Botón de no me gusta en Facebook

Hace unos días Mark Zuckerberg ante la pregunta sobre si algún día veríamos el botón dislike en su red social respondión con un estamos pensando en ello. Rápidamente todas las webs de noticias de tecnología se hicieron eco y alguna que otra se apresuró a afirmar que tarde o temprano veríamos el tan cacareado botón.

Y la verdad es que pensar en hacer algo no significa necesariamente acabar haciéndolo... y de hecho en Facebook no están pensando en absoluto incorporarlo. Son dos las razones clave y tienen que ver con lo mismo: el buen rollo y su rentabilidad.

Si no tienes nada bonito que decir, no digas nada en absoluto

Ésta es una de las razones que se argumentan para no tomar tal decisión. Un usuario que olvide que Facebook es una propiedad privada que usamos como invitados y no en el salón de su casa puede sentirse molesto por el paternalismo que rezuma.

Y razón en términos abstractos no le faltaría... ¿por qué ha de decidir nadie sobre lo que opinamos? Pero como decimos, Facebook es un servicio que utilizas si quieres y esas son sus normas. Que viva el buen rollo.

El No me gusta disuadiría de compartir

Hay quien por un motivo u otro es sensible al rechazo. Compartir tan alegremente sería más difícil para muchas personas tal y como se hace ahora con todo aquello a lo que se esté vinculado emocionalmente de una forma u otra. Nadie quiere, por poner un ejemplo pedestre, mostrar lo guapo/a que iba el día de su boda y que lo frían a dislikes.

Y el buen rollo da dinero...

Efectivamente, Zuckerberg no quiere que dejes de compartir en Facebook porque le resulta rentable. Es más, no quiere que te marches, que así gana dinero. La criatura se ha convertido en una de las webs con mayor tráfico hacia noticias con un algormitmo que decide lo que vemos y lo que no. Superando sobradamente los mil millones de usuarios nadie en el mundo tiene tanto poder tomando tales decisiones.

¿Por qué matar la gallina de los huevos de oro llenándola sistemáticamente de discusiones que puedan llegar a cuestionar el día a día de cualquier usuario? Es mejor que abunden fotos de bebés y gatitos, que para lo demás ya está Twitter.

Eso sí, esta priorización de lo económico podemos considerarlo como un desprecio al valor que tiene la crítica como elemento para mejorar la sociedad. Una exposición de argumentos y razonamientos a favor y en contra de un tema puede acercar al entendimiento entre personas o a su solución si se trata de un problema. Pero lo dicho, Facebook ha venido aquí a ganar dinero.

¿Significa esto que no podremos expresar nuestras emociones?

No, no significa eso, y de hecho lo podemos hacer si nos da por escribir algún comentario sobre lo que nos suscite cualquier publicación. Pero en Menlo Park saben que eso da pereza...

Ahora bien, en Facebook también saben de sobra que cuando alguien comparte algo triste hay quien no se siente cómodo con el Me gusta. Es por ello que se ha experimentado con distintos botones que sirvan al usuario para expresar emociones sin llegar a ser tan tajante y conciso como el dislike.

¿Y si Zuckerberg se ríe de nosotros mientras cuenta sus billetes?

Sí, consideremos lo siguiente: diciembre es un mes que informativamente da menos de sí que otros a causa de las fiestas navideñas, así que... ¿por qué no decir que estamos pensando en añadir el botón dislike y hacemos que una legión de juntaletras se dediquen a divagar al respecto?

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?