Ello y el compromiso con el usuario

Hace exactamente un mes de la presentación de Ello, la red social simple, bonita y libre de anuncios que prometía hacer las cosas de otra manera; menos de una semana después la probamos a fondo para descubrir sus entresijos y profundizar en esa filosofía de comprometerse a tratar a sus usuarios como lo que son, personas, y no como productos de los que poder sacar un beneficio.

Esa concepción diferente de lo que es una red social y el apodo de ser la "anti-Facebook" que muchos le dieron la convirtieron en popular y en torno a ella surgieron inevitables suspicacias. ¿Cómo una red social que promete no mostrar anuncios va a subsistir? ¿Seguro que esto continuará siempre así y Ello siempre respetará a sus usuarios como pretende? En el artículo en el que la probábamos esbozamos algunas claves de cómo se haría esto, inversores y un modelo freemium serían los garantes de la filosofía, y esta semana precísamente sus responsables han aportado novedades al respecto.

Millones de dólares para continuar y un compromiso legal con sus principios

Por un lado, hemos sabido a través de TechCrunch que Ello ha conseguido levantar en una ronda de financiación nada más y nada menos que 5,5 millones de dólares estadounidenses en fondos de capital de riesgo, un buen motón de billetes que se suman a anteriores inversiones; por otro, hemos asistido al compromiso ya no sólo de palabra, sino legal, de que Ello no va a querer ganar dinero con sus usuarios y ni siquiera va ganarlo de otros lados, ya que se ha registrado como Public Benefit Corporation, un tipo de empresa existente en los Estados Unidos que tiene como objetivo producir un beneficio para la sociedad en su conjunto de acuerdo a unas reglas que se impone.

En el caso de Ello, legalmente la empresa no podrá hacer dinero de la venta de anuncios, no podrá hacer dinero de la venta de los datos de sus usuarios y, en el caso de ser vendida, los nuevos propietarios tendrán que comprometerse a cumplir estos términos. Además, y por si lo anterior fuera poco, el dinero que saquen no podrá tener otro destino que la reinversión en la propia compañía. Este deber legal es, como bien reconocen sus responsables en la nota al respecto que publicaron, su respuesta a las sospechas que su modelo levantó entre algunos.

El gran reto de Ello: conseguir usuarios

Ahora que Ello ha ido más allá en el compromiso con los usuarios, adquiriendo una obligación legal como empresa, ¿qué retos tiene por delante para llegar a ser lo que quiere ser con garantías de continuidad? Usuarios, usuarios y más usuarios.

Lo dijimos cuando la probamos y lo decimos ahora; una red social que va más allá de ser simplemente gratuita como lo puedan ser Twitter, Facebook o Google+, adquiriendo una serie de compromisos tan complejos para su viabilidad, necesita alcanzar la cuota suficiente de fieles para garantizar y afianzar su modelo con ingresos que vengan de las suscripciones y donaciones que pretenden poner en marcha y no sólo de la inversión.

Ello necesita una base de usuarios comprometidos con ella como ella está comprometida con ellos, necesita establecer una relación de fidelidad bidireccional con la cantidad suficiente de público que asegure su continuidad. Y si una cosa queda manifiesta en todo esto es que Ello ha sabido llevar a otro nivel unos compromisos que en demasiadas ocasiones se quedan sólo en palabras que acaba llevándose el viento; ahora falta que sus usarios presentes y futuros respondan.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?