Así es Chameleon, el pañuelo que cambia de color según nuestro estado de ánimo

En un año al que algunos expertos denominaron anticipadamente como "el de los wearables", la aparición de nuevos dispositivos, de la tecnología que se viste, se ha acelerado a un ritmo vertiginoso; tanto, que incluso podría producirse una sobresaturación de su mercado. Sin embargo, parece que una de las apuestas goza de especial éxito: la de aquellos gadgets que conjugan moda y funcionalidad.

Así, un reciente estudio elaborado por la compañía de investigación Lightspeed GMI en abril, ha puesto de manifiesto un incremento notable de la demanda de este tipo de accesorios, cuya importancia ha alcanzado un 10’6%, casi el mismo porcentaje que representa el valor de la seguridad y privacidad de datos (situado en un 11%). En concreto y según los datos de la encuesta, los consumidores buscan “más moda y mejor rendimiento”. Repasemos qué complementos inteligentes tienen a su alcance.

Pulseras inteligentes que son auténticas joyas

  • Styling Gold: clásica, de oro de 18 quilates, combina la elegancia y la simetría con la posibilidad de recibir notificaciones, emitir mensajes y medir la actividad de quien la viste. Se trata de una de las últimas “joyas” de Calder.
  • Fit Bit de Tory Burch: alumbrados hace ya casi un año, los accesorios de esta gama de brazaletes deportivos –y collares- de Fit Bit pueden considerarse auténticas joyas. Ideados por la diseñadora estadounidense Tory Burch, apuestan por los estampados, los colores vivos y, por supuesto, los dorados y plateados. Entre sus prestaciones principales se encuentran el registro de nuestra actividad diaria, la sincronización con nuestro ordenador, la conexión Bluetooth, la monitorización del sueño, y la inclusión de un podómetro y contador de calorías. Eso sí, de momento, parece que su aplicación para móvil se queda un poco corta.

  • Tago Arc: quizás la más simple de todas ellas, pues su utilidad es meramente estética. Sin batería pero con una pantalla flexible de tinta electrónica que permite combinar todo tipo de diseños y un chip NFC. Está disponible en varios materiales, incluso en metales preciosos.
  • Mica: esta smartband de lujo de Intel es una chulada. Viene chapada en oro de 18 quilates y permite ver las alertas del calendario, recibir y responder mensajes; da la hora No es barata: 479 euros.
  • Wetech: sus brazaletes interactivos imitan la piel de serpiente y convencional (marrón y beige), además de presentar las funciones de monitorización habituales. Funcionan con WiFi y, en la misma gama, encontraremos correas para relojes y Smart rings (con la estructura dorada y piedras marrones, rosas y verdes).
  • FuelBand SE Rose Gold de Nike: la firma deportiva también apuesta por lo fashion con esta edición en oro rosa.

Otros wearables que combinan tecnología y moda

  • Ropa interior: entre la que destacan el Sport Bra de Victoria Secret –que se ha asociado con Misfit, conocidos por sus monitores de actividad física- y las camisetas de Ralph Lauren, capaces de medir la frecuencia cardíaca, el nivel de estrés y la respiración.
  • Monederos y billeteras: Mighty Purse es un monedero de piel (disponible en varios colores) que integra una batería de 4.000 mAh y un LED que indica el estado de la carga. Evidentemente, sirve para guardar billetes y monedas. ¿Nuestro preferido? El amarillo limón.
  • Visera: la Life Beam Hat, además de ser muy fashion y estar disponible en colores como el rosa pastel y el blanco, protege del sol abrasador la cabeza de aquellos que practican deporte al aire libre. El accesorio monitoriza las pulsaciones, las calorías quemadas, los pasos dados e incluye conexión Bluetooth –gracias a la cual se sincroniza con nuestro Smartphone- , luces LED -que favorecen la visibilidad del atleta durante la noche-, un sensor óptico y una batería de hasta 15 horas de autonomía. Cuesta unos 80 euros.

  • Pendientes Ear-o-Smart: desarrollados por la startup canadiense BioSensive Technologies, tiene tres diseños distintos –uno anacarado, otro que imita a un diamante rojo, y uno más dorado, triangular y mate- y, por supuesto, puede contar calorías, pulsaciones y pasos. ¿Cómo? Basándose en el flujo sanguíneo de la piel de la oreja. Mide unos 16 milímetros y cuenta con una batería de 8 horas de autonomía. Su precio ronda los 100 euros. 

  • Gafas WeOn: este wearable made in Spain y su montura WeGo, permiten al usuario hacer fotos, recibir notificaciones auditivas y lumínicas, cambiar su color –de entre hasta 256 distintos- en función del vestuario que haya escogido para esa jornada y escuchar música. Por supuesto, es posible graduarlas, y también son compatibles con cristales tintados (para las gafas de sol).

  • Pañuelos: una de las últimas apariciones en el mercado es Chameleon, que detecta el estado de ánimo de quien lo viste y/o su temperatura corporal y, en concordancia, cambia de tonalidad. Por ejemplo, el estampado del modelo negro desaparece cuando hace calor, mientras que el blanco y el verde reaccionan a los cambios de luz. Este último, además, brilla en la oscuridad. El pañuelo es obra de Neffa y está compuesto de varias capas de seda con distintas clases de tinta.

  • Zapatos: nos quedamos con Volvorii, un calzado que funciona con tinta electrónica al que ya dedicamos nuestro artículo Súper zapatos para adictos a la tecnología
  • K-Dress: a pesar de su precio prohibitivo –de unos 2.300 euros-, este vestido de seda se gana un hueco en nuestro post. Confeccionado a base de cientos de micro-LEDs, detrás de este invento se encuentra CuteCircuit, una empresa de moda pionera en integrar alta costura y tecnología. Por desgracia la mayoría de sus productos tan solo tienen cabida en espectáculos, museos, y quedan muy lejos del alcance de común de los mortales.

  • Chaquetas como las de Tomy Hilfigher, que incorporan paneles solares que recogen la energía del astro rey y; una energía gracias a la cual permiten cargar el teléfono y la tablet llevándolos en el bolsillo (y conectándolos, por supuesto). Eso sí, resultan un tanto más caras: 550 euros.

  • Relojes: no podíamos olvidarnos de los smartwatches. Sin embargo, tan solo nos referiremos a ellos de pasada. Nos quedamos con los diseños del Apple Watch (con correas, acabados metalizados y otras opciones del diseño personalizables), del Moto 360, del One Touch Wave de Alcatel y de Activité, este último modelo de Withings y con esfera circular.

De esta manera, parece que no son pocos los wearables con glamour que ofrece el mercado de la tecnología, un ámbito que cada día nos sorprende con diseños más precisos y funcionales, pero también más fashion. ¿Cuál es vuestro preferido?

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?