Windows 7 foto

La historia del software está llena de éxitos y de fracasos. Prácticamente por cada gran hito positivo hay uno negativo que le sirve de contrapartida. Entre los programas más criticados de la historia tenemos clásicos como RealPlayer o iWeb de Apple -que venía incluido en la suite iLife y que supuestamente servía para crear páginas web-. Los sistemas operativos tampoco se libran, evidentemente. Uno de los casos más o menos recientes es el de Windows ME, que recibió una gran cantidad de críticas debido a su lentitud y a sus problemas de estabilidad. No es de extrañar teniendo en cuenta que venía a sustituir a Windows 98, una de las versiones más celebradas.

No sería el único sistema de Microsoft que recibiría apasionados mensajes de odio por parte de los usuarios. Windows Vista también se llevó su ración de palos, lo que obedeció a distintas razones. Se dijo que los requisitos que necesitaba para funcionar eran absurdamente altos para la época, también sus problemas para actualizar, el elevado precio de las copias del sistema, las restricciones DRM adicionales que incorporaba y el Control de Cuentas de Usuario o UAC, que resultaba molesto a los usuarios.

Tal fue la avalancha de comentarios negativos que Microsoft recibió que decidieron que había que "deshacer todos los entuertos" y comenzar desde cero. Hacía falta un salvador para recuperar la confianza de los usuarios, algo nuevo que inspirase confianza. Ese fue el punto de partida de Windows 7.

Una vista general de Windows 7

Lo que se pretendía con Windows 7 es que fuese una actualización incremental que solucionase los errores cometidos con Windows Vista. Como ya hemos dicho su recepción crítica fue muy pobre, con lo que necesitaban una nueva versión que sí funcionase como era debido a la par que se mantenía la compatibilidad entre hardware y software.

El sistema operativo continuaba trabajando con la interfaz Aero que se introdujo en Windows Vista, a la par que presentaba una barra de tareas rediseñada que permitía "anclar" programas a ella y nuevas características de gestión de ventanas, entre otras cosas como por ejemplo un UAC mucho menos intrusivo.

En el momento de su llegada al mercado Windows 7 recibió críticas muy favorables que hablaban de una mejora general con respecto a su predecesor -lo que supone un claro contraste-. Esto se debía a un rendimiento más fluido, su interfaz más intuitiva, el ya mencionado UAC remodelado y otras mejoras que se llevaron a cabo en la plataforma.

En general se trató de un gran éxito comercial de Microsoft. Las precompras para la séptima iteración de su sistema operativo en Amazon alcanzaron cifras de record, con 100 millones de copias vendidas en sólo seis meses. De hecho continúa siendo la versión más utilizada de Windows a día de hoy, con un 49% de cuota de mercado en junio del presente año.

Vista del escritorio en Windows 7Vista del escritorio en Windows 7

La historia de Windows 7

El nombre en clave interno que se dio a Windows 7 fue Blackcomb, que originalmente fue planeado como un sucesor de Windows Xp y Windows Server 2003. Se habló de la inclusión de grandes características, incluyendo un mayor énfasis en la búsqueda y la consulta de datos y un sistema de almacenamiento avanzado llamado WinFS que debía permitir dichas mejoras.

Durante este período apareció una versión interna llamada Longhorn -que acabó convirtiéndose en Windows Vista-. Dicha versión se anunció para 2003, retrasando el desarrollo de Blackcomb. Para mediados de aquel año Longhorn había conseguido algunas de las características que iban a ir a parar a Blackcomb.

Después de que los gusanos Blaster, Nachi y Sobig causasen estragos durante un corto período de tiempo en agosto de 2003 Microsoft se vio obligada a cambiar sus prioridades, dejando parte del grueso de trabajo de Longhorn en suspenso mientras desarrollaba service packs nuevos para Windows XP y Server 2003. El desarrollo del nuevo sistema operativo se detuvo y más tarde se retomó, con un recorte de características incluido. Finalmente Blackcomb fue rebautizado como Vienna en 2006.

Windows Vista despertó la ira de los usuariosWindows Vista despertó la ira de los usuarios / Alex Brewer editada con licencia CC BY-SA 2.0

La solución al desastre de Windows Vista

En el momento de su salida al mercado Windows Vista fue ampliamente criticado como ya hemos comentado. Por todos los motivos anteriormente mencionados su adopción fue relativamente baja, con muchos usuarios que prefirieron no actualizar desde Windows XP.

