Privacidad

La NSA ha estado espiando a ciudadanos no estadounidenses, es algo que todos sabemos. En los tiempos actuales de Internet la línea que separa a los usuarios preocupados por su privacidad de los conspiranoicos es muy fina, y parece que cada vez queda menos para que algunos empiecen a llevar los capirotes de papel de plata de las películas. ¿Quién te dice que no han estado rastreando tus datos y compartiéndolos con otras agencias?

De eso mismo es de lo que va este artículo. Ahora los ciudadanos británicos pueden confirmar si les han estado espiando, e incluso pueden saber si sus datos se han compartido con otras agencias gubernamentales alrededor del mundo. El grupo británico que lucha por las libertades civiles Privacy International ha conseguido una victoria muy importante en los juzgados ingleses, y ahora van a poder tener información de su privacidad y saber si está salvaguardada o no.

Para ello han desarrollado una herramienta online, que consiste en un formulario que deberán rellenar y que revelará por un lado si la NSA les ha espiado, y por otro lado si ha compartido esa información con la agencia británica de espionaje GCHQ. La investigación la realizará el Investigatory Powers Tribunal británico, y si encuentra algo se lo hará saber al afectado.

Ahora bien, recibir esta información tiene una pega, y es que se debe solicitar que se investigue un caso antes del 5 de diciembre de este año. De lo contrario la petición no se realizará dentro del plazo, y no se podrá solicitar la información.

El GCHQ obtuvo información ilegalmente

Hace unos meses el Investigatory Powers Tribunal del Reino Unido dictaminó que los servicios de inteligencia británicos actuaron de forma ilegal cuando accedieron a las comunicaciones privadas de millones de personas, todas ellas recogidas por la NSA durante la vigencia de los programas PRISM y Upstream, y que compartieron con el GCHQ. Recordemos que el programa PRISM empezó en 2007, y permitió a la NSA recoger datos en grandes cantidades en los Estados Unidos de empresas como Yahoo! y Google. Por su parte, Upstream tenía que ver con la recogida de datos de cientos de cables submarinos fuera de los EE.UU..

Maqueta del Cuartel General de GCHQMaqueta del Cuartel General de GCHQ

El Investigatory Powers Tribunal sólo buscará en entradas compartidas por la NSA y el GCHQ anteriores a diciembre de 2014. Lo que no se podrá saber es la situación inversa: No hay forma de conocer si el GCHQ obtuvo datos de los usuarios y los compartió con la NSA, o si la NSA espió a los usuarios por su cuenta y no envió los datos al GCHQ. Esto limita la cantidad de datos que se pueden registrar.

Según han declarado en Privacy International, "una vez que se archive una denuncia, el IPT sólo buscará actividad ilegal en entradas del GCHQ con al menos un año de antigüedad con respecto a la fecha en la que dicha denuncia se cursó". Esto viene a significar que si se cursa una denuncia con fecha de hoy -16 de septiembre de 2015- las entradas que se buscarían abarcarían fechas entre el 16 de septiembre y el 16 de diciembre de 2014.

La fecha límite no es la única pega

Hay algo más a tener en cuenta antes de enviar una petición: El IPT sólo puede rebuscar en los datos información sobre un ciudadano si envía su nombre, correo electrónico, dirección postal y número de teléfono. Esto significa que el usuario podría estar enviando información al gobierno británico que probablemente aún no tenga. Sin embargo, y tal y como apunta Privacy International en el FAQ de la herramienta, no es posible evitar este trámite.

Centro de operaciones de la NSACentro de operaciones de la NSA

Lo positivo de todo esto es que si el IPT encuentra información que tenga que ver con un denunciante, entonces el GCHQ debe borrar los datos una vez que la investigación se complete, junto con la petición que el usuario envió.

¿Qué pasa con España?

Evidentemente esto son muy buenas noticias para los ciudadanos británicos, pero vale la pena preguntarse si no deberíamos exigir algo así en España. El que piense que no existe la recolección de datos en este país está muy equivocado: Ya en 2006 se aprobó que sólo el CNI y la policía judicial pudieran pedir datos sobre comunicaciones telefónicas con autorización judicial.

Parece que ha llovido mucho desde entonces, pero en julio de 2014 Vodafone se vio comprometida en un escándalo de privacidad. En España se recogieron más de 48.000 peticiones para intervenir comunicaciones móviles, a pesar de que en este país es ilegal realizar escuchas telefónicas si un juez no lo ha autorizado primero. ¿Qué dijo el Cuerpo Nacional de Policía? Que el uso de estas escuchas telefónicas estaba justificado ante la existencia de grupos terroristas y movimientos separatistas a los que convenía tener vigilados.

Vehículos del Cuerpo Nacional de PolicíaVehículos del Cuerpo Nacional de Policía / Contando Estrelas editada con licencia CC 2.0

Y, obviamente, las comunicaciones móviles de hoy en día no se pueden equiparar a las de hace diez años. Las llamadas de voz han pasado a un segundo plano y la comunicación a través de datos ha pasado a ser la forma primordial de comunicarse por vía telefónica, lo que nos lleva a preguntarnos si nuestra actividad en Internet no se habrá visto comprometida.

Por esa misma razón quizá sería conveniente que los ciudadanos españoles pudiésemos saber si se nos ha investigado ilegalmente, y presentar una reclamación acorde a la forma de obtener nuestros datos utilizada por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Después de todo, y viendo que la NSA ha compartido datos con el GCHQ, quizá también podrían haber hecho lo mismo con el CNI.

Owen Moore editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?