Icono ampliado de Google Chrome

¡Qué tiempos aquellos cuando teníamos que dejar de navegar porque nuestra madre tenía que hacer una llamada! Y es que aunque las nuevas generaciones han nacido con Internet en sus hogares, muchos de nosotros aun recordamos el hito de ponerlo en casa, aquellas velocidades... o mejor dicho, aquellas lentitudes. Y por supuesto, el navegador por excelencia de Windows, el sistema operativo mayoritario: Internet Explorer, que era como el Telefónica de la época en cuanto a monopolio. Afortunadamente, con el paso de los años el mercado se fue abriendo: nuevos proveedores de servicios de telecomunicaciones, nuevos buscadores y nuevos navegadores. La llegada de Google cambió el mundo de la informática para siempre, y su Google Chrome es buena prueba de ello.

Chrome es sin lugar a dudas uno de los navegadores favoritos de los usuarios por su interfaz simple y clara, su estabilidad y su seguridad. Pero si algo es Google Chrome es rápido. Una auténtica bala donde otros se quedaban atascados. En este artículo repasaremos los principales hitos históricos y modificaciones que ha sufrido el popular navegador de Google desde su nacimiento allá por el 2008.

Origen de Google Chrome

Según sus creadores, el motivo de su nacimiento era añadir valor a los usuarios e innovar en la web. Y a juzgar por su historia, cumplieron sus objetivos. Para ello, repasaron qué actividades realizaban los internautas y cómo poder agilizarlas con lo que existía en aquel momento en Apple, Mozilla Firefox y fuentes open source. Compras en la red, cuentas bancarias, lectura de noticias, chatear, emails... No era cuestión de crear otro navegador más, sino de crear una plataforma moderna para integrar páginas web y apps.

Lo que Larry Page y Sergey Brin habían iniciado en 1996 mientras estudiaban un postgrado intentando aunar toda la información de la red había crecido brutalmente, Google era una realidad. Ya eran el buscador más usado y habían iniciado con éxito su inmersión en el servicio de correo electrónico con Gmail, en la fotografía con Picasa, en la geografía de la mano de Google Maps y Google Earth y en otros proyectos experimentales con Google Labs. Pero esto era ir un paso más allá.

A simple vista, se trataba de un navegador, pero en realidad era una herramienta que permitía ejecutar lo importante: el variado contenido de Internet. En su interior Chrome apostó por un software capaz de ejecutar aplicaciones web de forma mucho más estable gracias a la tecnología Sandbox que mantiene aislados los procesos, de forma que si uno de ellos falla, la estabilidad no se ve comprometida. Para que nos entendamos: no se bloquea ni se cierra inesperadamente. También es más responsive y cuenta con el potente motor JavaScript V8 y un motor de renderizado Webkit que lo hacen muy rápido.

Fue lanzado de forma oficial para Windows el 11 de diciembre de 2008, si bien desde septiembre de ese mismo año pululaba una versión beta en la que ya encontrábamos funciones que persisten a día de hoy como la Omnibox, el modo incógnito, los marcadores, el acceso rápido a sitios frecuentes en portada, la creación de accesos directos, su peculiar forma de crear pestañas y desplazarse por ellas (pudiendo extraerlas como ventanas) o su interfaz minimalista. En su versión pública oficial se incorporó la exportación e importación de marcadores y se agilizó la carga del lenguaje JavaScript, uno de los más utilizados en Internet. Eso sí, no se libró de las críticas de los usuarios, y es que los comienzos nunca son fáciles. La sensación generalizada la resumía bien el periodista Matthew Moore del Daily Telegraph:

Google Chrome es atractivo, rápido y tiene algunas nuevas características impresionantes, pero podría no estar listo para su rival Microsoft.

Año 2009

Ni medio año después fue actualizado con 49 idiomas más que se sumaban al inglés, con la intención clara de expandirse a escala mundial. Fieles a su idea de actuar como mera herramienta simple pero eficiente, se añadieron funciones como el modo a pantalla completa para facilitar las presentaciones, la función de borrar sitios frecuentes en el acceso rápido a sitios para poder navegar con más intimidad en nuestros dispositivos y o el autocompletado, para reducir el tedio de rellenar una y otra vez los formularios con lo mismo. Eso sí, permitiendo su modificación. Se pulieron 300 bugs reportados por usuarios para mejorar la estabilidad y se aumentó la velocidad gracias a la actualización de los motores de JavaScript y Webkit, lo que permitía que aunque abrieras muchísimas pestañas, el sistema no se bloquease.

Test de velocidad del motor V8 de Google Chrome 3Test de velocidad del motor V8 de Google Chrome 3

En septiembre se lanzó la tercera actualización con cambios en el aspecto estético, permitiendo una mayor personalización con la adición de 29 temas y con el lanzamiento de 300 extensiones experimentales. En cuanto a la creación de una nueva página de acceso rápido a sitios frecuentes, incorpora sugerencias de ayuda y la velocidad en JavaScript se ve aumentada un 25%. Además, añade soporte para etiquetas HTML5.

Los comienzos nunca son fáciles, tampoco en este caso. La competencia, con Windows puliendo Internet Explorar o Mozilla tratando de aumentar la cuota de uso de Firefox provocaron que un año después de la aparición de Chrome solo tuviera una cuota de uso del 3,7% de los usuarios. Habría que alcanzar la madurez a base de mucha esfuerzo y cariño para con usuarios y desarrolladores.

