El creador de Silk Road pasará muchos en años en una cárcel estadounidense como éste

Ya hay veredicto. Ross Ulbricht, alias Dread Pirate Roberts, la mente detrás de la famosa web Silk Road, donde uno podía comprar y vender prácticamente cualquier objeto, desde drogas hasta armas, pasando por documentación falsa, pasará un mínimo de 30 años entre rejas tras la decisión del jurado popular en el juicio que lleva celebrándose las últimas tres semanas en Manhattan.

Resulta curioso que un hombre armado simplemente con un portátil y una conexión a Internet haya sido acusado y declarado culpable de siete delitos incluyendo tráfico de drogas, blanqueo de dinero, organización criminal y hackeo de redes informáticas. A esta veredicto han llegado las doce personas que formaban el jurado y que tan solo necesitaron de 3 horas y media en llegar a tal conclusión.

¿Hasta qué punto una persona que programa y administra un sitio web donde se llevan a cabo actividades ilícitas puede considerarse responsable de ellas? Ahora ya lo sabemos con la condena de Ulbricht, que pasará en prisión los mismos años que ha vivido hasta ahora. La sentencia final se conocerá a mediados de mayo y aún podría verse ampliada hasta una cadena perpetua.

Lee también: Silk Road se pasa a la red I2P para seguir vendiendo droga

¿Cabeza de turco o maestro del crimen cibernético?

Su defensa alegaba que él simplemente se trataba de la cabeza de turco y que había sido incriminado para esconder la identidad de los verdaderos responsables, aduciendo que la idea de crear Silk Road había sido suya, pero que había dejado su administración en manos de otros, los auténticos criminales detrás de este mercado negro.

El verdadero Dread Pirate Roberts sigue ahí afuera.

Mientras tanto, la acusación contraatacaba declarando que la defensa presentada por los abogados de Ulbricht era simplemente una teoría conspiratoria con la idea de crear una cortina de humo para intentar confundir al jurado. Aunque vista la rapidez del veredicto, los miembros del mismo debían tener las ideas muy claras.

Silk Road era su proyecto, su bebé, y permaneció junto a él durante casi 3 años.

Las pruebas aportadas durante el juicio demostraron que Silk Road generó unos ingresos de más de 213 millones de dólares entre enero de 2011 y octubre de 2013, fecha en la que se produjo la detención de Ulbricht. Y éste se habría llevado varios millones de dólares en forma de comisiones.

Además se mostraron evidencias de que Ulbricht habría pagado miles de dólares para el asesinato de varias personas que habrían puesto en peligro el lucrativo negocio que llevaba entre manos. Este hecho todavía no ha sido juzgado, sino que se hará más adelante en Baltimore.

Lo que queda claro con esta sentencia es que el supuesto anonimato de las redes Tor o I2P ya no supone ninguna protección para aquellos que intentan llevar a cabo actividades delictivas en la red. Los responsables de los múltiples sucesores de Silk Road que han ido apareciendo habrán seguido con mucha atención el desarrollo de los acontecimientos en Manhattan y ya deben estar temblando.

Fuente | Wired

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?