Cómo hacer que Fortnite vaya más rápido

Fortnite por lo general fluye a 60 frames por segundo pero se puede optimizar para que vaya más rápido con diferentes configuraciones. Para ello en primer lugar hay que dirigirse al menú de ajustes donde se encuentran diferentes ventanas con parámetros a modificar.

En el caso del vídeo hay que hacer estos ajustes:

  • Modo de ventana a pantalla completa.
  • La resolución de pantalla cuanto más baja más FPS. Se ganará en velocidad pero se perderá en resolución.
  • FPS estable a 60. Tras este ajuste se desactiva el marcador de FPS.
  • Calidad de imagen baja.
  • Resolución 3D a 480p.
  • Distancia de visión cercana.
  • Sombras desactivadas.
  • Desactivación del antialising.
  • Texturas bajas.
  • Posprocesado bajo.
  • Se desactiva la sincronización vertical, el desenfoque de movimiento y la muestra de hierba.

En cuanto al sonido, aunque no es tan importante para la fluidez del juego, también afecta. Es aconsejable desactivar todo aquello que no se necesite.

Como podemos ver, disfrutar de una mayor fluidez en la acción implica sacrificar aspectos que tienen que ver con la calidad de la imagen. Hay que tener en cuenta que mantener una calidad máxima afectará el rendimiento del dispositivo porque es posible que no sea capaz de satisfacer todas las exigencias de hardware necesarias.

Por el contrario, si lo que quisiéramos es aumentar el FPS porque disponemos de un hardware capaz de hacer que rinda a la máxima velocidad posible, por lo general habría que llevar a cabo estos cambios:

  • Antialising desactivado salvo la corrección gamma.
  • Se desactiva el filtrado anisotrópico.
  • Se activa el filtrado de texturas.
  • Se selecciona una única pantalla en la aceleración multipantalla.
  • Se desactiva la teselación.
  • Frame Rate Control pasa a estar desactivado.
  • Se establece como óptima la configuración 3D.