Año 2010

Durante el primer mes Google aspiraba a conquistar todos los sistemas operativos lanzando versiones beta de Chrome para Mac OS X y las principales distribuciones Linux. En cuanto a Windows, traía un nuevo incremento de velocidad, lo que será una constante a lo largo de toda la historia, e incorporaba soporte para más de 1500 extensiones, permitiendo también sincronizar marcadores mediante la identificación con el correo electrónico. Posteriormente se publicaría la versión 4.1, implementado una de sus herramientas más útiles: la traducción de webs de forma simultánea conforme se navega. También agrega mejoras orientadas a la privacidad que afectan a cookies, plugins y ventanas emergentes.

Google Chrome 4Google Chrome 4 / Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

Es también en enero de 2010 cuando se lanza el conocido como "Programa de recompensas". Con él Google premiaba con dinero a todos aquellos especialistas en seguridad informática que informasen de errores y fallos en el navegador ayudando a que se convirtiera, poco a poco, en el mejor del mercado. Programas similares ya funcionaban desde hacía mucho tiempo en otros lugares, y esta era una ocasión perfecta para lograr la implicación de toda la comunidad relacionada con la seguridad.

Chrome 5 fue probablemente una de sus actualizaciones más relevantes. El 25 de mayo se presenta a escala mundial la versión estable para los principales sistemas operativos, es decir, que Chrome podía usarse tanto en Windows como en Mac OS X como en Linux con garantía y soporte, lo que demostraba la madurez que iba adquiriendo el proyecto. Además, también incorporó las siguientes novedades:

  • Geolocalización, para una mejor experiencia de usuario.
  • Mayor funcionalidad integrando la función arrastrar y soltar para desplazar archivos.
  • Borrado parcial del historial.
  • Incremento de extensiones hasta alcanzar las 4.500 y un administrador para habilitarlas en modo incógnito.

Con Chrome 6 se cumplían dos años de su aparición y en ese corto lapso de tiempo cambió radicalmente. Por ejemplo era 10 veces más rápido y podía usarse desde los principales sistemas operativos de forma mucho más simple y segura. Para impulsar aún más si cabe el desarrollo el equipo técnico acuerda hacer actualizaciones cada 6 semanas, incrementando por tanto la frecuencia y obligando a la competencia a adoptar pautas parecidas para no perder comba. Aquí nació la versión "Canary" de los canales de distribución. ¿Sabes por qué se llama así? Pues como homenaje a los pájaros canarios que los mineros llevaban consigo para la detección temprana de gases peligrosos en las minas.

Google Chrome 6Google Chrome 6 / Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

El cambio es seña de identidad de Google, que en su nueva update busca aun más simpleza en su diseño. Así que bajo la máxima del menos es más y la firme creencia de que un diseño minimalista ayuda al usuario a trabajar mejor, reducen los menús a la mitad, unificándolos, reubicándolos y limpiando la interfaz de forma generalizada. Además, cambiaron los colores para lograr una sensación más diáfana. Otras funciones nuevas aparecidas mejoraban el rendimiento del motor JavaScript logrando un 15% más de velocidad respecto a la versión anterior. También creció la Web Store, se simplificó el proceso de búsqueda y se mejoró el rendimiento de los gráficos mediante aceleración por hardware.

En octubre de 2010 se presenta la séptima versión con el principal objetivo de pulir cientos de bugs detectados, la posibilidad de bloquear sitios con cookies en bloque desde la configuración y la introducción de algunas mejoras para desarrolladores. Si en la versión anterior se repararon muchos bugs, el octavo Google Chrome y último del año soluciona más de 800 errores detectados, algo que repercutió positivamente en la estabilidad del sistema. Tanta depuración buscaba preparar el terreno para el inminente lanzamiento de la Chrome Web Store, que podría ser gestionada enteramente desde el navegador. Además, integró un nuevo visor de PDF, evitando así la descarga de archivos.

Año 2011

El año 2011 sigue la estela agitada del anterior en cuanto a actualizaciones y novedades, más si tenemos en cuenta que en junio se lanzaría Chrome OS, el sistema operativo de Google basado en su navegador. Por tanto, muchos cambios a nivel técnico estaban orientados precisamente a este lanzamiento. Comienza en febrero con una nueva entrega que tiene como buque insignia la tienda de apps propia del navegador, también conocida como Chrome Web Store, a la que además se puede acceder rápidamente desde cualquier nueva pestaña mediante un link. Eso sí, en aquel momento sólo se encontraba en inglés. Se lanzó con más de 11.000 extensiones y aplicaciones web.

Continuando con su apuesta por la seguridad y estabilidad de procesos, se implementó el sandboxing o aislamiento de procesos para el complemento de Flash Player, paliando los daños potenciales de los sitios maliciosos. También se integró la búsqueda instantánea desde la barra de direcciones, es decir, que desde el cajetín de la zona superior, la Omnibox, podíamos navegar ya fuera escribiendo la dirección URL o introduciendo términos de búsqueda. La aceleración de gráficos 3D fue otra de las novedades.

