El plato Limbo para apoyar el iPhone

La obsesión de los usuarios de las redes sociales, sobre todo de Instagram, de fotografiar su comida y de subirla a Internet ha llegado demasiado lejos. La más antigua bodega de Israel, Carmel Winery, ha decidido aprovechar la estupidez humana e intentar vender al cliente platos perfectos para conseguir fotos ideales en Instagram en lugar de buena comida a unos nada desdeñables 155$ la hora de experiencia.

Foodography: cuando la foto importa más que la calidad del plato

Este fenómeno, que han llamado Foodography y que ha llegado a ser Trending Topic con el hashtag #FDGR, pretende conectar con una nueva generación que no se interesa tanto por el vino como por las redes sociales.

La bodega ha llegado a un acuerdo con el restaurante Catit en Tel-Aviv para ofrecer en ciertas ocasiones un menú "Instagrammable" con unos platos llenos de color y una vajilla supuestamente capaz de realzar la belleza de la fotografía diseñada por el artista Adi Nissani. El plato al que el artista llama Limbo tiene la forma ideal para que la foto resultante se centre plenamente en los ingredientes del plato mientras que el plato 360º está diseñado para poder conseguir el mejor ángulo para la instantánea. Hasta dónde vamos a llegar...

El concepto de Food-O-Graphy podría ser una genialidad por parte de Carmel Winery pero habría que plantearse seriamente qué línea hemos cruzado para que una campaña de este tipo tenga tal éxito.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?