Algunos informes sitúan la cuota de mercado de Android por encima del 80 %. Sin duda, está presente una ingente cantidad de dispositivos, desde relojes inteligentes a tabletas. Eso supone gestionar los datos de millones de usuarios y actuar como intermediario entre ellos y las aplicaciones. Con el fin de mejorar la seguridad y la privacidad, se ha implementado un sistema de permisos muy completo. De esta manera, el usuario tiene el control sobre la información que cede al software de su teléfono.

En este artículo te explicamos qué son, para qué sirven y cuáles son los permisos que hay en Android. Con esta información en la mano, sabrás gestionar mejor los datos que facilitas a las aplicaciones que instaladas en tu dispositivo.

Qué son los permisos en Android

Los permisos en Android son autorizaciones de acceso para diversos recursos del sistema y del dispositivo, como los datos personales del usuario o los componentes de hardware. De esta manera, el usuario tiene el control sobre el tipo de información que facilita al software instalado y las funcionalidades permitidas.

Una aplicación puede solicitar permiso a un recurso para diferentes tareas. Por ejemplo, algunas aplicaciones solicitan acceso al micrófono. Otorgarlo te va a permitir hacer videollamadas o enviar notas de voz por WhatsApp. Asimismo, también se requiere para pasar voz a texto en Android. Como ves, mismo permiso, funciones diversas.

En resumidas cuentas, los permisos de Android son una protección para la privacidad y la seguridad de la información personal que almacenas en tu dispositivo. La recomendación más habitual en estos casos es que no aceptes todos los permisos solicitados por una aplicación a la primera. En muchas ocasiones, estas se ejecutan a la perfección sin facilitar acceso a ciertos recursos. Por el contrario, a veces te verás obligado a proporcionar una autorización para cierto componente, ya que, de lo contrario, la app no podrá desempeñar sus funciones correctamente.

Qué tipos de permisos hay y para qué sirve cada uno

Si bien es cierto que Google declara un listado oficial de permisos que podemos considerar comunes, existe una lista muy extensa de permisos. En vista de esto, podemos clasificarlos de la siguiente manera:

  • Permisos usuales. Son aquellos que se utilizan para dar cobertura a las funcionalidades generales propias de la aplicación. En este grupo podríamos hablar del acceso a la cámara, el micrófono, el registro de llamadas y demás.
  • Permisos muy específicos. Hay otros permisos que son menos frecuentes, pero que también se solicitan en ocasiones. Por ejemplo, a una aplicación se le puede impedir mostrar contenido en modo flotante (PiP o Picture in Picture) o autorizar para que instale aplicaciones externas en formato APK. Estas autorizaciones no forman parte de la sección Permisos del apartado Información de la aplicación. Más bien, suelen encontrarse en zonas dedicadas.
  • Permisos avanzados. Se trata de autorizaciones para desempeñar funciones avanzadas. Lo cierto es que son pocas las aplicaciones que los solicitan y son dados en aquellos desarrollos destinados a efectuar tareas avanzadas. Sin ir más lejos, podríamos incluir aquí el permiso para mostrar contenido sobre otras apps que emplean las aplicaciones de grabación de pantalla.
Permisos denegados en WhatsAppPermisos denegados en WhatsApp

Esta es una clasificación que hemos hecho basándonos en nuestra experiencia y no se corresponde con la que encontrarás en la documentación oficial de Android. En realidad, nuestra intención al usar estos criterios es recalcar que en Android hay diversos niveles de permisos y que no todos ellos los encontrarás en el mismo apartado.

Lista de permisos de aplicaciones Android

Este es el listado completo de permisos que una aplicación puede solicitar en Android:

  • Actividad física. Das acceso a una aplicación a los datos referentes a tu actividad, como los pasos, los desplazamientos a pie o en bici y otras estadísticas.
  • Almacenamiento. Permite manipular los archivos de tu teléfono. Uno de los permisos que más se solicitan, pues es vital para guardar cualquier fichero generado.
  • Archivos y contenido multimedia. Un permiso similar al anterior, pero centrado en las fotos, el contenido y otros ficheros multimedia del dispositivo.
  • Calendario. Acceso a los calendarios locales de tu terminal.
  • Cámara. Permite utilizar la cámara para hacer fotos o grabar vídeos.
  • Contactos. La aplicación visualiza tu lista de contactos.
  • Dispositivos Bluetooth cercanos. Admite que las aplicaciones detecten y hasta se conecten a dispositivos cercanos.
  • Micrófono. Permite grabar audio.
  • Registros de llamadas. Proporciona acceso al historial de llamadas. También da permiso para modificarlo, si es necesario.
  • Sensores corporales. Da vía libre para obtener información de los sensores sobre tus constantes vitales que tenga tu teléfono.
  • SMS. Accede a los SMS entrantes y envía SMS.
  • Teléfono. Permite hacer llamadas.
  • Ubicación. Abre la puerta a que la aplicación te geolocalice. En las últimas versiones de Android se puede proporcionar una ubicación aproximada para mejorar la privacidad.

Además de estos, destacamos otros que no son tan frecuentes, pero sí igual de relevantes:

  • Permitir mostrar sobre otras apps. Le da permiso a una aplicación para que muestre elementos flotantes.
  • PiP. Permiso para la reproducción flotante de vídeos.
  • Instalación de aplicaciones. Permite que la aplicación instale archivos APK. Es muy frecuente que lo solicite el navegador, cuando acabas de descargar un fichero de este tipo.
  • Accesibilidad. Permite a las aplicaciones acceder a funciones de accesibilidad.
  • Permitir que se modifiquen ajustes del sistema. Admite que las aplicaciones hagan cambios en los parámetros de las preferencias en el dispositivo.

Recomendados

Más sobre seguridad y privacidad en Android

Otros relacionados