Aventuras gráficas

Los años dorados de las aventuras gráficas pasaron hace ya mucho tiempo. A finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado vivimos una eclosión del género point-and-click, con algunos exponentes como la saga Monkey Island, las aventuras gráficas de Indiana Jones o Day of the Tentacle como los máximos exponentes de una época que muchos usuarios recordamos con cariño. Las de LucasArts fueron las más famosas (también algunas de las mejor hechas), pero no coparon todo el mercado del género. Hubo grandes joyas menos conocidas entre las aventuras gráficas, que vamos a intentar repasar en este artículo.

No están todas las que son, pero sí son todas las que están.

Aventuras conversacionales, las predecesoras

Para quienes pudimos disfrutar de la era dorada de los ordenadores personales y contar con un ZX Spectrum, un Commodore 64 o un Amstrad CPC 464 las aventuras conversacionales fueron el primer paso. No existían opciones en pantalla que describían las acciones que podía hacer el personaje, sino que se lo teníamos que indicar al juego introduciendo los comandos.

Emulador de terminal con el manual de una aventura conversacionalEmulador de terminal con el manual de una aventura conversacional / ▓▒░ TORLEY ░▒▓ editada con licencia CC BY-SA 2.0

The Hobbit, una de las más populares

Esta aventura conversacional basada en el popular libro de JRR Tolkien fue lanzada en 1982 multitud de plataformas de la época. En su tiempo se convirtió en un título muy emocionante que, además, fue recibido fantásticamente bien. Una pena que en la España de por entonces hubiese que jugarlo con diccionario.

La aventura original, la mejor de la edad de oro

La edad de oro de los ordenadores personales fue, coincidentemente, la edad de oro del software español. Por entonces había estudios con grandes ideas como Dinamic y Topo Soft, a los que habría que sumar a los chicos de Aventuras AD, que lanzaron La Aventura Original para microordenadores de 8 bits. El juego originalmente se llamaba Colossal Cave Adventure y se escribió en Fortran por el estadounidense Will Crowther en 1976, al que se fueron añadiendo versiones. La de los españoles sólo fue una más.

La Aventura Original, aún así, es una de las aventuras conversacionales más divertidas que se pueden disfrutar en estas vetustas máquinas (o en su defecto, en emuladores). Recomiendo totalmente probarla.

Aventuras gráficas, el brain training de los 80 y 90

Ahora que ya hemos tratado a dos respetables ancianas de las aventuras conversacionales, ya podemos empezar a hablar de aventuras gráficas propiamente dichas. En los años 80 y 90 del siglo XX fueron el brain training de toda una generación, ya que con algunas había que estrujarse el cerebro a base de bien para seguir avanzando.

Ya comentamos antes algunos casos de las más famosas. Ahora queremos dedicar este espacio a los títulos menos conocidos, que a pesar de no disfrutar de una gran base de seguidores, ni de haber sido extremadamente jugados en su día, atesoraban una gran calidad.

Maniac Mansion, antes de Day of the Tentacle

Maniac Mansion es uno de los juegos menos conocidos de LucasArts. Es la historia de lo que pasó antes de Day of the Tentacle, pero la popularidad de esta secuela fue tan grande que lo eclipsó total y absolutamente. Este título ofreció a muchos jugadores su primer atisbo del género, en el que encarnaban a unos adolescentes arquetípicos que intentaban detener a un científico loco.

Lure of the Temptress, un clásico olvidado

Durante esta década muchos títulos de este género desarrollaron un sano sentido de la diversión y del humor. Esto lo compartió también Lure of the Temptress, considerado una de las aventuras más divertidas. En ella encarnaremos a un campesino que tendrá que lidiar con dragones, hechiceras y todo lo que se tercie saliendo de cada situación con un diálogo ingenioso.

Loom, pregunta por él en Monkey Island

Un personaje del primer Monkey Island nos pedía que le preguntásemos por este juego en una de las mejores maneras de colar publicidad al jugador que he tenido la oportunidad de experimentar. En Loom contamos con un sistema de notas musicales que nos permite interactuar con el mundo que nos rodea, un lugar oscuro que da mala espina.

Dragonsphere, aventura medieval de la buena

Dragonsphere nos sitúa en el contexto de la fantasía medieval que ya exploraron otros títulos como King's Quest. Sus gráficos para la época eran bastante buenos, con una historia y un mundo ricos que siguen enganchando a seguidores a día de hoy.

Beneath a Steel Sky, el juego cyberpunk de Revolution Software

En nuestro artículo sobre Gunkatana ya mencionamos este título como uno de los imprescindibles de ambientación cyberpunk. Revolution Software fueron también los encargados de crear Lure of the Temptress, y más adelante saltarían a la fama por ser los responsables de la saga Broken Sowrd. Mezcla un futuro distópico con una historia absorbente y tienes la fórmula de su éxito.

Discworld, absurdamente difícil y memorable

Discworld pasará a la historia por, además de estar basada en los personajes de Terry Pratchett, por dos cosas: ser una aventura gráfica condenadamente difícil y contar con Eric Idle (ex Monty Python) para el apartado del doblaje. Su sentido del humor es genial, pero para jugarla vale la pena tener alguna guía cerca por lo que pueda pasar.

Gobliiins, la locura hecha aventura gráfica

Este juego no es exactamente una aventura gráfica, sino que Gobliiins mezcla elementos de aventura gráfica y puzle con un resultado absolutamente demencial. Controlamos a tres personajes, cada uno con habilidades concretas que completan las del anterior.

Dark Seed, una obra maestra de las aventuras de terror

Dark Seed fue una gran muestra de cómo integrar el terror psicológico en un videojuego. Fue, además, un innovador: para poder ganar el juego algunas acciones tenían que completarse dentro de un tiempo limitado, o de lo contrario habría que volver a empezar desde cero. Esto se debía a que este título podía acabar entrando en un estado en el que no se podía superar.

Ya lo dijimos antes: no están todas las que son, pero sí son todas las que están. Si tuviéramos que incluir otros grandes títulos no muy conocidos probablemente este artículo no terminaría nunca, pero mientras ya tienes unos cuantos juegos para probar si te pica la curiosidad. Algunos de los que hemos comentado se pueden conseguir a través de la tienda online de GOG. Otras, especialmente las de LucasArts, funcionan con el emulador ScummVm.

Digital Game Museum editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?