Edgar Otero

Edgar Otero

Redactor en Malavida
Si necesitas mi ayuda pulsa F1
Sobre mí...

Hola, mi nombre es Edgar. Soy técnico en sistemas informáticos y redactor de contenidos especializado en tecnología. Mi relación con el mundo de la informática y del software empezó con un Pentium II y Windows 95. Mis recuerdos tecnológicos se componen de redes P2P, Messenger y una gran biblioteca de música en iTunes. Después tuve un iPod y durante algunos años formé mi ecosistema Apple que, hoy en día, creo que está muy sobrevalorado.

Actualmente escribo sobre tecnología en diferentes medios y sigo siendo un nómada digital que migra de servicio en servicio. Ahora uso Windows, Android y Alexa.

Algunas preguntas...
  • ¿Qué sistema operativo prefieres o utilizas más?

    Windows 10 y Android. Creo que cada vez hacen mejor pareja.

  • ¿Cuál crees que es el mejor sistema operativo móvil?

    No creo que sea necesario escoger. iOS y Android tienen sus luces y sus sombras. Mención honorífica para el excelente pero olvidado Windows Mobile.

  • ¿Qué aplicación no puede faltar en tu PC?

    Claramente, Word. Sin embargo, Microsoft Edge se ha vuelto bastante imprescindible últimamente.

  • ¿Tienes algún juego preferido?

    No, no soy para nada jugón. Eso sí, tengo gratos recuerdos de Ignition. Quizá haya quien lo conozca.

  • ¿Te gustan las redes sociales? ¿Con cuál te quedas?

    Son buenas herramientas de comunicación en algunos casos, pero tienden a saturarme.

  • ¿Cuál piensas que es el invento tecnológico del último siglo?

    El smartphone y todo el ecosistema creado a su alrededor. Es fascinante lo que ha cambiado el mundo gracias a la guerra entre Apple, Google, Samsung y otros, como HTC.

  • ¿Quién consideras que es la persona que más ha contribuido al desarrollo del software?

    Depende lo que cataloguemos como software. Opino que muchos han aportado su granito de arena. Linus Tolvard, Bill Gates o Steve Jobs han tenido gran peso en el mundo del desarrollo. Bajo mi punto de vista, en este campo no debemos obviar a gente como Mark Zuckerberg, Larry Page o Daniel Ek que han capitaneado grandes desarrollos web.