Fotografía digital paso a paso para dummies

La fotografía digital explicada para novatos
¿Estás cansado de usar tu cámara réflex en modo automático? ¿Quieres empezar a sacarle todo el jugo? Pues lo primero es dominar lo más básico

La fotografía puede ser un hobby muy bonito y una buena forma de inmortalizar los mejores momentos de nuestra vida. Ante este ideal, mucha gente se va a las tiendas de fotografía y se compra una cámara réflex por 600 euros -que no os engañen, es una gama baja- y se lía a hacer fotos. La casa, la calle, el gato... todo se fotografía. Eso sí, en modo automático.

Cuando queremos darnos cuenta, nuestra nueva cámara tiene un montón de botones, funciones, modos de disparo y opciones que no tenemos ni idea de para qué sirven. Explicar todas y cada una de ellas daría para escribir un libro -el manual de instrucciones, para ser exactos-, por lo que os vamos a explicar los tres conceptos más básicos para dar los primeros pasos y sacar tus primeras imágenes en formato RAW y JPEG.

ISO, velocidad de obturación y apertura de diafragma para novatos

Ya empiezan a sonarte estos nombres, ¿verdad? Estas tres opciones son las tres piedras angulares sobre las que se sustenta la fotografía digital, porque son las que nos permitirán controlar la cámara y jugar con la luz. Para empezar a tomar fotos "profesionales" debemos conocerlos bien y saber qué significa cada uno de ellos. Vayamos por partes.

ISO, sacando luz de donde no la hay

Es mucho más gráfico si lo vemos con un ejemplo. Imaginad que vais en el coche por una zona de montaña y ponéis la radio. Seguramente escuchéis música, pero también ruido. Si subís el volumen, escucharéis más alto la música pero también escucharéis más alto el ruido. La ISO es exactamente lo mismo pero jugando con la luz.

ISO 100 es lo mismo que una foto sin ruido. Cuando subimos la ISO a 200, 400, 800, 1600... estamos consiguiendo fotos más luminosas sacrificando nitidez, es decir, metiendo grano. Cuanta más alta sea la ISO, más grano tendremos. Esto no es malo, de hecho, jugar con el grano puede ser muy original, pero hay que tenerlo en cuenta.

ISO 100ISO 100 ISO 400ISO 400 ISO 32000ISO 32000

Si usamos una cámara digital, cambiar la ISO es cuestión de pulsar un botón, pero en fotografía analógica debemos cambiar el rollo de película.

Velocidad de obturación o la velocidad a la que parpadea la cámara

El siguiente concepto es la velocidad de obturación. Al igual que con la ISO, lo mejor es verlo con un ejemplo. Nuestro ojo parpadea, y lo hace a una velocidad muy rápida, aunque podemos controlarla. La mejor forma de entender este concepto es imaginando que nuestra cámara tiene un ojo que parpadea y bloquea la entrada de luz al sensor -el obturador-.

Cuanto más rápido parpadee -es decir, cuando mayor sea la velocidad de obturación-, menos luz le entrará al sensor -encargado de recibir las ondas de luz y procesar la imagen-. Por otro lado, cuanto más lento parpadee la cámara -es decir, a menor velocidad de obturación-, más luz le entrará a la cámara.

La velocidad de obturación se mide en segundos. 30' son 30 segundos, 1/20 es la vigésima parte de un segundo, 1/2500 es 0,0004 segundos... Cuanto mayor sea la velocidad, más rápido congelará la imagen que estamos tomando. Cuidado, porque si no usamos trípode y disparamos a mano, una velocidad de obturación lenta provocará vibraciones en la foto.

Velocidad de obturación: 1/80 segundosVelocidad de obturación: 1/80 segundos Velocidad de obturación: 1/500 segundosVelocidad de obturación: 1/500 segundos Velocidad de obturación: 1/2000 segundosVelocidad de obturación: 1/2000 segundos

La apertura de diafragma y cómo se comportan nuestros ojos

Volvemos al ejemplo de los ojos para explicar lo que es la apertura de diafragma. Cuando estamos en sitios con mucha luz, "achinamos" los ojos para ver mejor -nuestra pupila se hace más pequeña-, y por el contrario, cuando estamos en un sitio con poca luz, los abrimos más -y nuestra pupila se dilata-.

El diafragma funciona exactamente igual que nuestros ojos. Cuanto más abierto esté, más luz recogerá, y viceversa. Por lo general, y debido al fenómeno de la difracción, cuanto más abierto esté el diafragma menos nitidez tendrá la foto. Un diafragma más cerrado capta menos luz, pero la difracción es menor, lo que nos da más nitidez.

Esta se mide en números f. Cuanto mayor sea el número f, más cerrado estará nuestro "ojo". f1.8 significa que el ojo está completamente abierto, mientras que f32 significa que el ojo está lo más cerrado posible. 

Apertura de diafragma: f4Apertura de diafragma: f4 Apertura de diafragma: f8Apertura de diafragma: f8 Apertura de diafragma: f22Apertura de diafragma: f22

En conclusión...

Una vez sabemos qué significa cada uno, toca la parte bonita: jugar con ellos. Podéis imaginar que si tenemos una velocidad de obturación muy rápida tenemos que compensar esa falta de luz con apertura de diafragma y, si fuese necesario, ISO. Es una de las muchas situaciones que os podéis encontrar. La cosa es que aprendáis a jugar con ellos y vayáis experimentando por vosotros mismos en diferentes situaciones. Nadie conoce mejor a vuestra cámara que vosotros mismos.

¿Qué significan los diferentes modos de la cámara?

Por supuesto, no todo depende de ti. Las cámaras nos dan la posibilidad de que juguemos a la vez con ellas: nosotros controlamos un parámetro y ellas controlan el resto. Esto son los diferentes modos de disparo que las cámaras digitales nos ofrecen, que suelen venir expresados como "M", "A" y "S". Vamos a ver qué significa cada uno y qué podemos hacer con ellos.

Estos son los diferentes modos de disparo que tienen las cámarasEstos son los diferentes modos de disparo que tienen las cámaras

M, de Manual

M es el modo manual. En este modo nosotros controlamos todo lo que pasa en la cámara, al igual que sus parámetros. Disparando en manual podemos modificar todos los parámetros que hemos visto antes, junto al balance de blancos, enfoque, medición de luz... todo. Es el modo más divertido porque es el que nos permite ser más creativos. Aunque no es el único ni siempre tenemos que usarlo.

A, de Apertura

Ya hemos visto qué es la apertura. Bien, pues la cámara nos permite usar el modo "prioridad de apertura" mediante el que nosotros manejamos la apertura de diafragma y la cámara controla la velocidad de obturación, la ISO y todo lo demás. Es un modo muy útil para hacer enfoque selectivo y controlar la nitidez de la imagen. Aunque cuidado, no os paséis, porque entonces el ISO se pondrá por los aires y tendréis una foto con mucho grano.

S, de Shutter

Shutter es el nombre que recibe "obturador" en inglés. Al igual que en el modo anterior, en este controlamos la velocidad de obturación para poder decidir si queremos congelar la imagen o captar un movimiento. La cámara decidirá cuál es la apertura e ISO necesaria y se adaptará. Recordad que para usar velocidades lentas lo mejor es usar un trípode.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?