Muchas veces, al descargarnos algún archivo o archivos de Internet este viene comprimido dentro de otro archivo, o bien podemos necesitar recopilar nuestros propios archivos minimizando el espacio que ocupan. Para ello existen los programas compresores, echemos un ojo a algunos de ellos:

Compresores
  • WinZip: El clásico, su formato abanderado (.zip) es el más extendido, aunque no por ello el más efectivo. Permite además la creación de archivos autoejecutables que descompriman los archivos sin necesidad de poseer el programa e incorpora utilidades FTP. No es un programa libre.
  • WinRar: Otro clásico, su formato (.rar) ofrece una compresión ligeramente mejor a la de WinZip. Sus utilidades son similares, pero permite además dividir un archivo comprimido en varios archivos más pequeños. Es un programa propietario.
  • Gzip: Compresor estándar de Linux, englobado en el proyecto GNU, sus formatos estándar (.gz y .tar.gz ) son los más usados en los sistemas Unix.
  • 7-zip: Compresor de libre distribución, cuyo formato (.7z) tiene unos ratios de compresión similares a los de otros formatos (como .rar o .ace), con el aliciente de ser un programa gratuito.
  • WinAce: Otro programa compresor propietario cuyo formato (.ace) tiene un muy buen nivel de compresión.
  • IZArc: Programa gratuito muy eficaz, cuya mayor cualidad es su capacidad de convertir archivos de un formato a otro, incluso imágenes de CD.

Hay que destacar que todos estos programas abren una gran cantidad de formatos de archivos, además de los suyos propios. Sin entrar en detalles, la elección de uno de ellos depende del criterio del usuario.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?