Servidores de Internet Archive

El Internet Archive es una de las webs más interesantes que se pueden encontrar en la red. Se trata de una biblioteca digital gestionada por una organización sin ánimo de lucro dedicada a la preservación de archivos, capturas de sitios públicos de la Web, recursos multimedia y también software. Entre otras cosas, en Internet Archive podemos encontrar Wayback Machine, que nos permite visitar conocidas webs tal y como eran en los principios de Internet. También podemos encontrar un amplio archivo de videojuegos de la era MS-DOS y del Apple II, además de publicaciones tecnológicas antiguas. Pues bien, según se ha publicado en Motherboard el Internet Archive estaría siendo atacado por hacktivistas anti ISIS.

Al parecer, el ataque habría sido desencadenado debido a que la biblioteca digital aloja algunos contenidos relacionados con el grupo terrorista islámico. Ha estado caído durante varias horas, pero en el momento de escribir este artículo volvía a estar online.

El ataque habría sido reivindicado por la cuenta de Twitter @AttackNodes, que mientras se redactaba este artículo ha sido eliminada. Dentro del tuit que se adjudicaba la autoría de la denegación de servicio se usó el hashtag #opISIS, aunque según se recoge una fuente relacionada con Anonymous dijo que la acción no había sido realizada por AnonOps o su derivado CtrlSec, sino por parte de una tercera persona con la que no han podido contactar. Las reacciones de los usuarios no se han hecho esperar y el ataque a la biblioteca digital ha sido recibido negativamente:

Posibles razones del ataque al Internet Archive

Como ya se ha comentado, Internet Archive realiza labores de biblioteca digital. Esta biblioteca se nutre de las aportaciones de los usuarios, que son los que suben contenido a sus bases de datos. Esto significa que en ocasiones puede acabar alojando boletines de noticias del ISIS u otro tipo de propaganda. Según se ha publicado, no está claro si hay un archivo o documento específico que motivase el ataque. En 2015 un periodista de la NBC llamado Evan Kohlmann dijo que cuatro copias del vídeo de una decapitación estaban alojadas en las bases de datos de la biblioteca de Internet, con lo que por ahora lo más plausible es que se orquestase el ataque atendiendo a esto y a lo que se cuela de vez en cuando:

Operation ISIS también cuenta con su propia cuenta de Twitter, en la que se dedican a identificar cuentas asociadas al grupo terrorista para después reportarlas a la red social de microblogging:

Los miembros de Operation ISIS también realizan ataques DDoS a webs asociadas a ISIS. Para quienes no conozcan este tipo de ataques, un DDoS o ataque de denegación de servicio distribuido se produce cuando se realizan peticiones de acceso desde muchas direcciones IP diferentes. De esta forma se consigue inhabilitar el sitio web a cualquiera que intente entrar o imposibilitando que se acepten nuevas conexiones.

¿Valía la pena atacar a una biblioteca?

Al principio del artículo comentábamos que el Internet Archive está gestionado por una organización sin ánimo de lucro. De hecho, el cuartel general de la biblioteca se encuentra dentro de una vieja iglesia en San Francisco. Además, la web no tiene ningún tipo de publicidad, lo que significa que un ataque DDoS no podría afectar económicamente —al menos de forma notable— a la organización. Al menos no de la manera en la que podría hacerlo en webs como PayPal.

Ahora bien, en un perfil sobre el fundador del Internet Archive que apareció en el New Yorker, se le definía como “un utópico digital intentando socavar una distopía digital. Ve la web como una biblioteca gigante y no cree que deba pertenecer a una empresa, o que nadie deba pasar por un portal gestionado por una empresa para poder acceder a ella”.

El Internet Archive está abierto a todo el mundo y, dada su visión de la red, cuesta comprender por qué se ataca a una web que intenta extender y preservar el conocimiento tecnológico para el bien común. Las implicaciones éticas de que se alojen contenidos del ISIS están ahí, pero al parecer sólo censuran a quienes intentan prohibir la difusión de conocimientos, no sus propios contenidos. ¿Era correcto, por tanto, atacar a un baluarte de la libertad de expresión y la colaboración de las comunidades de usuarios en Internet?

Jason "Textfiles" Scott editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?