CleverPet con perro en acción

La de los animales de compañía es una industria que mueve miles de millones de euros al cabo del año en todo el mundo. Vinculada a ella existe todo tipo de investigación e ideas que tratan de hacer la vida de las mascotas más sencilla y, en última instancia, la de sus propietarios. En esta línea CleverPet ha presentado un concepto bastante novedoso como es el de ser una consola de juegos para perros. Éste dispositivo electrónico que recuerda al famoso Simon, el juego en el que había que seguir secuencias de luces y tonos, para canes es una de tantas novedades llamativas que se pueden contemplar estos días en el CES 2016 de Las Vegas.

Un perro con algo que hacer es un perro feliz

Bajo esta premisa se apoya el desarrollo de CleverPet, que emana de los estudios en psicología y necesidades cognitivas caninas que concluyen que la mente de un perro necesita estar activa y estimulada frecuentemente. Al fin y al cabo es de cajón, tal y como señala uno de los ideólogos de este invento:

La mayor parte de nosotros no deja sólo en casa a un miembro de la familia todo el día y le pide que duerma todo el tiempo.

En este vídeo podemos echar un vistazo a cómo funciona el invento que causará furor entre la comunidad canina:

El juego electrónico CleverPet es una pequeña cúpula con luces de flash, altavoces y la madre del cordero, aquello que todo propietario de perro sabe que más puede motivar a su fiel compañero: un dispensador de comida. Éste ofrece pequeñas croquetas de pienso seco cuando el perro completa de manera satisfactoria su misión.

El software de este dispositivo ofrece diferentes juegos para el perro, que van desde el típico entretenimiento de persecución (en este caso se persiguen luces y se obtiene el premio cuando la pata caza la luz) a combinaciones de luces que desafían al perro a aprender patrones cada vez más complejos, a modo del famoso Simon antes mencionado. La dificultad es ajustable, para que se pueda adaptar a los perros más espabilados y también a los más lentos.

Toda su actividad se puede monitorizar a través de una aplicación para móvil ya que se conecta a internet a través de WiFi, lo que permite al dueño estar al tanto de todas las novedades. Con el micrófono éste podrá escuchar los ladridos y sonidos del perro, así como también grabar su propia voz para que la reproduzca y llamar su atención.

El desarrollo de CleverPet fue posible gracias a una campaña de financiación en Kickstarter que durante 2014 consiguió recaudar más de 180.000 dólares. Su precio ahora mismo está en torno a los 270$. En su web encontrarás toda la información que necesitas para conseguirlo.

Otros ejemplos de tecnología para perros

Éste es un ejemplo más, aunque quizá uno de los que más llaman la atención, de cómo la tecnología también trabaja para el mejor amigo del ser humano. Sin embargo hay algunos más no menos curiosos:

DOGTV

En la ochentera y ya mítica adaptación de Cuento de Navidad de Dickens protagonizada por Bill Murray que en España se conoció como Los fantasmas atacan al jefe, se planteaba lo que entonces parecía una idea disparatada: un canal de televisión para gatos.

Pues bien, para gatos no, pero para perros sí. DOGTV es un canal de televisión específicamente diseñado para estos. Sus contenidos están pensados para el goce y disfrute de nuestros cuadrúpedos. He aquí un ejemplo extraído de un capítulo de Relaxation.

Koolinator

Koolinator es otro de esos dispositivos que intentan hacer más fácil su vida, y a la vez la de sus dueños. Se trata de una fuente de agua que funciona cuando el perro posa sus patas sobre el pedal que acciona el grifo. Perfecto para que disponga siempre de agua.

iFetch

Y posiblemente ya conozcas iFetch o conceptos similares, más que nada porque el concepto se ha hecho viral a través de YouTube. El lanzador de bolas automático que entretiene al perro lanzándole una y otra vez la pelota. Una idea un poco más primitiva que CleverPet pero que para muchos perretes es igualmente efectiva… o más, dependiendo de lo obsesivos que sean.

Apelando a la responsabilidad de los propietarios de perros

Sin embargo hay una cosa en todo esto que no podemos obviar y que aunque parece una perogrullada es sorprendente la de veces que es conveniente recordar: un perro (o cualquier otro animal doméstico) no es un juguete. Confiar su educación y/o cuidado a un artilugio como CleverPet (que para resolver una emergencia puede estar muy bien) es tan chungo como dejar a un niño todo el día cara a la televisión o al videojuego de turno. Seamos responsables y si queremos un perro pero no tenemos posibilidad de responsabilizarnos de él, mejor no lo tengamos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?