Qué es y para qué sirve Instagram

Instagram es una red social de fotografía. Fue lanzada en 2010 y, en un principio, solo estaba disponible en iOS. El concepto original se basaba en una premisa muy simple: compartir fotografías tomadas con el teléfono, editadas de forma sencilla mediante el uso de filtros. Creada por Kevin Systrom y Mike Krieger, Instagram alcanzó una cuota de usuarios sustancial tan solo dos años después de su lanzamiento. En abril de 2012 logró superar la barrera de los 100 millones de usuarios activos y, de nuevo, dos años después, en 2014, la de los 300 millones.

Instagram es una aplicación multiplataforma que está disponible en iOS, Android y Windows 10. Adicionalmente, es accesible desde la web, aunque con características restringidas, como la subida de fotografías. En el pasado, también contó con una versión para Windows Phone.

Uno de los pasajes claves de la historia de esta popular red social fue su compra por parte de Facebook, el 9 de abril de 2012, por mil millones de dólares. A partir de ese momento, se produjeron algunos cambios. Por ejemplo, los términos y condiciones del servicio se modificaron, otorgándole mayor control a Instagram sobre el contenido alojado en sus servidores. No obstante la presión de algunas cuentas populares hizo recular a los responsables del servicio.

Instagram ha adquirido nuevas funciones que la han alejado de su propósito original. Por ejemplo, a partir de su cuarta versión, se habilitó la subida de vídeo. Además, en 2013, la socialización entre usuarios mejoró con la posibilidad de etiquetar a otros y, sobre todo, gracias a un sistema de mensajería, Instagram Direct. No obstante, una de las verdaderas revoluciones de esta red social han las historias. Este contenido efímero, que después de 24 horas desaparece, es, sin lugar a dudas, uno de sus puntos fuertes.

En la actualidad, Instagram puede cumplir varios objetivos. Por ejemplo, muchos usuarios han comenzado a usarla para informarse de las últimas noticias, para seguir a sus celebridades y marcas favoritas o, incluso, para comprar sus productos. Por supuesto, también es posible usarla para compartir nuestros recuerdos con círculos más íntimos o, simplemente, para almacenar nuestras fotografías favoritas.

No cabe duda de que la popularidad de esta red social es cada vez mayor, al igual que sus posibilidades. ¿Qué nuevas funciones introducirán sus desarrolladores en el futuro? Lamentablemente, no nos queda otra que esperar. Lo que sí sabemos es que desde Instagram saben muy bien cómo crear tendencia.