Noticias en un móvil

Hoy en día publicar contenidos en Internet no es muy difícil. Tenemos muchas opciones de escribir cualquier texto y distribuirlo a través de una interfaz informática, de una forma tan sencilla que prácticamente la damos por hecho. El ejemplo más claro: todo lo que se publica en redes sociales. Podemos entrar en Twitter o en Facebook, escribir cualquier cosa y enviarla a la red para que el mundo la lea. Hubo un tiempo en el que publicar contenidos a través de un ordenador era un dolor de cabeza, además de muy caro para cualquier usuario normal. Sólo grandes empresas y grupos de comunicación se lo podían permitir.

También hay que decir que estas formas poco o nada tenían que ver con los gestores de contenido de hoy, que se utilizan en los medios que se dedican a difundir información en la red a diario -nosotros mismos, por ejemplo-. Hoy volvemos la mirada al pasado, a los tiempos en los que colgar noticias en la red era casi un sueño.

El camino hacia los medios informativos online

Según podemos leer en Tedium un mensaje aparecido en BYTE Magazine en octubre de 1984 anunciaba lo siguiente:

Creemos que este proyecto llevará a mejoras en el contenido de la revista. Nos mantendrá más en contacto con los intereses de nuestros lectores y nos ayudará a aprender las mejores maneras de usar las comunicaciones electrónicas junto con el método tradicional de la publicación impresa. Podréis saber más sobre nuevos desarrollos en este campo tan pronto como podamos ofrecerlos.

De esta manera se lanzaba BYTEnet, que más adelante se convertiría en BYTE Information eXchange o BIX. Esta red fue el proyecto online más ambicioso surgido en Estados Unidos mucho antes de la aparición de AOL. Según se recoge, en ocasiones lo que se publicaba en BYTEnet era contenido único que sólo se podía consultar allí.

Sin embargo y según se ha publicado, BYTE no fue el primer medio en intentar algo así. Como ya hemos comentado su proyecto era de una magnitud y una ambición enorme para la época, pero no fueron los primeros en querer sacar las noticias del papel.

Los pioneros de la publicación online

En 1969 el New York Times lanzaba su primera base de datos de artículos online. Esta BBDD recibió el nombre de InfoBank y ofrecía acceso a historias de la colección completa del periódico, así como a material de archivo de otras 60 publicaciones.

Así se ve hoy en día la edición online del New York TimesAsí se ve hoy en día la edición online del New York Times

En 1970 un ordenador en Columbia (Carolina del Sur) envió una noticia de Associated Press a otra máquina en Atlanta. Esta fue la primera vez que una computadora se usaba para escribir, editar y publicar una historia completa.

En 1974 la BBC británica lanzaba Ceefax, el primer servicio de teletexto que llegó al público. Se mostraba a la audiencia durante las horas nocturnas en las que no había emisión, convirtiéndose en algo tan popular que distintas cadenas de televisión crearon su propia versión. Ceefax cerró en 2012, después de casi 40 años de actividad ininterrumpida.

También en 1974 Dow Jones lanzaba un servicio de información online que giraba en torno al Wall Street Journal, diseñado específicamente para inversores. Dicho servicio, según se recoge, no tenía mucho material de archivo y estaba diseñado para ofrecer actualizaciones minuto a minuto sobre la actualidad financiera.

Después del ya mencionado BYTEnet no sería hasta 1993 cuando AOL lanzaría el lenguaje de marcas RAINMAN, diseñado para crear pantallas y contenido en su interfaz propietaria. Se trata de uno de los primeros sistemas gestores de contenido que acabó siendo usado por un amplio número de personas.

Stand de AOL en SXSW 2007Stand de AOL en SXSW 2007 / Ceri C editada con licencia CC BY-SA 2.0

CompuServe, el actor que lo cambió todo

Antes de entrar a hablar del papel que CompuServe jugó en esto de sacar las historias de los periódicos y colocarlas en una pantalla quizá convendría aclarar qué es CompuServe. Esta empresa, que acabaría sus días como una subsidiaria de AOL, fue la primera en ofrecer servicios online de forma comercial en Estados Unidos. Dominarían el sector durante 1980 y serían una gran influencia para todo el mundo a mediados de los años 90 del siglo pasado.

En su momento de mayor esplendor CompuServe contaba con un sistema de chat, foros que cubrían una gran variedad de asuntos, extensas bibliotecas de software para casi todas las plataformas e incluso juegos online. También se les conoce por haber introducido el formato GIF para imágenes y de haber inventado un ingenioso sistema de intercambio de los mismos.

CompuServe comenzó su actividad en 1969 como una empresa de ordenadores dirigida a grandes empresas, que después evolucionó hasta convertirse en un vendedor de servicios al usuario final como los que acabamos de detallar.

CompuServe se queda con los principales periódicos estadounidenses

En 1980 el vicepresidente del periódico Columbus Dispatch especializado en noticias del estado de Ohio, Bob Johnson, comentaba lo siguiente en una entrevista:

Creemos que nos ofrece unos medios excelentes para complementar el periódico diario, llevando a nuestros lectores información actualizada después de que reciban su periódico, a lo largo del día, de forma que se pueda acceder en cualquier momento a las últimas noticias o a la última información que se tenga sobre un asunto en particular. Lo único que deben hacer es conectarse al servicio de CompuServe.

