Súper zapatos para adictos a la tecnología… y a la moda

Volvorii, los zapatos inteligentes que cambian de color
Zapatos de fiesta a base de tinta inteligente, ‘peeptoes’ que toman ‘selfies’ y zapatillas que se anudan solas son algunas de las últimas novedades de este mercado que fusiona tecnología y moda

Tacones de infarto que cambian de color gracias a una tinta inteligente, deportivas que vibran según las coordenadas del Google Maps, zapatillas que se anudan solas, bailarinas capaces de registrar los mejores selfies, tenis infantiles con GPS... ¡Alerta!  Porque los smartshoes se preparan para conquistar el mercado.

Volvorii, los zapatos más combinables

De esta manera, los Volvorii, unos zapatos que acaban con los quebraderos de cabeza de las chicas más coquetas a la hora de combinar el calzado de fiesta con el resto del vestuario, se encuentran entre los últimos aterrizados. Estos súper heels, fabricados en cuero y goma, poseen un diseño elegante, de formas redondeadas y plataforma delantera a la última moda, e incluyen una pantalla flexible que funciona con tinta electrónica -la misma tecnología que los Kindle-, un módulo Bluetooth y una batería de carga inalámbrica. ¿El resultado? La posibilidad de alternar entre el blanco y el negro –pasando por los tonos intermedios y variadas combinaciones- e incluso de mostrar un patrón en el lateral del empeine. La personalización se lleva a cabo con el smartphone, con el que se encuentran sincronizados. Según Indiegogo, su precio de salida rondará los 150 euros.

Lechal, unas deportivas para invidentes

Por supuesto, no son únicos en su especie, sino que existen muchos otros. Es el caso de los Lechal, que incorporan GPS y están pensados para invidentes. De origen hindú, operan gracias a una plantilla también con bluetooth y que se conecta con nuestro móvil, accede al Google Maps y establece un recorrido, vibrando cada vez –con una intensidad determinada y en una zona concreta del pie- que se debe girar, realizar un cambio de dirección, etcétera. Son compatibles con Android e iOS y cuestan unos 100 euros. La iniciativa, sin embargo, no constituye una auténtica novedad sino que resulta similar a otras como la de Dominic Wilcox -que hace unos años inventó unos zapatos con un chip en el que se grababa una ruta-, a la de GTX –que comercializa unas deportivas para localizar a las personas con alzhéimer- y a la de los Smart Kid Shoe de MediaTek (con conexión wifi bajo la suela, pensadas para rastrear a nuestros hijos).

Centrados en la fotografía encontramos los selfie shoes que, como su propio nombre indica, sirven, precisamente, para autofotografiarse y superan, con creces, el famoso selfie stick. Este calzado para auténticas geeks –el modelo es femenino- ha sido idea de la marca de zapatos Miz Mooz. Ahora bien, para conseguir un buen ángulo, el usuario tendrá que gozar de una flexibilidad especial.

En el top 5 de la originalidad, asimismo, encontramos las Powerlace Advanced, un sistema de lazado parecido al de las Nike de Regreso al Futuro II que se adaptan a cada pie.

En definitiva: estos dispositivos, que avergonzarían (y dejarían a la altura del betún, nunca mejor dicho) al más sofisticado de los zapatófonos de Mortadelo y hasta a los tacones rojos de Dorothy del Mago de Oz, constituyen una muestra más de que los wearables buscan su propio espacio en la moda, un ámbito en el que tiene cabida no solo el calzado, sino también las joyas (Ear-O-Smart, Mica, las Fitbit diseñadas por Tory Burch y la Crystal Shine de Svarovski, los anillos de Ringly), los relojes (el Apple Watch), y hasta los espejos inteligentes (como los que la tienda Burberry de Regent Street, en Londres, introdujo ya en 2012). Una apuesta que se plasma, asimismo, en los acuerdos entre firmas como HTC y Under Amour, Oakley y Fossil con Intel, y Li-Ning con Xiaomi, entre muchos otros.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?