Headshots Free Fire: cuál es la mejor configuración para hacerlos

Para cambiar la configuración, desde la plataforma de inicio toca en el engranaje situado en la esquina superior derecha.

Toca en el engranajeToca en el engranaje

Ahora toca en Sensitivity.

Toca en SensitivityToca en Sensitivity

Aquí es donde debes cambiar la configuración de sensibilidad. ¿Cuál es la mejor? Para conseguir headshots con facilidad, lo idóneo es tener aplicada una sensibilidad baja. Una posible configuración sería la siguiente.

Configuración óptima para headshotsConfiguración óptima para headshots
  • General: 55
  • Red Dot: 50
  • 2x Scope: 30
  • 4x Scope: 40
  • Sniper Scope: 40
  • Free Look: 65

Sin embargo, con el paso de las partidas veremos que esta configuración es muy lenta, especialmente en situaciones de combate cuerpo a cuerpo. Por ello, una vez comenzamos a disparar de forma muy precisa, podemos ir subiendo gradualmente la sensibilidad con el objetivo de poder ser más ágiles.

Por ejemplo, la configuración por defecto de Free Fire está a medio camino de la profesionalización, siendo una buena configuración para quienes ya dominan la anteriormente mencionada, pero aún no se adaptan a una sensibilidad muy elevada.

Configuración por defectoConfiguración por defecto
  • General: 65
  • Red Dot: 85
  • 2x Scope: 75
  • 4x Scope: 65
  • Sniper Scope: 50
  • Free Look: 65

Por último, para los jugadores profesionales es imprescindible tener la máxima sensibilidad. Esta configuración dificulta muchísimo conseguir headshots, pero llegado a cierto punto es la imprescindible si queremos competir con los mejores jugadores mundiales.

Configuración para jugadores profesionalesConfiguración para jugadores profesionales
  • General: 100
  • Red Dot: 100
  • 2x Scope: 90
  • 4x Scope: 85
  • Sniper Scope: 85
  • Free Look: 65

Como consejo final, os recomendamos no centraros demasiado en disparar a la cabeza. Desde luego, los headshots son los disparos más letales, pero también son los más difíciles, por lo que a veces es mejor apuntar al cuerpo y así no fallar tantas balas.