Huawei con todas las apps de root instaladas

Rootear un smartphone presenta varias ventajas y permite aumentar las posibilidades del dispositivo. El proceso es más o menos complicado según el terminal que tenga el usuario pero los tiempos han cambiado y existen aplicaciones que permiten rootear dispositivos Android sin tener que utilizar el PC, únicamente mediante una aplicación u otra, sin olvidar nunca que no deja de ser un proceso con cierto peligro capaz de transformar el dispositivo en un ladrillo inservible. Por esta razón, cada usuario tiene que saber que será 100% responsable de las posibles consecuencias que pueda tener el proceso de root y el uso de estas apps.

Cómo obtener los permisos de superusuario sin utilizar un PC

La gran fuerza del sistema operativo Android siempre ha sido su capacidad de personalización. Pensamos enseguida en la posibilidad de cambiar el fondo de pantalla o el tono de llamada pero hay mucho más: cambiar los iconos de las aplicaciones, cambiar el aspecto de la interfaz y muchas otras opciones son posibles en esta plataforma. Sin embargo, todo esto no es más que la punta del iceberg.

En efecto, también se tiene la opción de hacerse con los derechos de superusuario o root para poder modificar el sistema operativo en profundidad. Puede ser un asunto peliagudo y antes de hacer nada, hay que tener claro qué es Root en Android y qué significa ser superusuario. Si tienes claro que quieres rootear tu Android, pasemos a explicar cómo rootear un dispositivo Android sin tener que utilizar el PC, que es la forma más sencilla.

Cómo rootear el smartphone con Kingo Root directamente en Android

Kingo Root es una herramienta que permite rootear fácilmente un smartphone. Es compatible con la mayoría de móviles del mercado (salvo con dispositivos de alta gama como los Pixel o los Samsung Galaxy S8 o S9) por lo que se recomienda empezar por esta opción antes de pasar por vías y tutoriales más difíciles. A continuación te explicamos los pasos a seguir para llevar a cabo el proceso de root:

Root mediante Kingo RootRoot mediante Kingo Root
  1. Paso 1: comprobar que el smartphone tiene al menos un 40% de batería antes de empezar el proceso.
  2. Paso 2: echar un vistazo a la lista de teléfonos compatibles en la web del desarrollador para comprobar si la aplicación puede serte útil (la lista puede no estar totalmente actualizada y la app funcionar en tu dispositivo aunque no esté).
  3. Paso 3: hacer una copia de seguridad de los datos para restaurarlos en caso de que algo fallara durante el proceso. Persona prevenida vale por dos.
  4. Paso 4: autorizar la instalación de ficheros APK de fuera de Google Play si no se ha hecho antes en el menú 'Orígenes desconocidos' dentro de Ajustes>Aplicaciones.
  5. Paso 5: descarga, instalar y abrir la aplicación Kingo Root.
  6. Paso 6: apretar el botón 'One Click Root'.
  7. Paso 7: la aplicación tardará unos minutos en encargarse del proceso (es posible que el dispositivo se reinicie a mitad, es normal).
  8. Paso 8: reiniciar Android en cuanto la aplicación dé el aviso de haber terminado.
  9. Paso 9: si el proceso ha funcionado correctamente, el teléfono ya está rooteado.

Cómo rootear Android con iRoot sin PC

Si Kingo Root no ha funcionado pero aún no te has rendido ante la idea de poder instalarte esa llamativa ROM personalizada o librarte de todas esas aplicaciones inútiles preinstaladas, la siguiente opción que deberías probar es la aplicación iRoot, igual de sencilla que la anterior y apta para todos los niveles de usuario:

Root mediante iRootRoot mediante iRoot
  1. Paso 1: cargar el dispositivo al menos hasta el 85% de batería antes de empezar el proceso.
  2. Paso 2: hacer una copia de seguridad de todo (mensajes, fotos, música, contactos…) para evitar riesgos tras un fallo del root.
  3. Paso 3: en los Ajustes del teléfono, activar la casilla 'Orígenes desconocidos' dentro de Ajustes>Aplicaciones.
  4. Paso 4: descargar desde el botón de Malavida el fichero APK de iRoot e instalar la aplicación (puede que el dispositivo detecte la app como peligrosa pero se puede instalar de todas formas).
  5. Paso 5: tras abrir la aplicación, tocar el botón 'Get Root access' para empezar a rootear el teléfono y ser paciente.
  6. Paso 6: al final del proceso el teléfono se reiniciará.

Rootear versiones antiguas de Android, de la 2.x a la 4.x

Framaroot es una app de Android también desarrollada para conseguir los permisos root de Android con un solo botón y sin tener que hacer un proceso manual con el PC, o al menos es lo que afirman sus desarrolladores. Sin embargo, se trata de un desarrollo que ya suma unos cuantos años de existencia y su porcentaje de éxito es cada vez menor según avanzan las versiones del sistema operativo de Google y con ellas, su seguridad.

Fallo del proceso root con Framaroot en un Android 4.4Fallo del proceso root con Framaroot en un Android 4.4

Aun así, si tienes un viejo smartphone tirado en un cajón que querrías reciclar para hacer experimentos, para ir a hacer deporte sin padecer por tu flamante Pixel 2 o como mando a distancia o despertador, la app Framaroot es muy eficaz para rootear smartphones del sistema operativo Android entre las versiones 2.X y 4.X. Basta con seguir estos sencillos pasos:

  1. Paso 1: Desde los Ajustes del smartphone, activar la casilla 'Orígenes desconocidos' si no se ha hecho nunca.
  2. Paso 2: Descargar el fichero APK desde el botón que encontrarás a continuación, instalar la app y abrir la página de inicio donde el usuario encontrará la opción 'Iniciar Rooting'.
  3. Paso 3: tocar el botón 'Root' y 'Sí' cuando la aplicación solicite permisos para buscar exploits (el código que aprovecha un agujero de seguridad para realizar el root) en el móvil.
  4. Paso 4: si la aplicación encuentra un exploit compatible con el dispositivo, la app mostrará el mensaje 'Exploits found. El móvil ha sido rooteado con éxito'.

Un buen primer paso que dar tras haber rooteado un smartphone o una tableta Android, es hacer un backup de la carpeta EFS del dispositivo. Así en caso de perderla o corromperla tras toquetear la carpeta raíz, se podrá restaurar fácilmente.

Si ninguna de las tres aplicaciones anteriores ha surgido efecto a la hora de rootear tu smartphone o tableta Android, deberás pasar a un método más agresivo, conectar el dispositivo a un ordenador Windows mediante USB y emplear un software capaz de llevar a cabo el proceso de rooteo por otra vía.

Los mejores trucos para Android

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?