Sólo un mes después se lanzaría una nueva versión, con un motor JavaScript mejorado y novedades en cuanto a funcionalidad y seguridad. Llegó la desactivación de plugins desactualizados para potenciar la seguridad, la sincronización de contraseñas mediante las cuentas de Google, la aceleración y optimización en la reproducción de vídeo reduciendo el uso de CPU y las ejecuciones web en segundo plano.

Fue en este momento cuando Google decidió incrementar la recompensa que recibían aquellos usuarios que reportaban bugs en el navegador. El honor de ser el primero en llevarse el llamado premio "Elite" fue Sergey Glazunov, quien se embolso 3133$ por reportar un bug considerado crítico, a los que habría que sumar los 1337$ adicionales por informar de otros errores menores.

En abril, con Chrome 11, aparecieron dos novedades notables: el cambio de imagen corporativa gracias a un nuevo logo más moderno y minimalista y la incorporación de efectos 3D mediante CSS a la reproducción de audio y vídeo, algo que es añadido de forma experimental pero que será desarrollado en versiones posteriores. Aunque este lavado de cara para ofrecer una imagen actualizada y simple es bien acogido entre sus usuarios, no faltan los paranoicos que elaboran teorías conspiradoras viendo un mensaje oculto en ese círculo compuesto por tres áreas con colores diferenciados, al estilo Pokeballel número diabólico 666. ¿Os acordáis? Bendito Internet.

Como lo prometido es deuda, Google presenta en junio una nueva versión, la 12, con el aceleramiento por hardware para 3D CSS que había presentado en la versión previa pensando en Chrome OS. Además, vuelve a desarrollar herramientas que mejoran su seguridad y funcionalidad como no podía ser de otra manera, implementando también funciones para la accesibilidad de personas con dificultades visuales. Otras novedades fueron:

  • Posibilidad de borrar cookies desde dentro de Chrome.
  • Nueva protección ante descargas de software malicioso.
  • Lanzamiento de apps directamente desde la Omnibox.
  • Sincronización de preferencias a través de la cuenta, de forma que pudieras configurar a tu gusto Google Chrome y exportarlo a otros dispositivos.
  • Eliminación de Google Gears.
  • Nueva versión 10.3 de Flash Player.

En este momento se presentó uno de los proyectos más ambiciosos de Google como proveedor de servicios en Internet: la red social Google+. Tras el éxito sin paliativos de Facebook, Google buscaba hacerle competencia directa y qué mejor que empleando el buscador más usado del planeta, su navegador en auge y Gmail. A priori, todo apuntaba al éxito. Aunque en sólo unas semanas consiguió 10 millones de usuarios, su estancia en la aplicación era escasa y no logró emocionarles. El resto es historia.

Tras semanas hablando de ello y testándolo, se lanzó la actualización número 13 que incluyó Google Instant Pages, una función de pre-renderizado para que cada vez que buscases algo en Google la página en la que clicabas se cargase mucho antes. Eso sí, sólo para Windows y Linux, los usuarios de Mac OS X tendrían que esperar. Otra de sus mejoras por petición popular fue la posibilidad de imprimir a PDF, y es que además de poder visualizarlas, los usuarios deseaban extraer las webs a cómodos PDFs de forma sencilla. Además hubo mejoras para Omnibox, un rediseño del menú principal y cambios estéticos para Ubuntu.

En septiembre Google hizo pública la versión 14. Como curiosa anécdota, esta versión recibió un duro varapalo por parte Windows, que consciente o inconscientemente parecía intuir lo que se le venía encima con el éxito de Chrome. En la última actualización de su herramienta de seguridad Microsoft Security Essentials lo identificaba como malware, concretamente como el troyano que robaba contraseñas Win32/Zbot, notificando al usuario y eliminándolo del equipo. Afortunadamente, las preferencias y marcadores quedaron almacenados y tras actualizar el antivirus y reinstalar Chrome el problema era solventado. ¿Casualidad?

Otros cambios introducidos en Chrome 14 fueron:

  • Encriptación de los datos de usuarios para una mayor seguridad.
  • Mejoras estéticas menores como son los favicons monocromáticos.
  • Para usuarios Apple llegó la vista previa de impresión y la implementación de una scroll bar para Mac OS X Lion.

Google se viste de largo para su 15º versión de Chrome y no es para menos gracias al rediseño de varios apartados clave del software. Para empezar, la flamante nueva pestaña permitía compartir fotos, colaborar en documentos, disfrutar de juegos online, apps vía web de forma más sencilla y fluida, así como acceder por secciones a los sitios más visitados, aplicaciones y marcadores.

Pero no queda ahí la cosa: también se rediseñó el icono de su Web Store y todo su interior de forma que las apps y extensiones iban actualizando sus imágenes cada vez que entrabas, logrando captar la atención de los usuarios que además podían instalar su contenido más fácil que nunca y conocer sus posibilidades haciendo click sobre ésta y accediendo a un menú con capturas de pantalla, información, vídeos, reviews y otra información relevante. Además, aparecieron nuevas apps como My robot Nation, El padrino o eBay y se introdujo la sincronización del historial de Omnibox.

Google Chrome 16Google Chrome 16 / Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

Acaba el año más movidito hasta la fecha con la actualización 16. Si hasta el momento podías llevarte contigo tu configuración personal gracias a su sincronización vía cuenta de Gmail, ahora podías compartir tu navegador con otras personas y cada una tendría su configuración personalizada sin necesidad de ver las preferencias personales, ¿Cómo? Con la nueva posibilidad de añadir nuevos usuarios.

