Concepto de diseño del primer Droneport

La fundación Norman Foster ha propuesto un nuevo e interesante proyecto llamado Droneport: aeropuertos para drones de carga capaces de transportar de forma masiva suministros urgentes en zonas de África poco accesibles.

El uso de drones más alla de objetivos fotográficos

Este tipo de drones o aviones no tripulados pueden atravesar fácilmente cualquier tipo de obstáculo geográfico como ríos y montañas sin necesitar de grandes infraestructuras. En África, la falta de carreteras, túneles o puentes hace que dos tercios de la población del continente viva aislada ya que el crecimiento y el desarrollo de la población es muy superior a una economía incapaz de abarcar el gasto de crear una red de carreteras suficiente para todos.

África es un continente en el que la brecha entre la población y la infraestructura de crecimiento está aumentando de manera exponencial. (Norman Foster)

La clínica y la oficina de correos de DroneportLa clínica y la oficina de correos de Droneport

Según Foster + Partners, la firma de arquitectos de Norman Foster, los drones y los "Droneport" podrían hacer llegar sangre y suministros para salvar vidas a más de 100km de distancia a un mínimo coste, proporcionando así una alternativa económica capaz de complementar las entregas en carretera en las zonas en las que no las hay acercando suministros indispensable a cada zona rural.

Se proponen dos redes de servicios diferentes según su objetivo:

  • La Redline o línea roja de drones más pequeños para suministros médicos y urgentes.
  • la Blueline o línea azul que más enfocada al comercio para transportar piezas de repuesto, electrónica o incluso paquetería de comercio electrónico.
Dos redes de transporte diferentes: la Redline y la BluelineDos redes de transporte diferentes: la Redline y la Blueline

También puede interesarte: 5 proyectos que convierten tu ordenador en una máquina solidaria al donar CPU

Droneport: el futuro centro neurálgico de Ruanda

El diseño del Droneport incluye una zona de aterrizaje seguro para los drones, un centro de salud, un taller de fabricación, una sala de mensajería y un centro comercial e-commerce de forma que se pueda convertir en parte de la vida de la comunidad local al igual que lo son las gasolineras para el tráfico por carretera. Para hacerlo sostenible, el Droneport se imagina como un kit en el que sólo la maquinaria se desplazaría hasta allí y las materias primas de construcción serían de la zona para eliminar costes de transporte y hacerlo más sostenible.

Un proyecto de construcción sostenibleUn proyecto de construcción sostenible

El proyecto piloto está programado para 2016 en Ruanda, un país cuya geografía física y social plantea múltiples retos. Se trata de une plan inicial de tres edificios, que se completará en 2020 y que permitirá enviar suministros al 44% del terreno del país africano.

Inicialmente, el proyecto desplegará drones de 3 metros de envergadura, con capacidad para transportar una carga útil de 10 kg. Para el 2025, se prevé que los drones midan unos 6 metros y sean capaces de transportar cargas de hasta 100 kg. Un proyecto muy ambicioso y un gran avance para los derechos humanos.

Un lugar para realizar aterrizajes segurosUn lugar para realizar aterrizajes seguros

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?