Software de optimización

Tras meses de uso continuado, es inevitable que nuestro flamante equipo comience a mostrar signos de agotamiento. Los programas no responderán tan rápido como antes e iremos consumiendo el espacio de un disco duro que además se encontrará desordenado y plagado de ficheros inútiles.

Es fácil acumular multitud de programas instalados y la sensación será que nuestro equipo ha envejecido demasiado deprisa. Aún no es tarde, a lo largo de esta comparativa, vamos a revisar los programas comerciales mejor preparados para asistirnos en la tarea de recuperar la chispa de nuestra máquina.

¿Por qué software específico?

La mayoría de usuarios experimentados, en una situación como la descrita anteriormente, comenzarán a planear el formateo del equipo y la reinstalación del sistema operativo para volver a un estado «de fábrica». Sin embargo, con esta estrategia, a veces lo que conseguimos es «matar moscas a cañonazos», obligándonos a malgastar nuestro preciado tiempo reinstalando programas y volviendo a personalizar el sistema a nuestro gusto. En muchos casos, unas precisas modificaciones en el sitio adecuado, pueden obtener iguales o incluso mejores resultados.

De hecho, existe una innumerable cantidad de acciones que podemos realizar para optimizar nuestro sistema operativo. Algunas de ellas repetitivas, como eliminar los ficheros innecesarios, desfragmentar el disco duro o acabar con las entradas obsoletas del Registro de Windows. Otras más técnicas y avanzadas, como identificar aquellos programas que cargan excesivamente el sistema o ajustar opciones de configuración avanzadas que se encuentran enterradas bajo docenas de menús.

 Software de optimización

El beneficio más inmediato se puede encontrar en todas las acciones rutinarias, ya que muchas de ellas deben realizarse de forma periódica, por lo que debemos vigilar cuándo es el mejor momento para lanzar una desfragmentación del disco. Otras son extremadamente tediosas, como la limpieza del Registro de Windows, con lo que en cualquier caso usaríamos una aplicación especializada. La ventaja de las aplicaciones que probamos en estas páginas es que trabajan en segundo plano, realizando las actuaciones necesarias en el momento en que son requeridas sin necesidad de intervención por parte del usuario.

Herramientas inteligentes

Aunque en un primer momento podemos pensar que la modificación de ajustes avanzados no es algo que pueda «automatizarse» y que, por tanto, queda fuera del alcance de estos programas, nada más lejos de la realidad. Tras analizar nuestro sistema, la mayoría de programas nos mostrarán un número de recomendaciones que pueden ayudarnos a estimular el rendimiento de nuestro equipo.

Si bien muchas veces la decisión final queda en nuestras manos, ya que puede haber efectos colaterales. Por ejemplo, desactivar los efectos de Aero harán nuestro escritorio menos atractivo visualmente, pero agilizará las transiciones entre aplicaciones. Por otra parte, modificar la configuración de energía, puede disminuir la duración de la batería del portátil, pero aprovecharemos mejor los recursos del mismo.

 Software de optimización

Otra tarea que suele complicar la vida de los usuarios es la búsqueda de los drivers más adecuados, debiendo acudir a la página del fabricante y localizar en ella la versión más reciente de los mismos. System Mechanic soluciona esta molestia con Designated Drivers, una funcionalidad que instalará automáticamente la última versión de los controladores cuando se encuentren disponibles.

¿Comercial o gratuito?

A día de hoy, las herramientas gratuitas trabajan a gran nivel en multitud de campos. Aquellas especializadas en la optimización hacen gala de una ingente cantidad de opciones, como pudimos comprobar en la comparativa publicada en el nº 245 de PC Actual, donde destacamos a WinUtilities Free y IObIT Advanced SystemCare Free, de la que en la presente comparativa os presentamos su alternativa profesional.

 Software de optimización

Las diferencias más importantes con las versiones gratuitas es que, aunque en estas encontramos todas las utilidades básicas de optimización y mantenimiento que son suficientes para mantener el equipo en un excelente estado de forma, existen algunas funcionalidades especializadas que solo encontraremos en las versiones comerciales. Estas herramientas tienen una incidencia muy importante en el rendimiento del equipo, pero incluirlas supone un coste de investigación para las desarrolladoras y, por tanto, no quedará otra opción que pagar por ellas.