De esta forma Johnson intentaba explicar por qué creía que los medios online no iban a competir con los impresos. El Columbus Dispatch fue el primer periódico que llevaría parte de su publicación a la red.

En cualquier caso, los experimentos del Columbus Dispatch con CompuServe no eran una casualidad. Llegaron después de una serie de conversaciones con el cofundador de la empresa de servicios online, Jeff Wilkins. Una de sus ideas era crear unas noticias indexables que se pudieran buscar en la red, algo que defendía apasionadamente.

El objetivo final de CompuServe era conseguir que Associated Press publicase en su servicio de noticias, pero no podían ir a por el premio gordo de manera frontal. Hacía falta una estrategia. Es ahí donde el Columbus Dispatch entra en juego, con Wilkins ofreciéndoles una prueba del servicio para que viesen cómo funcionaban las cosas.

Antiguo teletipo de Associated PressAntiguo teletipo de Associated Press / rochelle hartman editada con licencia CC 2.0

Finalmente Wilkins acabaría contactando con Associated Press directamente, para después llevar su idea a la American Newspaper Publishers Association (ANPA). Los participantes en estas reuniones quedarían tan intrigados que acabarían viajando a la central de CompuServe para comprobar cómo funcionaban las cosas in situ.

En este momento Wilkins consiguió darle la vuelta a la tortilla. En un principio pensaba pagar por un feed directo de Associated Press, pero finalmente consiguió tener acceso a unos 10 feeds de otros tantos periódicos como propósito de pruebas a cambio de publicidad gratis en cada uno de ellos por valor de 250.000 dólares. Los miembros de la ANPA accedieron y se mostraron dispuestos a conseguir que cada uno de sus miembros subiese sus publicaciones al servicio de CompuServe, en unas pruebas que durarían aproximadamente dos años.

El servicio de CompuServe no funciona

La idea de Wilkins y los suyos no fue tan exitosa en la práctica como habían imaginado. Según se puede leer en el libro On the Way to the Web: The Secret History of the Internet and Its Founders el experimento terminó con malos resultados. Sólo el 10% de los usuarios de CompuServe usaban la plataforma y distintos probadores externos se quejaban de la falta de imágenes en las noticias.

Además pronto los periódicos empezaron a preguntarse si servicios como CompuServe no serían peligrosos para ellos. La publicidad era una gallina de los huevos de oro para las publicaciones en papel, y si bien el servicio online había proporcionado interesantes datos demográficos eso no era lo que ellos querían. Necesitaban tener la seguridad de que los servicios en la red no les amenazarían a ellos ni a su publicidad.

Los periódicos habían conseguido sobrevivir a la radio y a la televisión. Desde la ANPA se dijo que sobrevivirían a las redes de ordenadores. Teniendo en cuenta que hoy en día se encuentran perfectamente integrados en ellas y que, según se recoge, los periódicos tradicionales están perdiendo ingresos e imprimiendo una tirada menor en Estados Unidos, probablemente se equivocaban en lo que dijeron.

El advenimiento de los periódicos online

Hacia finales de los años 90 del siglo XX casi todos los periódicos importantes estaban en Internet. Hablamos de publicaciones prestigiosas a nivel mundial, que para continuar expandiendo su modelo de negocio tuvieron que encontrar un lugar en la web que ocupar.

Las apps de noticias hoy en día llegan a gran número de usuariosLas apps de noticias hoy en día llegan a gran número de usuarios

Sin embargo, esto presentaba una desventaja principal con respecto a la prensa impresa. Cuando uno quiere leer un periódico debe comprarlo, lo que implica que por cada unidad vendida el editor gana dinero. Con la prensa online la mayor parte de las noticias se pueden leer gratuitamente. Esto hace que los medios con presencia digital tengan que confiar en la publicidad para obtener ingresos, lo que hasta hace relativamente poco no ha empezado a ser rentable. De hecho, en 2006 pocos medios digitales podían decir que no perdían dinero.

Aunque pueda parecer que los diarios digitales son algo relativamente nuevo, en la década de 1970 se publicaba el News Report de la Universidad de Illinois usando el sistema PLATO marcando el punto de partida de los medios digitales. En 1987 en Brasil aparecía Jornaldodia en la red Embratel, si bien se moverían a Internet a mediados de la década de 1990. El ejemplo más moderno es allNovaScotia, que apareció en 2001 como el primer diario independiente puramente digital que se definía como tal.

Hoy en día los periódicos digitales y los impresos coexisten en el tiempo. Ya no sólo los principales diarios colocan parte de sus noticias en la red al tiempo que existen otros medios que son puramente digitales, sino que las apps de noticias como las que comentamos en este artículo son ya indispensables en el día a día de muchos usuarios. Este tipo de aplicaciones funcionan como agregadores, concentrando todo tipo de historias en un único lugar en el que el usuario elige sobre qué quiere informarse.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?