La guitarra de un músico callejero representa el panorana musical

Todos consumimos música de una manera u otra, ya sea en formato digital a través de servicios de música en streaming, visionado de vídeos musicales en portales como YouTube o lo compra de álbumes o canciones a través de iTunes, o en formato físico, con los ya tradicionales vinilos, CDs o DVDs.

Tampoco hay que dejar de lado los directos y actuaciones. Los conciertos y los festivales que inundan el panorama nacional en verano siguen siendo una importante manera de consumir contenidos musicales. De hecho, sólo hay que fijarse en los datos que nos indican que los directos musicales se encuentran en constante crecimiento, y los servicios de venta de entradas online, como Ticketmaster, están en auge.

Desde Malavida hemos querido analizar el estado de los precios de la música en nuestro país en este año 2015, teniendo en cuenta estas tres formas de consumir música que hemos mencionado anteriormente (digital, físico y en vivo), comparando su coste, desde el método más barato hasta el más caro.

También te puede interesar: Música online, 15 años dándole al play, 5 intentos de darle al stop

Como es de suponer, los medios digitales siguen siendo los más baratos, y lógicamente son menos costosos cuanto menos legales sean (descargar una discografía completa desde The Pirate Bay) o menos sentido de posesión percibamos sobre la música que consumimos (vídeos musicales de YouTube o canciones en streaming). Ésta última es claramente la forma predominante en el nuevo modelo de consumo musical, ganándole la partida a las descargas o la compra física.

Justamente es la compra física de música la que sigue la estela de la música digital en cuanto a precios. Como podéis comprobar en la gráfica y tablas adjuntas, no hay mucha diferencia de coste entre comprar un concierto a través de iTunes que comprar una copia física en CD, DVD o vinilo. Es precisamente la venta de vinilos la que más está creciendo. El año pasado se superó por primera vez en 18 años el millón de discos en este formato, lo que es un claro indicador de su popularidad.

Tampoco hay que olvidarse de todo el dinero que mueve la industria de la música de manera complementaria a su producto estrella. No podemos dejar de mencionar todo el merchandising que gira alrededor del mundo de la música en forma de camisetas, sudaderas, etc., ni el coste de un simple refresco o cerveza adquirido durante un concierto.

Gráfica con el precio de la música en España en 2015

Hay que dejar claro que hemos comparado datos muy concretos de cómo consumimos música en nuestro país. Hemos tomado cifras de conciertos muy puntuales, entre ellos el que sea posiblemente el más caro de todos (Madonna en el Palau Sant Jordi) y los precios de un mismo álbum en diferentes formatos y disponibles en diferentes tiendas.

Gráfica. En verde: formato digital. En naranja: formato físico. En azul: festivales y conciertosGráfica. En verde: formato digital. En naranja: formato físico. En azul: festivales y conciertos

Datos desglosados del precio de la música en España en 2015

Formato digital

Producto Precio (euros)
Descarga de discografía desde The Pirate Bay 0
Reproducción de vídeos musicales en YouTube 0
Radio digital 0
Grooveshark 0
Spotify Free 0
Canción en iTunes (La Roux - Uptight Downtown) 1,29
Álbum en iTunes (La Roux - Trouble in Paradise) 8,99
Spotify Premium 9,99 (mes)
Concierto en iTunes (Foo Fighters - Live at Wembley) 15,99

Formato físico

Producto Precio (euros)
CD en Amazon (Foo Fighters - Sonic Highways) 12
CD en FNAC (Foo Fighters - Sonic Highways) 15
Camiseta de The Rolling Stones en Amazon 16
Vinilo en FNAC (Foo Fighters - Sonic Highways) 18
DVD en FNAC (Foo Fighters - Live at Wembley) 18

Festivales/Directos

Producto Precio (euros)
Refresco en un concierto 4
Entrada a concierto de El Pescao (Ticketmaster) 15
Abono Ahoro Festival S.O.S (Ticketmaster) 45
Entrada a concierto de Madonna (Ticketmaster) 95
Abono Sonar (Ticketmaster) 180

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?