Consigue que Opera navegue más rápido que nunca

Opera es uno de los navegadores más potentes que existen en estos momentos, sobre todo en lo que se refiere a velocidad y seguridad. Pero, si quieres...

Opera es uno de los navegadores más potentes que existen en estos momentos, sobre todo en lo que se refiere a velocidad y seguridad. Pero, si quieres convertirlo en una auténtica bala, no te pierdas estos sencillos trucos de configuración.

Opera
  • Si presumes de una buena conexión a Internet, puedes aumentar el número de conexiones para mejorar el rendimiento cuando te conectes a varias páginas a la vez. Para ello, haz lo siguiente: Herramientas >> Opciones. En la pestaña "Avanzado", elige "Red" y aumenta el valor de “Total máximo de conexiones”.
  • Opera es tan potente que se puede permitir perder un segundo con el fin de enseñarte la página cuando ya ha cargado por completo, para que tú lo veas todo como tiene que estar. Pero, si prefieres empezar a ver los contenidos más rápido puedes configurar esto: entra de nuevo en la pestaña "Avanzado", dentro de "Navegar" ve a “Cargar páginas” y escoge “Dibujar inmediatamente”.
  • Si por encima de todas las cosas valoras la velocidad, aunque eso suponga un resultado menos vistoso, en la ventana anterior también puedes escoger la opción "No mostrar iconos".
  • Si tienes buen ojo para distinguir páginas oficiales de las que fraudulentas, puedes deshabilitar la protección anti-phising que incluye Opera. Ve a Herramientas >> Opciones. En la pestaña "Avanzado", ve a "Seguridad" y desmarca “Activar la protección anti-fraude”.
  • Desactiva opciones que la mayoría de veces resultan inútiles y nos hacen perder un tiempo precioso, como por ejemplo: el completado de nombres (de nuevo en la pestaña "Avanzado", elige "Red" y pulsa “Completar nombre del servidor” y desactiva todas las opciones), o el historial (pestaña "Avanzado" y elige "Historial", pon las direcciones a 0, pulsa “Limpiar”, desmarca “Recordar el contenido de” y, por último, activa “Vaciar al salir” para limpiar la caché del programa cada vez que salgas).
  • Desactiva los plug-ins que no vayas a utilizar. El caso de Opera no es tan extremo como el de Firefox, que llega a saturar el navegador de los inconscientes usuarios que se dedican a instalar complementos a diestro y siniestro. Aún así, puede ser útil desactivar temporalmente plug-ins que no vayas a usar. Para ello, ve a Herramientas >> Opciones inmediatas, y desmarca "Activar Java" (que es uno de los más pesados) y "Activar conectores".

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?