Usar el smartphone en situaciones comprometidas

Los teléfonos son ya parte de nuestro día a día. Los utilizamos, sin darnos cuenta, para realizar multitud de tareas de todo tipo. Nos ponemos en contacto con otras personas, sea llamándolas (sí, todavía existe esa opción) o escribiendo en una de las decenas de apps de mensajería. Podemos comprar por Internet, ubicarnos en una ciudad que no conocemos, saber cuál es el mejor restaurante de comida chilena o enterarnos del estado emocional de nuestra estrella de Hollywood favorita. Pese a ese uso ocioso, nacido de las innumerables presentaciones de las grandes marcas del sector en las que quieren mostrarnos sus productos como una necesidad, el smartphone es mucho más.

¿Qué ocurre cuando realmente estamos en una situación comprometida? Puede sonar extraño, pero tener un objeto que nuestros bisabuelos catalogarían como mágico nos puede abrumar. Y es que los árboles, en ocasiones, nos impiden ver el bosque. Las decenas de miles de apps en nuestros móviles pueden servir de ayuda, sí, pero también de distracción para utilizar nuestro aparato de manera verdaderamente útil y eficiente. Veamos cuáles son estas situaciones tan incómodas o peligrosas.

Cuando el smartphone es bienvenido en situaciones serias

Habrá ocasiones en las que tener un teléfono inteligente pueda ser la diferencia entre una situación de mucho estrés con la tranquilidad absoluta. Estos aparatos no son solamente para llamar y recibir llamadas, también nos salvará en momentos de angustia en los que, incluso, temes por tu seguridad. Desde Mic.com adelantan varios de estos momentos. Aquí van más.

Cuando sientes el peligro en soledad

Es típica la situación de no conocer un lugar o deambular por una calle en la que uno no se siente seguro. Ese instante en el que un teléfono inteligente puede salvar una situación peligrosa. Muchos de ellos pueden ser sistemas de alarma esenciales y eficientes a la hora de llamar la atención a alguien sobre una situación. Existen una gran variedad de aplicaciones gratuitas (Bsafe, Women Safety, Chilla o Feel Safe), tanto en sistemas operativos de Apple como de Google o Microsoft, que si previamente las hemos configurado bien, podrían salvarnos. Deberemos, primero, establecer una serie de números de teléfono a los que se enviaría una llamada (también SMS o texto en una app de mensajería) con una frase predefinida de emergencia para dar a entender que estamos en peligro. Estas aplicaciones pueden, incluso, enviar nuestra localización en ese preciso momento, por lo que podría resultar vital a la hora de encontrarnos.

Típica situación en la que nuestro subconsciente está alertaTípica situación en la que nuestro subconsciente está alerta / [martin...T] editada con licencia CC 2.0

Cuando tienes una emergencia sanitaria

En el momento en que una persona tiene un ataque al corazón, está herida o ha sufrido un accidente, siempre se puede llamar por teléfono a emergencias. Pero el 112 no siempre es un número de fácil acceso si no existen otras personas que puedan realizar la llamada y tenga que ser el propio afectado. En una situación hipotética en la que la persona que necesita la ayuda está sola y no tiene capacidad de habla como para llamar por teléfono existen apps como SOS Emergencias para bomberos, Alpify, Cardiac Rescue Point (que señala donde está el punto de rescate cardíaco más cercano) o PocketCPR (que te enseña a hacer un masaje cardíaco en caso de emergencia). Cada una con sus características, permiten enviar una ubicación establecida por GPS e incluso permiten contactar si no se tiene cobertura con el móvil gracias a la llamada del 112. Al margen de estas aplicaciones específicas, siempre tenemos nuestro servicio de mensajería que gastemos a diario con el que poder enviar ubicación, nota de voz o escribir.

