Qué es AppLock y para qué sirve

AppLock es una aplicación de Android cuya función y cometido es restringir el acceso mediante contraseña, patrón o huella digital a aplicaciones instaladas en un dispositivo Android, a carpetas o a funciones del propio sistema operativo (la protección mediante huella digital sólo está disponible a partir de Android 6.0.).

Está pensada para supuestos como los siguientes:

  • Que alguien tome prestado el teléfono para jugar.
  • Que otra persona coja el smartphone o la tablet para curiosear.
  • Que alguien intente leer información confidencial en alguna de tus aplicaciones.
  • Que un niño pequeño coja el dispositivo y altere su configuración, acceda a contenido inapropiado o incluso haga compras online.

Funciona de la siguiente manera:

  1. Paso 1: tras la descarga e instalación de la aplicación se configura un patrón de desbloqueo y a continuación se confirma una dirección de correo electrónico por si fuese necesario recuperar el acceso.
  2. Paso 2: una vez dentro de la aplicación se puede seleccionar entre dos pestañas. Por un lado está Privacy, que es desde donde se gestiona la restricción de acceso a apps, funciones del dispositivo y archivos multimedia como imágenes y vídeos de la galería. Por el otro lado encontramos Protect, desde la que se configuran los niveles de bloqueo y restricción que se pueden configurar.
  3. Paso 3: para bloquear una aplicación basta con hacer clic sobre ella para cerrar el candado que aparece dibujado. En cuanto a los diferentes niveles de seguridad, cada usuario establecerá los que considere convenientes.

Por un lado puede restringir el acceso a mensajes SMS, contactos, aplicaciones de correo electrónico, redes sociales, navegadores web, tiendas de aplicaciones… en este caso lo hará pidiendo el método de desbloqueo que se haya configurado.

Al mismo tiempo cuenta con una bóveda para asegurar archivos multimedia como fotos y vídeos. Cualquier elemento aquí incluido de la galería pasa a estar accesible únicamente a través de la aplicación ya que su funcionamiento está basado en el cambio de nombre y ubicación (lo sitúa en una carpeta creada por la app) por lo que la ruta dentro del dispositivo sólo la conoce AppLock. Para encontrar estas fotos o vídeos de manera manual habría que recurrir al administrador de archivos y explorar una por una las más de 100 carpetas creadas por la app hasta dar con los archivos. Prácticamente se puede bloquear el acceso a cualquier función del dispositivo, incluyendo las propias del sistema operativo. Hasta el acceso a Internet a través de una red de datos 3G o 4G o una red wifi se puede restringir.

A su vez ofrece otras funciones orientadas a la privacidad, como la gestión de múltiples cuentas privadas en redes sociales (Facebook, Twitter, Google+ y Linkedin) o la navegación de incógnito mediante un navegador propio diseñado para no recopilar datos de navegación como el historial o evitar el rastreo de publicidad mediante las cookies. También cuenta con una función para hacer un selfie de manera discreta utilizando la cámara frontal del dispositivo.