Botes de kétchup de la marca Heinz

Los códigos QR siguen empleándose muy a menudo en toda clase de productos, ya sea en artículos alimentarios, paradas de autobús o carteles promocionales. Son uno de los métodos preferidos por las grandes marcas para ofrecer información adicional a sus usuarios, aunque a veces no les sale demasiado bien la jugada, como le ha ocurrido a Heinz.

Esta semana la marca agroalimentaria estadounidense no es noticia por haber lanzado un nuevo kétchup ni ninguna otra salsa petadora para las barbacoas veraniegas que se avecinan, sino por culpa de unos códigos QR promocionales que incorporaban algunos de sus envases de kétchup.

Un usuario alemán, Daniel Korell, denunció hace unas semanas que, tras adquirir un bote de la popular salsa de tomate de esta marca, había escaneado el código QR correspondiente, esperando que le llevara a una web con algún tipo de contenido promocional, pero que acabó siendo redirigido a una página de contenido pornográfico.

Un kétchup no apto para menores de edad

El bote de la discordia junto a la web a la que redirigíaEl bote de la discordia junto a la web a la que redirigía

Su sorpresa fue mayúscula cuando en lugar de recibir información sobre una campaña publicitaria de Heinz que le permitiría crear su propia etiqueta para un envase personalizado, acabó aterrizando en una web porno titulada FunDorado.

Resulta que la campaña a la que hacía referencia originalmente el código QR estuvo vigente entre 2012 y 2014, y que al caducar el dominio fue adquirido por esta web que supo ver cómo aprovechar la oportunidad.

Korell denunció los hechos a través de la página oficial de Heinz en Facebook y fue respondido inmediatamente por los responsables de la misma, pidiendo disculpas por lo sucedido y prometiendo solucionar el problema lo antes posible, y además ofreciéndole a Korell la posibilidad de participar en la campaña ‘Crea tu propia etiqueta’ a pesar de no seguir en marcha.

Como no podía ser de otra manera, FunDorado no desaprovechó la ocasión para meter baza y ganar algo más de popularidad con el asunto, prometiéndole a Korell una suscripción anual gratuita a su página.

Hola Daniel, puede que Heinz se haya confundido de salsa, pero tranquilo porque no te vas a ir de vacío. ¡Te regalamos un año en FunDorado gratis!

Como era de esperar, Daniel no contestó públicamente a la oferta, aunque no sería descabellado pensar que ya se haya puesto en contacto con FunDorado por privado para tomarle la palabra al sitio web. ¿Quién desaprovecharía semejante oferta?

Mike Mozart editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?