Será mejor avisar a tiempo a los bomberosSerá mejor avisar a tiempo a los bomberos

Busca lo que sea, cuando sea y en el lugar que sea

Es verdad, puede que no nos demos cuenta pero nuestro smartphone es una fuente inagotable de información a la que poder acudir cuando lo necesitemos. ¿Quién no ha buscado una parada de autobuses en una gran ciudad? ¿O ubicado la boca del metro más cercano? Estas utilidades lógicas de los teléfonos son solo una parte. Ese acceso de información es tal que podemos incluso saber dónde está urgencias o contactar con un ginecólogo si tú o tu pareja ha roto aguas. Nos hemos acostumbrado tanto al teléfono que en estos momentos puede que nos sintamos hasta tranquilos. Sólo hay que pensar en alguien que tenga una situación así en, por ejemplo, 1960, para darnos cuenta del cambio abismal que han supuesto los teléfonos inteligentes.

Mejor no ir de improvistoMejor no ir de improvisto / [Xuanxu] editada con licencia CC 2.0

Quedarse tirado con el coche

Quedarse tirado en una carretera, y no precisamente cerca de una población, era otra de las situaciones que en el pasado suponían un quebradero de cabeza al tener que acercarse a una cabina haciendo autostop. Hoy en día, muchos seguros de automóviles tienen su propia aplicación para móvil que contacta directamente con ellos, incluso podemos ver la ubicación de la grúa que se acerca o del coche de sustitución. De no tener esas aplicaciones, podremos acceder a otras como Road Angels, una app que envía un mensaje hasta a trescientos contactos de Facebook pidiéndoles ayuda además de tu ubicación. No está mal cuando las personas a las que deseas llamar no contestan.

Quedarse tirado aquí es sinónimo a comienzo de película de terrorQuedarse tirado aquí es sinónimo a comienzo de película de terror / [Ken Lund] editada con licencia CC 2.0

Y para pseudodramas diarios el móvil es una bendición

Al margen de estas situaciones que se convierten en problemas reales a tener en cuenta, el uso de smartphones nos beneficia en otros momentos quizá menos vitales (pero igual de fastidiosos). No se puede comparar con salvar una vida o encontrar un ambulatorio ante una necesidad, pero seguro que puede venir muy bien.

Se acabó perder las llaves

Vamos a la playa y tras varias horas de tomando el sol recogemos nuestras cosas y nos damos cuenta que hemos perdido las llaves. Es el momento de utilizar alguna aplicación que detecte metales. Probadlo escribiendo 'detector de metales' en el buscador. Los hay varios, y la mayoría no suponen una verdadera ayuda, pero estos programas que miden la radiación electromagnética que hay alrededor notan cierta distorsión al toparse con algo de metal. Si unas llaves están perdidas en la arena y tenemos que encontrarlas deberemos sostener el móvil solamente varios centímetros por encima de la arena y ponernos a buscar. Una estampa bastante estúpida, pero es mejor que nada.

Difícil encontrar unas llaves, hasta con smartphoneDifícil encontrar unas llaves, hasta con smartphone

Parece imposible, pero se puede colgar recto un cuadro

No es algo a vida o muerte, pero sí puede poner a prueba tus nervios mientras discutes con otra persona si un cuadro está o no recto (normalmente uno dirá que sí, que completamente y el otro dirá que ni por asomo). Estas aplicaciones abundan y ofrecen mejores prestaciones de lo que esperaríamos. Incluso hay smartphones que vienen de serie con un clinómetro. Con los niveles que hay repartidos en las tiendas virtuales por fin tendremos el cuadro como queremos. Eso sí, tras poner el móvil sobre el marco recordad coger unas escaleras para ver el resultado en la pantalla. Si no, de nada servirá.

Todos odiamos colgar cuadrosTodos odiamos colgar cuadros

Quieres irte de esa cita y no sabes cómo

Es fácil, con los teléfonos de ahora podemos, entre otras cosas, simular una llamada inoportuna y escapar de una cita, una reunión de trabajo o cortar con una conversación que no nos interese nada. Fake Call es la más famosa, pero abundan las copias y las copias de copias en las tiendas de descargas de apps de nuestro móvil. Es tan fácil como descargarla y programar una llamada que, supuestamente, no esperamos. Lo malo es que deberemos presuponer qué situaciones van a ser incómodas y tediosas con antelación, para poder preparar la app. Bueno, hazlo siempre que vayas a casa de tus suegros y ya está.

No mientas. Quieres irte pitando de ahíNo mientas. Quieres irte pitando de ahí / [mjtmail (tiggy)] editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?