El niño que muere por culpa de Apple

Hace meses que el Departamento de Justicia de EE.UU. (Departament of Justice o también conocido por sus siglas DOJ) lucha contra la encriptación de los nuevos sistemas operativos, iOS y Android, pero parece ser que la peor parte se la está llevando el equipo de Cupertino.

El segundo al mando del DOJ, James Cole, se reunió con el Asesor General de Apple, Bruce Sewell, y otros dos empleados el pasado uno de octubre. En esta reunión, de la que se tiene conocimiento ahora, se les acusó de que reforzando las protecciones al usuario están frenando la recuperación de evidencias de delitos y, por tanto, potenciando los índices de criminalidad.

Desde el principio, Apple se ha comprometido con el usuario y ha sido transparente con las peticiones por parte del departamento de defensa acerca de datos de determinados usuarios. Lo único que Apple requería es que se solicite mediante una orden judicial, cosa que por otro lado resulta lógica y coherente con la legalidad actual del país.

Apple defiende que no pretende proteger a los usuarios de iPhone que lo usen con fines delictivos, si no que la policía tiene otras formas de obtener información, por ejemplo las que obtienen de las operadoras, que incluye los registros de llamadas y la información de geolocalización de los usuarios. Por si esto fuera poco, muchos de los usuarios guardan copias de seguridad en otras plataformas.

Frente a esto, el Sr. Cole afirma que el FBI les informa de que los presuntos criminales, que recordemos que son presuntos hasta que se demuestra lo contrario, minimizan la geolocalización y evitan realizar copias de seguridad, por que recordemos que pueden ser criminales pero eso no implica que sean tontos.

En cualquier caso la presunción de inocencia tendría que priorizarse y el espionaje gubernamental limitarse. El Fiscal General, Eric Holder, dijo recientemente que era "preocupante" que las empresas de tecnología hayan agregando cifrado en la electrónica de consumo a lo que Tim Cook solo agregó, "Mira, si la policía quiere algo, deben ir al usuario y conseguirlo. No es nuestro trabajo vigilar.

Al verse impotente en sus argumentaciones, el Sr. Cole predijo que en un futuro no muy lejano un niño morirá por que la policía no pudo rescatarlo o capturar al asesino ya que para ello tendrían que haber podido acceder a un determinado teléfono. Una estrategia vil y ofensiva que hace que me pregunte si ese niño no habría muerto simplemente por que la tasa de criminalidad en EE.UU. es una de las más altas del planeta o por que tienen libertad para llevar armas o por tantas y tantas cosas que no dependen de un aparato que no todos pueden permitirse o lo quieren tener.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?