Por otra parte, es muy frecuente que las versiones gratuitas no nos den la opción de ejecutarse automáticamente en segundo plano, o de programar el análisis y ejecución de las herramientas de forma periódica. Aunque siempre podamos recurrir a lanzarlas de modo manual. En definitiva, aun resultando muy recomendables para presupuestos ajustados, si nuestro objetivo es llevar nuestro PC al límite de su capacidad, deberemos optar por las herramientas de pago, que se encuentran un paso más allá, ofreciendo características más avanzadas.

¿Qué factores causan mayor impacto en el rendimiento del equipo?

Aunque existen multitud de variables que pueden incidir en el funcionamiento del sistema operativo, los cinco cuellos de botella más importantes que debemos controlar en todo momento son los siguientes:

Sobrecarga en el arranque. Al encender nuestra máquina, Windows necesita lanzar una serie de servicios y procesos de sistema. Adicionalmente, algunos de los programas que instalamos se configuran automáticamente para ejecutarse al inicio. Esto puede provocar un pico de proceso muy elevado, ralentizando la respuesta del ordenador.

 Software de optimización

Gestión de RAM ineficiente. Los programas que utilizamos se cargan en la memoria RAM, la cual proporciona una mayor velocidad de acceso que el disco duro. Debido a errores en la misma o a una mala implementación, es posible que esta no se libere en su totalidad tras su uso. Provocando que el rendimiento del PC se degrade cuanto más tiempo hemos estado trabajando sin reiniciar.

Fragmentación del disco duro. Al escribir en el disco, la información se almacena en bloques de memoria. Cuando un mismo fichero se graba en bloques no contiguos, la consecuencia es que el acceso y recuperación de la misma se torna ineficiente.

Errores en el Registro de Windows. Muchos de los programas que utilizamos aprovechan el Registro para almacenar información de configuración; sin embargo, esta información no siempre se elimina correctamente tras una desinstalación. La acumulación de datos innecesarios y redundantes ralentiza el arranque y funcionamiento de las aplicaciones.

Saturación de ficheros en disco. Es común almacenar gran cantidad de ficheros temporales, caché de los navegadores web, documentos en la Papelera de reciclaje, ficheros duplicados o copias de seguridad antiguas. Una limpieza periódica nos permitirá recuperar ese espacio para un uso más provechoso.

Los programas de optimización analizados

Conoce las pruebas realizadas por PCA Labs

 Software de optimización

Comprobar la incidencia real de este tipo de software en el rendimiento de nuestro sistema es una tarea harto compleja. Muchas veces percibiremos una mejor experiencia de usuario debido a que la mayor parte de ajustes avanzados están enfocados hacia esta misión. Sin embargo, hemos tratado de buscar la fórmula más objetiva para medir el antes y el después de utilizar cada una de las suites analizadas.

Al tratarse de herramientas de pago, hemos dispuesto una prueba complicada. En la evaluación se ha utilizado un equipo que no disponga de hardware de última generación, funcionando con Windows 7, en un estado de mantenimiento bastante razonable, sin gran cantidad de programas instalados, con un estado de fragmentación medio y cuyo funcionamiento global era bastante aceptable.

El equipo en sí es un portatil que cuenta con un procesador Intel Core 2 Duo Mobile a 2,40 GHz, 4 Gbytes de memoria RAM y un disco duro de 320 Gbytes a 5.400 rpm. Previamente a las modificaciones en el sistema, se ha creado una copia de seguridad bit a bit (incluso del espacio vacío), utilizando el software Acronis True Image para esta labor.

Midiendo el rendimiento

El programa seleccionado en esta ocasión ha sido Passmark Performance test (www.passmark.com/products/pt.htm), que ejecuta una completa combinación de pruebas de CPU, gráficos 2D y 3D, velocidad de acceso a disco, memoria o de controles Windows. Los valores de la primera gráfica se han tomado antes de realizar ninguna optimización sobre el equipo y después de haber utilizado todas las opciones de optimización de cada una de las suites. Siempre previa vuelta al estado inicial, gracias a la magia de Acronis True image.

No se ha utilizado en ningún caso el índice de experiencia de Windows, ya que está más relacionado con nuestro hardware que con un rendimiento real del ordenador.

Arranque del equipo

El primer feedback que obtenemos del estado de una máquina es el tiempo necesario para el arranque. Además es una tarea cotidiana, que realizamos día a día en varias ocasiones. Es por ello que todos los programas analizados disponen de funcionalidades especiales para disminuir el tiempo necesario para comenzar a trabajar con la máquina. El tiempo ha sido medido, desde el momento de pulsar el botón de encendido hasta que el equipo muestra el escritorio de Windows y es lo suficientemente responsivo como para abrir el Explorador de Windows.

