DropBox

De vez en cuando uno tiene el gusto de encontrarse con aplicaciones que merecen quitarse el sombrero, y DropBox es una de ellas. Existen muchos servicios de pero ninguno es tan indoloro e inoloro como éste, ni tan práctico que nos haga prescindir realmente de nuestras memorias USB.

Aquí no se trata de subir archivos a ningún servidor de Internet, ya sea mediante FTP, el propio navegador o alguna herramienta creada expresamente. Esto pertenece al pasado y a servicios como SkyDrive o Box.

Aquí de lo que se trata es de guardar nuestros archivos en una carpeta local que nos permitirá, vía sincronización, acceder a ellos directamente desde Internet o cualquier otro ordenador.

DropBox

A diferencia de otros servicios de almacenamiento online, con DropBox los archivos que están guardados en la carpeta existen realmente en nuestro disco duro y podemos trabajar con ellos en modo local. Los datos que aparecen en nuestra carpeta local no están "en la nube" sino que se sincronizan a ella. A todos los efectos funciona como una carpeta más de nuestro equipo, con la diferencia de que un pequeño símbolo nos indicará si nuestros archivos están actualizados o en proceso de sincronización.

Por si esto fuera poco en su página web DropBox guarda versiones antiguas de los ficheros y copias de los que hayamos eliminado, de modo que accediendo a ella podemos recuperarlos en cualquier momento. Los archivos también pueden compartirse a través de una dirección URL.

Las utilidades que se le pueden dar a DropBox son infinitas y llegan hasta donde lo haga nuestra imaginación. He aquí unas cuantas. ¿Se os ocurren más?:

DropBox
  • Como cliente y servidor FTP: Si lo instalamos en un servidor web podemos actualizar automáticamente una página web sincronizando sus archivos.
  • Como red privada P2P: Si le pasamos nuestro usuario y contraseña a nuestras amistades o compañeros de trabajo podemos compartir archivos entre nosotros a una velocidad tan pasmosa que ríete tú de torrents, eMules, Ares y compañía.
  • Como servidor de descarga directa: podemos obtener direcciones URL de nuestros archivos y pasárselo a nuestras amistades para que se los descarguen.
  • Como "escritorio web": DropBox no incluye ninguna aplicación web de oficina ni nada parecido, pero al poder disponer de nuestros documentos en cualquier sitio puede cumplir un cometido muy similar al de Google Docs, con la diferencia de que resulta más cómodo editar los documentos directamente desde un cliente de escritorio como WordPad, Writer o Microsoft Word que tener que utilizar el navegador. Yo usaba bastante el servicio de Google hasta que descubrí esta nueva forma de trabajar.

El servicio es gratuito hasta los 2 GB de almacenamiento -ampliable a 3 GB si convencemos a cinco amigos de que se inscriban. Suficiente para llevar nuestros archivos en la nube allá dónde estemos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?