Por otra parte, y tras la implementación de la impresión a PDF, Google llevaba meses trabajando en Goole Cloud Print, un servicio que permitía imprimir a través de la nube de forma simple y segura, y por supuesto sin cables ni drivers. La expectación era máxima y numerosos fabricantes de impresoras y desarrolladores lanzaron apps y extensiones para facilitar la tarea que se vio culminada con un botón de imprimir en la web desde cualquier dispositivo y sistema operativo -Windows, Linux o Mac OS X-, que también permite compartir y controlar el acceso a tus impresoras.

Año 2012

Si hay algo por lo que Chrome se ha ganado el corazón de sus usuarios es su velocidad de carga, lo que no es azaroso sino que proviene del prerenderizado en segundo plano en cuanto empiezas a escribir en la Omnibox. Pues bien, en la primera actualización del año 2012 Google le da una vuelta más para incrementar su rapidez.

Pero la modificación más importante se realiza en materia de seguridad. Hasta ahora, Google apuntaba directamente a las webs maliciosas, pero desde este momento su cruzada se amplía a las potenciales descargas. Para ello desarrolló una beta de una funcionalidad avanzada que analizaba ejecutables como los de extensión ".exe" o ".msi", de modo que si Google estimaba que procedía de una web con un historial negativo en cuanto a malware, eras advertido.

En febrero aparece la primera versión beta de Chrome para Android, que entonces solo estaba disponible para Android 4.0. A finales de marzo se produce un lanzamiento orientado a mejorar los gráficos, aumentando la velocidad de Canvas2D y la aceleración 3D en GPUs antiguas. La primera mejora afecta a Windows y Mac, de forma que las aplicaciones web como los juegos se ejecutaban más rápido y con la segunda, los usuarios con ordenadores antiguos notarían cierta mejora en cuanto al acceso a contenido 3D.

Entre Chrome 18 y Chrome 19 ve la luz Google Drive, el servicio de la nube de la compañía, anticipándose a una tendencia que a día de hoy causa furor. Para presentarlo a sus usuarios, qué mejor que ofrecer más espacio que nadie -15GB frente a los 2GB por ejemplo de Dropbox o los 5GB de iCloud en aquel momento- y vincularlo a algo tan arraigado como la cuenta de correo electrónico. Más madera para el gigante, cuyo ecosistema sigue creciendo.

En mayo se lanza la primera versión disponible de Chrome para iOS, el sistema operativo de los iPhone y iPad de Apple. Además, incluye otras mejoras como la mejora en la sincronización de pestañas entre dispositivos con un nuevo menú que permitía ver las últimas pestañas abiertas independientemente del dispositivo en el que se hubiera navegado, y una nueva página de configuración que incluía el historial de sitios y ayuda.

La actualización del 26 de junio de 2012 por su parte, la número 20, dio luz a la primera versión de Google Chrome estable en Android. Poco después aparecería Android 4.1 Jelly Bean para móviles y con él la integración completa del navegador de la casa. Se cerraba el círculo de sistemas operativos en los que estaba disponible.

La actualización del 25 de septiembre de 2012 conllevó una mejora importante para los usuarios que usaban el navegador para jugar, y es que desde ese momento se bloquea y desaparece el cursor durante las partidas, además de implementar detalles técnicos en juegos 3D. Otras modificaciones menores son la creación de un nuevo icono para el menú de la versión móvil y mejoras para Windows 8.

Google Chrome 23Google Chrome 23 / Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

El 6 de noviembre vio la luz la versión 23 con importantes novedades en las áreas de rendimiento, privacidad y vídeo. Se trata sin lugar a dudas del lanzamiento más relevante del año sin tener en cuenta la aparición de las versiones móviles.

  • En cuanto a rendimiento y optimización, Google consiguió un ahorro del 25% de batería en aceleración de GPU para Windows. Además, también introdujo una API que optimizaba la calidad del vídeo en consonancia con la conexión de red, de forma que si disponías de un ancho de banda reducido podías seguir viendo vídeos a menor resolución pero sin cortes.
  • Respecto a la privacidad, se implementó la función "No realizar seguimiento" desde la Omnibox sin necesidad de acceder a las preferencias, de forma que la página web visitada no obtenía información de tu navegación, como pueden ser las cookies, datos de geolocalización, los pop-ups, los accesos a cámara y vídeo...
  • Se añadió la posibilidad de realizar videollamadas desde la web a tiempo real sin ningún tipo de plugin.
  • Nueva función de reproducción de vídeo en streaming con adición de subtítulos, títulos, descripciones, etc.

Año 2013

Si hay algo que ha obsesionado a Google siempre en la concepción de Chrome ha sido la velocidad. Por ello, en sólo un año consiguió aumentarla un 26% en la ejecución de JavaScript, duplicarla en el acceso a servidores para Google Cloud Print y maximizarla en cuanto al arranque del navegador.

Test de velocidad entre las versiones 15 y 24 de ChromeTest de velocidad entre las versiones 15 y 24 de Chrome

El 21 de febrero se lanzó la actualización 25, que destacaba por dar un nuevo golpe encima de la mesa en materia de seguridad. Hasta ese momento cuando accedías a Google, Chrome enviaba sus búsquedas desde la barra de direcciones, también conocida como Omnibox, teniendo en cuenta el certificado de seguridad SSL. Desde esta actualización, este procedimiento también sería seguido aunque no te hubieras logueado.

Otra nueva medida de seguridad fue la prohibición de instalaciones silenciosas: si una extensión intentaba descargarse e instalarse en tu equipo con Windows, antes tenía que contar con el permiso del usuario en ese momento o de forma retroactiva. Finalmente, se introdujo una nueva API para asistencia por voz (para que los desarrolladores pudieran integrar el reconocimiento de voz en sus apps) y más soporte para códecs de vídeo y audio.

A finales de marzo salió la versión estable número 26, cuyas principales novedades afectaban al apartado del lenguaje para Windows y Linux, porque Mac tendría que esperar. Y es que implementa mejoras en el deletreo, sugerencias de palabras y actualización y extensión de diccionarios disponibles con más idiomas. Además, también podías sincronizar tus preferencias personalizadas en este apartado para todos tus dispositivos. 

Para iOS, Chrome 26 trae la opción de pantalla completa, la posibilidad de imprimir con Google Cloud Print empleando la tecnología de Apple Appleprint y mejoras en estabilidad y rendimiento, de eso que no falte, siempre queda bonito en los changelogs.

Google Chrome en tablet AndroidGoogle Chrome en tablet Android

La actualización realizada posteriormente, en mayo, trajo importantes novedades para dispositivos móviles tanto Android como de Apple. En el primero, permitió la pantalla completa, la búsqueda directa desde la Omnibox y el soporte para certificados, así como introdujo una nueva pestaña con el historial. Para iOS, se optimizó la búsqueda por voz con un reconocimiento oral más preciso y rápido con respuesta, la carga de páginas era más rápida empleando la caché y se solventaron bugs aumentando la estabilidad del sistema.

En abril de 2013 Google presenta Blink con Chrome 28, un motor de renderizado basado en WebKit que será empleado desde ese momento para posteriores versiones. De este modo, se optimizaba el código base y el propio navegador. Pero no es el único navegador en adaptar esta tecnología, Opera también se sumó. Blink ofrecía importantes mejoras de velocidad al cargar contenido DOM -una interfaz que sirve como plataforma para objetos incluidos en documentos HTML, XHTML y XML, mayoritarios en la web- reduciendo el tiempo de parada. Se logró cargar contenido DOM un 10% más rápido y reducir las paradas un 40%. Además, permitió la adopción de notificaciones enriquecidas con imágenes y respuestas directas y listados de texto para las aplicaciones web y extensiones que la empleen, en este caso para Windows y Chrome OS.

En Android llegaron mejoras de lo más variadas: 

  • Integración de Google Translate, para que cada vez que entrases en una web escrita en una lengua distinta a la de tu dispositivo pudiera traducirla instantáneamente.
  • Pantalla completa para tablets.
  • Nuevo gráfico para ver el uso de datos y optimizar la función beta de optimización de consumo de megas.
  • Una página de errores más amigable.
  • Incorporación del icono "+" para añadir pestañas.

Durante el verano de 2013 se liberó una nueva versión, la 29, llena de novedades que llevaban tiempo pululando por sus versiones no oficiales pero que ya se consideraban aptas para el gran público:

  • Restauración de la configuración del navegador, de forma que pase lo que pase, siempre pudieses volver a su estado inicial en caso de que alguna extensión no nos gustase o incluso si hubiésemos instalado software no deseado.
  • Omnibox, su ya archiconocido cajetín de búsqueda, es renovado nuevamente para mostrar mejores sugerencias en función de nuestro historial de navegación.
  • Mejora en el apartado de notificaciones para Mac.
  • Los usuarios de Android podían disfrutar de conversaciones de vídeo sin instalar software adicional.

iOS se lleva también buena parte de las mejoras de esta versión:

  • Recuperación de resultados de búsqueda más rápidos.
  • Ahorro en el uso de datos.
  • Mejoras en la búsqueda por voz.

En septiembre de este año se cumplían cinco años desde su nacimiento. Desde entonces, un navegador de escritorio se había convertido no sólo en el favorito de los internautas sino también en una exitosa aplicación multiplataforma empleada tanto para el ocio como para el entorno laboral.

Google Chrome 30 llegó en otoño con muy pocas novedades pero muy interesantes, entre las que cabe destacar una nueva forma de búsqueda en su versión para ordenador –Windows, Mac o Linux – empleando imágenes. Es decir, si hasta ese momento teníamos que escribir texto en la caja y dirigirnos a la sección de imágenes que se ajustasen a ese texto, a partir de este punto podemos introducir una imagen pulsando sobre el icono de la cámara y su nuevo algoritmo nos devolverá imágenes relacionadas. Pura magia. Otras adiciones fueron los nuevos gestos para mejorar la experiencia de navegación en Android o un nuevo icono de notificaciones. En iOS 7 apareció una nueva apariencia para iOS, mejoras en la función de pantalla completa en iPad y la posibilidad de lanzar Gmail y Google Maps directamente.

Año 2014

En enero los de Mountain View lanzan Chrome 32, una actualización llena de novedades para la versión de escritorio y para smartphones, sobresaliendo la extremadamente útil adición de indicadores que señalan qué pestañas están reproduciendo sonido, vídeo o videollamadas que pudieran resultar molestas. A partir de aquí, una batería de cambios para todos los sistemas operativos en los que estaba presente. Para Windows 8 aparece un lavado de cara estético adaptándose mejor a la interfaz Metro, se aplicó el bloqueo automático de archivos malware y aparecieron nuevas APIs para extensiones y apps además de las consabidas mejoras de estabilidad y rendimiento.

Para Android surgieron los atajos para llegar a la pantalla principal del navegador más fácilmente desde el menú y se redujo hasta un 50% el consumo de datos, uno de los verdaderos retos de desarrollo en beneficio de los usuarios y las tarifas de telefonía contratadas. En iOS se implementó la traducción simultánea de webs simplemente haciendo tap sobre la barra de traducción, también se redujo el uso de datos en el mismo porcentaje que en Android y se renovaron las pestañas para facilitar búsquedas más rápidas y ágiles.

En pleno mes de abril se lanza la edición 34 con la importación de contraseñas, es decir, ya no era necesario instalar complementos para que el navegador las recordase sino que éste forzaría a las webs a memorizarlas de forma que las autocompletase mientras navegábamos. Llegaba el soporte de imágenes sensibles, de modo que el navegador adaptaba automáticamente la resolución del contenido de la web, se mejoraban los comandos de voz, llegaba el soporte para autocompletado en el Omnibox en iOS...

El 20 de mayo aparece la versión 35. Seguía consolidándose como el navegador más usado del planeta con más de 750 millones de usuarios. Destacaba la posibilidad de abrir pestañas que ya habíamos cerrado anteriormente y visualizar vídeos a pantalla completa y con subtítulos. Para iOS llegaba el soporte arábico y hebreo en la Omnibox, también el visionado de los términos de búsqueda en lugar de la URL. Poco a poco, Chrome equilibraba sus prestaciones entre todos los sistemas operativos y comenzaba a fraguar un sólido liderazgo en el sector de los navegadores.

A mediados de julio Google libera Chrome 36, cuya principal aportación es la renovación estética. Apareció un nuevo diseño del modo incógnito, se mejoraron las notificaciones, la recuperación tras cierres inesperados... Continuaban apareciendo novedades enfocadas en sistemas operativos concretos, como la implementación de Chrome App Launcher en Linux o el renderizado de textos para la adaptación de webs no responsive en Android.

Chrome 37 fue todo un hito al ser la primera versión estable para 64 bits en Windows, es decir, optimizada para el hardware de ordenadores nuevos que emplean dicha arquitectura. De este modo se da un salto de calidad en cuanto a velocidad y rendimiento. Si bien ya era el navegador más rápido y sus velocidades ya eran comparables a las actuales, esta versión aprovecha al máximo el potencial de la nueva arquitectura. De hecho Google confirma que es el doble de estable que la versión de 32 bits y que ofrece un 15% más de rendimiento gracias al códec VP9 para vídeos en alta resolución. Hasta noviembre con la versión 39 no llegaría la versión de 64 bits a Mac OS X.

Por cierto, ¿conocéis el juego del T-Rex? Google siempre ha sido muy dado a esconder pequeñas cosas en sus desarrollos, y fue justo en este momento cuando ocultó un juego en la pantalla de conexión no disponible que vemos al intentar acceder a una web y no tener Internet. Bastaba con pulsar la tecla espaciadora para convertir al dinosaurio en el protagonista de una sencilla carrera de obstáculos. De hecho lo puedes jugar en cualquier momento, no es necesario esperar a que caiga la red. Y de paso puedes conocer unos cuantos trucos para Chrome que potenciarán tu productividad (o no visto lo visto).

Chrome 38Chrome 38 / Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

Principios de octubre es la fecha escogida para el lanzamiento de Chrome 38, otra actualización poco vistosa, en cuanto a que su utilidad se restringe a mejoras en la estabilidad y el rendimiento y nuevas APIs para apps/extensiones. Lo más reseñable sin duda alguna es el soporte para el registro en sitios web usando FIDO U2F Security Key, una llave USB o una tarjeta inteligente que funcionaba como una autenticación de doble factor. Para Android, se sigue optimizando el uso de la batería y se actualiza la apariencia siguiendo Material Design, las nuevas líneas de diseño introducidas con 5.0 Lollipop. En iOS se mejoró el soporte para iPhone 6 y iPhone 6 Plus, se realizaron ajustes de seguridad y rendimiento y se permitió la descarga y visionado de archivos directamente en Google Drive.

Año 2015

Chrome 40 fue lanzado el 21 de junio sin apenas novedades al margen de 62 mejoras orientadas a la seguridad. Además, se actualizaron los diálogos informativos para Windows y Linux y se implementó un nuevo reloj para los mensajes de error. Para iOS en cambio sí se trató de una actualización importante al implementar una nueva apariencia con Material Design que repercutió en los gráficos, la sensación de movimiento y las texturas o el soporte de Handoff, la función nativa de los de Apple que permite iniciar la navegación en un dispositivo de la manzana y continuarla en otro terminal, todo dentro de la optimización general para iOS 8. Los chicos de Mountain View publican la versión 41 en el mes de marzo con 51 correcciones de errores más, y la 42 debutó para el gran público con dos interesantes novedades: las notificaciones y la creación de accesos directos para Android.

Las notificaciones llegaron no exentas de polémica, ya que éstas no se producían sin el expreso consentimiento de los usuarios. Para implementarlas se usaron las API Push y API Notifications, dos nuevos programas para desarrolladores que podían emplear para enviar avisos a los usuarios incluso tras haber abandonado la página mediante Google Cloud Messaging. Para Android llegaba también la posibilidad de añadir accesos directos de nuestras webs favoritas en el escritorio de nuestro smartphone. En el caso de Android, Chrome 42 fue la última actualización con soporte para Ice Cream Sandwich.

A finales de mayo se lanzó Chrome 43, una actualización centrada en la corrección de 37 bugs de seguridad, pero lo interesante fueron algunas promesas por parte de la compañía. Una de ellas la de reducir el consumo de RAM, uno de los puntos flacos hasta la fecha. Por cierto, en esta edición Google repartió 35.000 dólares, de los cuales más de 16.000 dólares fueron a la misma persona, un usuario anónimo. También apareció el soporte para hardware MIDI, que permitía la creación de música sin necesidad de software adicional mediante la API Web Midi o la posibilidad de implementar permisos a la geolocalización gracias a Permissions API.

La siguiente versión llegaría en julio, una actualización orientada a mejorar el rendimiento y la estabilidad tanto en su versión de escritorio como para Android y iOS. Lo más destacable quizás fuera el cambio estético en el ya clásico icono de círculo de carga de las pestañas. En iOS se adoptaron gestos propios del sistema operativo como deslizar hacia los lados, y se proporcionó soporte para la vista “Hoy” de la pantalla de bloqueo. En la versión 45 se desactivó el soporte para los plugins NPAPI, ya que en su particular guerra por la estabilidad y seguridad, Google aseguraba que fueron los responsables de la mayoría de bloqueos y cierres inesperados. Con la 46 se rediseñó del logo de la barra de herramientas.

Tras meses de actualizaciones poco relevantes a la vista, la última del año implementa una serie de mejoras considerables tanto en el apartado estético como para los usuarios de iOS, que ven cómo Chrome se hace más intuitivo. Aparecieron cambios en la apariencia del cierre de pestañas con la clásica “X”, también un nuevo diseño del visor de archivos PDF. Para iOS surgieron más atajos, la implementación de teclados externos y el esperado soporte para 3D Touch, integrado en el iPhone 6s y posteriores con nuevas opciones de control.

Año 2016

La cuadragésimo octava versión de Chrome y primera del 2016 llega llena de mejoras tan relevantes que incluso fueron adoptadas por Mozilla Firefox. Como es habitual, cuenta con mejoras de seguridad y reparación de bugs, además de otra serie de nuevas funciones como las notificaciones personalizadas, para que los desarrolladores puedan implementar en sus apps y extensiones. Como curiosidad, en aquel momento Google Chrome notificaba 350 millones de avisos al día, casi nada. El icono de guardar las contraseñas cambió de color y se mejoró la opción de borrar el historial. Para iOS se usó WKWebView, el último motor de renderizado de Apple, se redujeron bloqueos y cierres inesperados por JavaScript hasta en un 70%, se rediseñó el icono de nueva pestaña haciéndolo mucho más intuitivo y se añadió la integración con Spotlight, el potente buscador.

En marzo aterriza Chrome 49 plagado de correcciones y mejoras, si bien lo más destacado es la activación por defecto del desplazamiento suave, algo que hasta el momento pertenecía exclusivamente a los usuarios de Apple, de modo que el desplazamiento de la web al hacer scroll era más suave, continuo y sin saltos. Se usó por primera vez el motor V8, que mejoraba el rendimiento en JavaScript; con la función ahorro de datos, las webs podían cargar una versión más liviana y se entregaron 36.500 dólares en recompensas. Además hubieron numerosos cambios estéticos en marcadores, modo incógnito o menú de descargas. Esta sería la última versión con soporte para Windows XP, todo un clásico en los ordenadores de todo el mundo por su archiconocida estabilidad. Con la edición 50 publicada en abril, Chrome se olvida definitivamente de Windows XP... y de Vista.

Cuota mercado navegadores en función del tiempoCuota mercado navegadores en función del tiempo / NetMarketShare

Pero esta actualización encierra un hito histórico: como apuntaba la tendencia desde 2014, por primera vez en su historia superaba al navegador por antonomasia Internet Explorer. Según la web de estadísticas NetMarketShare, Chrome lograba una cuota de mercado del 41,66% frente al 41,35% de IE, nacido en 1995 y que durante el 2015 fue sustituido por Edge con la llegada de Windows 10. La publicación de la versión 50 fue la excusa perfecta para dar a conocer cifras concretas del éxito: 1.000 millones de usuarios activos al mes en todo el mundo, 771.000.000 millones de páginas cargadas, 500.000 millones de palabras escritas por el autocompletado en nuestro lugar, 3.600 millones de traducciones de páginas web, más de dos millones y medio de dólares de recompensa entregados por encontrar agujeros de seguridad... Cifras de locura para el navegador favorito del mundo.

Previo a la llegada del verano desembarcó la siguiente entrega, que contaba una reducción del consumo de memoria de un 30% y con 42 parches de seguridad por valor de 65.000 dólares en bonificaciones. Y ya en pleno mes de julio, y con el ojo puesto en las novedades tecnológicas que se sucedían tanto en casa como en la competencia, llegaba una actualización repleta de novedades, muchas relacionadas con el nuevo diseño para Mac OS X con Material Design y con la integración de Chromecast. Ya no se requería ningún tipo de extensión para enviar contenido al dispositivo, pues se incorporaba el screen mirroring, que redujo la tarea a pulsar en el botón derecho y darle a enviar. De este modo podíamos ver el contenido en cualquier televisión o monitor, da igual que estuviésemos navegando o en YouTube porque el funcionamiento era el mismo.

Todos coincidimos también en que el botón de atrás es tremendamente útil, sin embargo seguro que a ti también te ha pasado que le has dado demasiadas veces y en algunos casos perdías todo lo que habías hecho por ejemplo rellenando un formulario. La versión 52 implementaba un atajo de teclas nuevo que permitía retroceder sólo una vez y no perder nada. En iOS por su parte se implementó AMP, o Accelerated Mobile Pages, que permitió la carga rápida de tus publicaciones favoritas.

A finales de agosto y principios de septiembre, Google lanzaba una nueva versión bastante ligera en cuanto a cambios: un nuevo aspecto en escritorio, un nuevo diseño del historial en iOS... y la búsqueda por voz, que lucía de forma diferente y fue pulida para responder preguntas directas como “¿cuánto mide la Torre Eiffel?” seguida de “¿cuándo fue construida? De esta forma la app contextualizaba por sí misma. Posteriormente, en octubre, se liberó la versión 54, que prometía mejorar mucho el consumo de RAM. Se corrigieron agujeros de seguridad por valor de 56.400 dólares y para el gran público, una simplificación a la hora de incrustar vídeos de YouTube gracias al sistema embebido de la versión HTML5 del reproductor Flash.

Chrome en un smartphone AndroidChrome en un smartphone Android

La última actualización de este año prometía ser toda una revolución. A la ya de por sí drástica reducción en el consumo de RAM, se añadía la eliminación completa del historial de Configuración y la desactivación del reproductor Flash, continuando con la política de deshacerse de plugins. El nuevo motor JavaScript permitió que el consumo de la memoria RAM fuera un 30% menor que en versión previa.

Año 2017

2017 se inicia con una actualización de Google Chrome a finales del mes de enero, la edición 56, que incluye como principales novedades la habilitación del estándar HTML5 por defecto en todos los usuarios y páginas, de forma que por ejemplo, ante un contenido que puede ejecutarse en Flash o HTML5, siempre escogerá este último para hacerlo, lo que directamente se traduce en un incremento del rendimiento. Con esta novedad, Flash camina inexorablemente hacia su desaparición. Otras novedades para la versión escritorio fueron WebGL 2.0 activado por defecto para todos los usuarios o el soporte para FLAC. En iOS ya se podía escanear códigos QR usando la tecnología propia de Apple 3D Touch.

El 9 de marzo se liberó Google Chrome 57, orientado en la mejora de la estabilidad y la solución de 36 fallos que afectan la seguridad del navegador, el más grave de todos ellos recompensado con unos nada desdeñables 7.500 dólares. En realidad, no hay grandes novedades sino cambios internos y nuevas herramientas para desarrolladores. Chrome continuó con su batalla contra los plugins, con una medida tan drástica como eliminar la posibilidad de los usuarios de controlarlos. Desde ese momento, sólo funcionan y pueden ser controlados Flash y el lector de PDF.

A mitad del mes de abril se lanzó Chrome 58, la penúltima versión estable. No encontrábamos grandes novedades en su versión de escritorio pero en Android “Buscar en esta página” ya estaba disponible para apps que se abren webs usando Chrome, se actualizó la información de webs más visitadas cada vez que se abre una pestaña nueva y se activaron las búsquedas activas recientes y las sugerencias de webs basadas en tu entorno. Y ya en junio hemos asistido al nacimiento de la actual versión 59 para pulir fallos, retocar el diseño Material Design o añadir notificaciones de escritorio en Mac.

Presente y futuro de Google Chrome

NavegadoresNavegadores

Desde su nacimiento, el crecimiento de Google Chrome ha sido imparable. Seguridad, estabilidad, simpleza y velocidad han sido las claves para que, a diferencia del resto de navegadores al margen del mainstream Internet Explorer, no se estancase y prosiguiera su escalada hasta conseguir un hito histórico: superar al navegador nativo de Windows a principios de 2016.

Su buen hacer es innegable, pero hay otros factores que han sido clave: por un lado Google se ha erigido como un imperio que ha sabido crecer retroalimentándose con la adquisición de productos tan amados por los usuarios como YouTube, originando un ecosistema propicio para que todos su productos se integren ofreciendo una experiencia al usuario única e incomparable respecto a la competencia. Por otro lado, no se puede obviar los clamorosos fallos de Internet Explorer. Y es que donde Google apostaba por la simpleza y la velocidad, IE sucumbía en un diseño sobrecargado y una lentitud pasmosa. 

El futuro sigue siendo prometedor en Mountain View: con una tendencia abrumadora hacia Big Data y los servicios de la nube, Google sigue ofreciendo un producto que lo engloba todo y que tiene en Android su mejor arma para seguir expandiéndose en terrenos como el Internet de las cosas, siempre con la ayuda de Google Chrome.

Google y el logotipo de Google son marcas comerciales registradas de Google Inc., que se deben utilizar con permiso.

La historia del software está aquí

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?