La opinión de PC Actual

En busca del 100% en rendimiento

Software de optimización

Es necesario destacar la buena impresión que un año más nos dejan las soluciones de optimización, que prometen mejorar el rendimiento de nuestro equipo y que lo cumplen, atacando al sistema operativo desde el mayor número de angulos posible. Es por ello que este trabajo de mantenimiento centralizado no es reemplazable por el de una persona. En efecto, automatizar tareas tan distintas tan solo lleva unos pocos minutos para un programa, mientras que, si fuéramos nosotros los encargados de realizarlas, nos resultaría demasiado arduo.

De los cuatro contendientes que han entrado en liza, destacan System Mechanic y TuneUP. Sin embargo, este año creemos que es justo reconocer que el primero ha tomado ligera ventaja al ofrecer funcionalidades realmente novedosas en lugar de pequeñas mejoras sobre aquellas preexistentes en versiones previas.

Elementos diferenciadores

Todas las soluciones analizadas, tienen un subconjunto de características comunes, que encontraremos en cualquier suite de optimización. Estas son, entre otras: Optimización en 1 clic, limpieza y reparación del Registro, desfragmentación, limpieza de ficheros innecesarios o desinstalador avanzado de aplicaciones. Sin embargo, son las funcionalidades que van un paso más allá, las que les dan un valor añadido, como puede ser el impagable Program Deactivator de TuneUp, Program Accelerator de System Mechanic, Game Boost de Advanced SystemCare o PC Live de PC Check & Tuning 2012.

Detrás de estos rimbombantes nombres, encontra­mos tecnologías patentadas, que mejoran nuestra máquina y es aquí donde reside la gran diferencia entre unas aplicaciones comerciales y otras. Aquellos sellos que apuestan por la in­vestigación son capaces de mostrar nuevos y mejores métodos, que el resto de competidores para dar esa última vuelta de tuerca que buscamos en el rendimiento de nuestro ordenador.

La innovación por bandera

La aplicación que más nos ha sorprendido en la comparativa, ha sido System Mechanic y no porque no supiéramos de sus virtudes (no en vano en comparativas previas ya fue elegido como Producto Recomendado y Compra Recomendada junto a TuneUp Utilities), sino porque este año sorprende con gran cantidad de nuevas funcionalidades. Algunas de ellas están fuera de lo común, dándole una vuelta de tuerca a características de sobra conocidas, como la fragmentación, y añadiendo otras más acorde con las nuevas necesidades como la gestión de discos SSD y drivers.

Por el contrario, su rival directo por el trono, TuneUp, ha quedado algo rezagado este año. No deja de ser una herramienta sobresaliente, pero decepciona su falta de novedades destacables.

Aplicaciones de pago

Si bien las aplicaciones gratuitas, como la versión Free de Advaced SystemCare, nos agradaron en su momento por sus abundantes funcionalidades, las aplicaciones de pago justifican este desembolso ofreciéndonos un «piloto automático». Él se encargará de que nuestro PC se encuentre siempre a punto sin que siquiera recordemos que está haciendo su trabajo.

Los precios resultan realmente tentadores, no superando en ningún caso la barrera de los 40 €, una cifra que no parece excesiva ante la avalancha de prestaciones suministrada. Si nuestro presupuesto nos lo permite, recomendamos una de estas suites, ya que es un dinero bien invertido y que siempre será inferior a cualquier desembolso en hardware que podamos realizar.

Lo mejor: Mejor que sus predecesores

Software de optimización

El equipo usado para la evaluación, más allá de lo que nos puedan decir las cifras del banco de pruebas, ha experimentado una mejora en la experiencia de usuario palpable, con todas las aplicaciones analizadas, aun tratándose de una máquina donde parecía que no había cabida para una gran cantidad de mejoras. Como valor añadido, en todas las suites se reúnen gran cantidad de funcionalidades extra que nos pueden sacar de un apuro en cualquier momento.

Lo peor: El ordenador sigue siendo el que era

Software de optimización

Poco negativo se puede decir de unas aplicaciones que tienen la habilidad de mejorar nuestro equipo, ya sea una máquina de última generación o un viejo PC que se encuentra dando sus últimos coletazos de vida útil. Solo debemos moderar nuestras expectativas, ya que si bien la mejora de experiencia es visible desde un primer momento, no hará nunca que un ordenador desfasado pueda volver a correr software actual con soltura.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado