Algunas cosas que no molan de Spotify

Logotipo de Spotify grande en negro y blanco
Está claro que es la pera limonera contar con millones de canciones disponibles legalmente y sin descargas como ofrece Spotify. Pero cualquiera que use la versión de escritorio del programa encontrará cuestiones bastante mejorables como las siguientes

Es normal que cuando uno piensa en el concepto de Spotify, ese de tener un montón de música a unos pocos clicks sin preocuparse de descargar nada ni de estar cometiendo una ilegalidad, las posaderas se le hagan Pepsi Cola.

Pero bueno, no es todo tan guay en la plataforma de reproducción musical en streaming por excelencia. Hay cosas en ella bastante mejorables que afectan a varios planos: usabilidad, concepto, funciones... y es fácil darse cuenta de ellas (y encabronarse) a poco que se haya usado el programa.

¿Quién relaciona a los músicos? ¿Mi tía Amparo?

Un saludo a mi tía Amparo, pero a menudo parece que las relaciones entre músicos y artistas se las hayan dejado a ella: el programa cumple con desigual satisfacción este concepto. Veamos, normalmente vemos los artistas similares a un grupo y se suele acertar, pero este porcentaje está lejos de ser del 100%.

Y ya no hablamos de ponernos pejigueros respecto a si el primer disco de Fulano & The Menganos  era post-hardcore pero en su tercer LP incluyó un tema que era metal progresivo con reminiscencias barrocas. No, hablamos de que no se puede vincular un artista a otro por el mero hecho de ser de la misma nacionalidad o porque su vocalista es chica.

Bueno, sí puedes hacerlo si quieres que tu concepto de relación sea ese, pero quizá no es el más adecuado para un programa de música. E igual nos estamos pasando en esto de la crítica y la etiqueta musical y vendrán a decirnos que no tenemos ni idea ni de Spotify ni de música, pero lo cierto es que Jet y Muse (por poner un ejemplo) se parecen lo mismo que Pantera y Mari Trini.

Pantalla de artistas similares en Spotify

También es posible que esto de la recomendación correcta de música no exista y se trate de una interpretación muy subjetiva, pero diríamos que es la asignatura pendiente de los servicios de música en streaming.

Se echan en falta búsquedas y agrupaciones por género musical

Una búsqueda más libre de artistas sería bienvenida. Es decir, es posible buscar por el nombre de bandas y solistas, pero ya está. Si queremos encontrar música en función de un estilo debemos ir hasta Explorar > Descubrir o Explorar > Géneros y Momentos, que si tenemos suerte acertará con lo que queremos.

Por otro lado, ¿qué pasa si hacemos una lista de reproducción? Pues que encontramos distintos conceptos por los cuales agrupar los temas que son útiles (nombre, artista, duración, álbum, fecha de modificación y usuario que la introdujo), pero echamos en falta algo tan básico como el género y el estilo.

Playlist de Sons of Anarchy en Spotify

Un ejemplo claro lo encontramos en una de las listas de reproducción con los temas de la serie de televisión Sons Of Anarchy. En ésta la música solía tener cierto protagonismo pero se encontraban en ella temas de distintos estilos. ¿Qué pasa si sólo queremos las canciones de rock de la serie? Que no podemos tenerlas de un plumazo.

¿El objetivo de la interfaz es dejarnos ciegos?

La interfaz es bastante mejorable... de hecho si alguien dijese que es una castaña dudamos de que muchos se esforzasen por llevarle la contraria. Y es raro, porque esta claro que este programa tiene una inversión fuerte detrás.

Los colores, la tipografía, los tamaños... vale que se quiera hacer una cosa sobria y minimalista, pero parece que en Spotify estén conchabados con el gremio de la oftalmología (un saludo también a los oftalmólogos desde aquí): no son pocas las veces en la que uno debe forzar la vista para poder moverse por sus menús.

El color de la tipografía debería destacar más o cuando el usuario se encuentra en una sección se debería ser más claro que la marca verde que se sitúa al lado del menú o debajo de la pestaña en la que se está...

Opción descubrir en Spotify

No nos olvidemos de cómo se destacan mediante colores las opciones disponibles (por ejemplo, desplazarse por álbumes y artistas) o, el favorito de muchos y muchas: has acostumbrado a tus ojos a ver una interfaz de colores fríos y se te ocurre desplegar el menú Archivo y... ¡Voilà! ¡Saca tus gafas de soldador! En serio, en Spotify no usan Spotify, ¿no?

Goldman Sachs

Y esto sabemos es una cuestión moral y para nada técnica. Es más fácil ir por la vida sin principios o simplemente despreocupado de todo lo que ocurre, pero... ¿no hay mejores compañeros de viaje que Goldman Sachs?

Sí amigos, uno de los principales interesados en que el negocio de Spotify vaya bien es este fondo de inversión muy relacionado con la crisis económica (relacionado para mal, claro) que aún estamos padeciendo. ¿En Goldman Sachs aman la música? ¡No seré yo quien lo dude! Pero no sé, no mola, ¿no?

Goldman Sachs obtuvo beneficios de 13 mil millones de dólares en 2009

Y de los beneficios que reporta Spotify a los músicos hablamos otro día... que eso da para una antología.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?