De hecho en julio de 2007, sólo seis meses después de su lanzamiento público, se anunció Windows 7 como su sucesor y se dijo que la nueva versión llegaría en tres años. Bill Gates sugirió en una entrevista concedida a Newsweek que esta nueva iteración estaría "más centrada en el usuario". También aseguró que se centrarían en las mejoras en el rendimiento.

Para ello la empresa intentaba usar nuevas herramientas de medición de rendimiento de distintas áreas del sistema operativo de forma continua, con lo que se pretendía localizar código poco eficiente y prevenir rendimientos insuficientes. Desde Microsoft se aseguró que al migrar a Windows 7 no habría tantos problemas como al hacerlo a Windows Vista. Unos mil desarrolladores participaron en la creación del sistema operativo, organizados en 25 equipos de unos 40 trabajadores por cada uno.

Propiedades del sistema en Windows 7Propiedades del sistema en Windows 7

Windows 7 se oficializa como nuevo sistema operativo

En octubre de 2008 se anunció Windows 7 como nombre oficial del nuevo sistema. La primera build que se envió a partners de Microsoft fue Milestone 1 (build 6519), liberada en enero de 2008. En octubre de 2008 Steve Ballmer confirmaba la compatibilidad entre Windows Vista y Windows 7, indicando que este último sería una versión refinada del anterior.

En la PDC de 2008 Microsoft realizó una demostración de Windows 7 mostrando su nueva barra de tareas rediseñada. La beta del sistema operativo se filtró el 27 de diciembre de 2008 a través de la red Torrent. Según una prueba de rendimiento ejecutada por ZDNet, Windows 7 superaba a Windows XP y Windows Vista en varias áreas clave, incluyendo tiempo de arranque y apagado y trabajo con archivos

El 7 de enero de 2009 se filtraba la beta de la versión de 64 bits de Windows 7, con algunos torrents infectados con un troyano. En el CES de 2009 Steve Ballmer anunciaba la disponibilidad de dicha beta para suscriptores de MSDN y TechNet como una imagen ISO, siendo lanzada oficialmente dos días después de la filtración.

Conseguir la ISO, sin embargo, no fue una tarea fácil. Hubo un importante obstáculo a salvar: servidores colapsados por un tráfico inusitadamente alto. El interés por parte de los usuarios fue tan grande que el tiempo de descarga se extendió primero hasta el 24 de enero y después hasta el 10 de febrero.

La build 7100 fue la release candidate, disponible para suscriptores de MSDN y Technet y participantes del programa Connect, se pudo descargar a partir del 30 de abril de 2009. El día 5 de mayo se puso a disposición del público a pesar de que también se había filtrado en la red BitTorrent.

La versión estable y oficial de Windows 7 fue lanzada al público el 22 de julio de 2009.

Windows 7 en la actualidad

Cuota de mercado actual de sistemas operativosCuota de mercado actual de sistemas operativos

Como ya hemos comentado al principio del artículo este sistema operativo cuenta con una importante presencia a día de hoy. Si nos fijamos en la cuota de mercado de los principales sistemas operativos veremos que se encuentra instalado en casi el 50% de los ordenadores que hay actualmente en el mundo, con Windows 10 como perseguidor más inmediato.

Hablando de Windows 10, muchos usuarios de Windows 7 no han querido actualizar a la nueva versión del sistema de Microsoft, ya sea porque se encuentran cómodos con lo que tienen o por las acusaciones sobre la invasión de privacidad a las que ha tenido que enfrentarse esta nueva iteración.

Microsoft es consciente de ello, por lo que ya no licencia Windows 7 para equipos OEM como podrían ser los de HP o Asus. Con esto intentan que Windows 10 consiga un impulso mayor y sea más aceptado, aunque desde luego su cuota de mercado nada tiene que ver con la de Windows 8 u 8.1.

Sea como fuere y con el fin del soporte extendido programado para el 14 de enero de 2020, está claro que esta versión del sistema operativo de Microsoft seguirá contando con un amplio respaldo entre los usuarios durante unos cuantos años. Queda por ver qué hará la empresa de Redmond para intentar que su último producto consiga replicar esta aceptación, pero será complicado conseguirlo.

Masaru Kamikura editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?