas máquinas, lo único que se obtiene a cambio son “miradas confusas y direcciones incorrectas”.

Cuando por fin se consigue acceso a CREST, los visitantes no tienen permiso para guardar ninguno de los documentos digitalizados, sino que deben imprimirlos bajo toda clase de medidas de seguridad y vigilancia. Si después alguien quiere compartir esos documentos, tiene que volver a escanearlos de nuevo.

Entonces, ¿para qué la campaña en Kickstarter?

El plan de Michael Best pasa por escanear y subir a la red tantos documentos como sea posible. Para ello necesita comprar un escáner capaz de aguantar la friolera de 15.000 digitalizaciones diarias, un ordenador potente para llevar a cabo el trabajo lo más rápido posible y desarrollar una plataforma en un servidor que convierta los documentos escaneados a distintos formatos de libro electrónico, como PDF y EPUB.

WikiLeaks se llevaría algo de esta información desclasificadaWikiLeaks se llevaría algo de esta información desclasificada / Wikileaks Mobile Information Collection Unit editada con licencia CC 2.0

La cosa no se queda ahí. Conforme los documentos se vayan escaneando, Best intentará mantener al día sus registros sobre CREST y compartir la información con WikiLeaks y prestigiosos medios como el New York Times. Cuando todos los documentos estén digitalizados, se donarán a universidades, bibliotecas y archivos, aunque las copias digitalizadas aparecerán en Internet Archive.

¿Qué se pude encontrar en CREST?

Según se recoge, CREST incluye registros de prácticamente cualquier cosa relacionada con la Guerra Fría y con los primeros años de la CIA. Aquí también se encuentra una gran cantidad de documentos de inteligencia con registros de distintos aparatos de la agencia, así como impresiones y fotografías de medios extranjeros.

Lo más interesante de toda esta colección podemos encontrarlo repartido en tres puntos: los documentos de la ODCI, el programa STAR GATE y los registros generales de la CIA.

Puede ser muy interesante conocer la historia de la CIA durante la Guerra FríaPuede ser muy interesante conocer la historia de la CIA durante la Guerra Fría

En cuanto a los registros de la ODCI, estamos hablando de documentos históricos que narran los primeros años de la agencia. Las fechas van desde el nacimiento de la CIA en 1947 hasta finales de los años ‘60 del siglo pasado, y documentan los trabajos de alto nivel del organismo durante estos primeros años.

Por su parte, el programa STAR GATE habla de los experimentos obviamente fallidos con supuestos clarividentes y personas con poderes psíquicos para intentar usarlos con propósitos militares. ¿Es cosa mía, o Alemania no intentó algo parecido durante la Segunda Guerra Mundial?

El último y tercer punto de interes, los registros generales de la CIA, consiste en documentos clasificados con veinticinco o más años. Aparece información de todo tipo relacionada con distintas actividades de la agencia.

El secretismo de ciertos archivos es comparable al de la identidad de los agentesEl secretismo de ciertos archivos es comparable al de la identidad de los agentes / Pedro Ribeiro Simões editada con licencia CC 2.0

Una investigación bendecida por la CIA

La CIA ha autorizado y está ayudando a desclasificar estos documentos, además de estar supervisando directamente el proyecto de Michael Best. Es la propia agencia la que está pagando el toner y el papel por ahora, así que tiene sentido.

En cualquier caso, el proyecto va a costar varios años en completarse. Por lo pronto, quienes hayan aportado mil dólares o más a la campaña de crowdfunding podrán elegir qué se digitaliza primero, y por si fuera poco recibirán un disco duro externo de 3 terabytes con lo mejor de la colección de documentos desclasificados. La oferta de elegir qué se escanea primero es extensible a todos los que apoyen la iniciativa.

Veremos cuánto tiempo tarda el proyecto en exponer online algunos de los documentos de CREST. Por ahora sólo podemos decir que va a ser muy interesante. No olvides colaborar en el proyecto si estás de acuerdo con lo que expone Michael Best.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?