SSL

Dentro de todas las posibilidades que la encriptación ofrece a la informática, una de las más prácticas está en la posibilidad de encriptar las transmisiones que se realizan a través de Internet, dotando de una mayor seguridad al trabajo en la Red de Redes.

El protocolo de encriptación SSL (Secure Sockets Layer) y su sucesor, TSL (Transport Layer Security), son protocolos que permiten proteger las transmisiones de datos entre cliente y servidor, protegiendo el envió de datos contra posibles ataques y espionaje por parte de otros usuarios.

Estos sistemas de encriptación añaden una nueva capa de protección y permiten la identificación segura a través de Internet, lo que hace posible operaciones como la identificación remota en bancos o el comercio electrónico.

Su funcionamiento se basa en una serie de intercambio de datos y verificaciones entre el usuario y el servidor donde conecta. Al iniciar la transmisión, el usuario envía un mensaje de identificación al servidor informando que versión de este protocolo tiene, respondiendo el servidor y negociando entre ambos que nivel de encriptación y que clave van a utilizar para realizar una transmisión segura, compartiendo al finalizar un completo informe de las transmisiones realizadas que permite detectar si han sido espiados.

El sistema SSL es uno de los más extendidos actualmente en Internet, utilizado sobre todo en el trabajo a través de los protocolos HTTP, SMTP y NNTP en páginas privadas o para el comercio electrónico, debido a su ya probada fortaleza ante diferentes tipos de ataques externos y a que ofrece la posibilidad de que solo el servidor se identifique, permitiendo que el usuario pueda trabajar de manera anónima.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?