Imagen de TWRP recovery

¿Alguna vez has pensado en realizar modificaciones en tu teléfono a nivel de sistema operativo? Por ejemplo, conseguir permisos de root y tener acceso administrativo completo a todo lo que los fabricantes de tu terminal, a priori, han vetado para los usuarios. Esta y otras operaciones llamadas aftermarket requieren, casi siempre, de un primer paso: la instalación de un custom recovery. En este artículo vamos a intentar definir qué son estos elementos y qué hacer con ellos, pero además tienes que tener en cuenta que, por atractivo que pueda sonarte tener un recovery personalizado en tu Android, estamos entrando en el terreno de los usuarios avanzados. Si después de leer este artículo decides que quieres probar uno, no dudes en informarte bien de qué pasos tienes que dar para conseguirlo.

Repasando conceptos: ¿qué es el modo recovery?

De esto ya hemos hablado en alguna ocasión anterior. El propio nombre del modo ya nos indica para qué puede servir: recuperar el funcionamiento del teléfono en caso de que haya algún problema. Este modo se instala en una partición independiente del sistema operativo, y arranca antes de que lo haga el sistema en sí. Todos los teléfonos Android cuentan con un modo recovery preinstalado por el fabricante, que cuenta con distintas herramientas a su disposición.

Qué herramientas sean estas o cuál sea su cometido exacto es algo que varía en función del fabricante, ya que no deja de ser una herramienta suya que se pone en manos de sus técnicos certificados (y del usuario, si sabe dónde y cómo buscar, aunque la mayoría de usuarios básicos de Android no llegan a usar este modo nunca). Sin embargo, hay unas cuantas que son comunes a todos: borrar la partición de datos (lo que viene a ser restaurar los valores de fábrica), borrar la caché o instalar actualizaciones desde la tarjeta SD o desde ADB.

Recovery de serie en un Samsung Galaxy S9Recovery de serie en un Samsung Galaxy S9

Para acceder al modo recovery cada fabricante cuenta con una combinación de teclas específicas que varía en función del terminal: en algunos puede que tengas que pulsar el botón de volumen hacia abajo y el botón de encendido a la vez, en otros el de volumen hacia arriba y el botón de encendido, en otros, como en los modelos antiguos de la serie Galaxy S de Samsung, realizar combinaciones con el botón home y etcétera. En caso de no encontrar la combinación de botones oportuna, también se puede acceder mediante comandos de ADB.

¿Qué es un custom recovery?

Entramos por fin en materia. Como ya te hemos dicho, el modo recovery “oficial” del teléfono lo preinstalan todos los fabricantes en sus modelos antes de lanzarlos a la venta. Este modo, precisamente por estar pensado para solucionar problemas de funcionamiento, cuenta con una funcionalidad limitada.

Es aquí donde los desarrolladores de la scene de Android pensaron que los recoveries se podían mejorar, añadiendo una serie de funciones extras que los usuarios podrían encontrar útiles. Lo que hicieron, hablando en plata, fue coger un recovery corriente, atiborrarlo de vitaminas y meterlo en el gimnasio a que cogiera fondo y tono muscular.

Todo este trabajo se traduce en funciones que no sólo están pensadas para solucionar problemas de funcionamiento, sino también para realizar modificaciones que de otra manera resultarían imposibles: formatear el teléfono por completo, instalar una ROM personalizada, conseguir privilegios de root, borrar la caché de la máquina virtual de Android… las posibilidades son mucho mayores que las que ofrecen sus homólogos de serie (aunque de esto hablaremos más adelante).

¿Para qué sirve un custom recovery?

Para poder hablar de esto, debemos detenernos para comentar algo con detenimiento. Hay, básicamente, dos grandes custom recoveries que se han venido usando tradicionalmente en la scene Android: ClockWorkMod o CWM y Team Win Recovery Project o TWRP.

ClockWorkMod, el más veterano

Cuando hablamos de ClockWorkMod debemos hacerlo con respeto. Y no, no estoy exagerando. CWM fue el primero, el que sirvió para allanar el camino que los usuarios que nos metemos a trastear con las ROMs, el root y todo lo demás pudiésemos hacerlo, en definitiva. Este recovery es un proyecto de Koush, un desarrollador mítico de la scene al que se le conoce también por otras aplicaciones como Vysor, de la que ya te hemos hablado en alguna ocasión.

ClockWorkMod RecoveryClockWorkMod Recovery / Quinn Dombrowski editada con licencia CC BY-SA 2.0

CWM, visualmente, no parece distar demasiado de cualquier recovery oficial de Android, pero añade dos funciones interesantes. Por un lado, la posibilidad de instalar imágenes del sistema operativo personalizadas (o custom ROMs), como la ya vetusta AOKP, la extinta CyanogenMod (en la que, por cierto, se basó en sus inicios la MIUI de Xiaomi) y su sucesora, la actual Lineage OS. Por otro lado, realizar copias de seguridad completas de nuestro teléfono, lo que en el argot de la scene se conoce como NANDroid backups.

Hace ya mucho que ClockWorkMod dejó de actualizarse (Koush dejó de desarrollar versiones nuevas, así como de aplicaciones que necesitasen root al considerarlo innecesario), pero se trata de una herramienta imprescindible si estamos pensando en darle una nueva vida a un teléfono antiguo.

TWRP, el presente y el futuro

ClockWorkMod fue un perfecto hijo de su época: se navegaba por él con los botones de subir y bajar volumen y se accedía a los distintos menús pulsando el botón de encendido. Además, tenía también ciertas limitaciones y no era suficientemente cómodo o intuitivo. Y, sin embargo, para entonces cumplía con creces para los usuarios.

Vista principal de TWRPVista principal de TWRP

Y de repente, hubo un cambio de paradigma. Apareció un nuevo proyecto en la scene llamado Team Win Recovery Project, y todo el mundo perdió la cabeza (y con razón). Donde CWM no llegó, TWRP sí, y hasta más lejos: a las opciones ya clásicas de borrado de particiones, instalación de archivos ZIP y ROMs y creación y restauración de NANDroid backups, se unían otras para montar el almacenamiento interno o externo del terminal, particionar el terminal, cifrar la partición de almacenamiento e incluso poner varios archivos para instalar en cola. Por si fuera poco, puedes hasta conectar una unidad USB mediante un cable OTG donde hayas cargado archivos para instalar, y TWRP los leerá sin ningún problema.

TWRP, por suerte para todos, sigue funcionando a día de hoy. Es uno de los proyectos opensource colaborativos más longevos de las scene, aunque sólo lo mantengan cuatro personas (aproximadamente). Se puede encontrar en versiones oficiales mantenidas por el equipo principal de desarrollo, pero no es raro que desarrolladores independientes hagan sus propias versiones no oficiales con funciones modificadas.

¿Es recomendable instalar un custom recovery?

Como comentábamos al principio del artículo, instalar un custom recovery como estos dos que mencionamos aquí no es un asunto fácil. Para empezar, requiere que el usuario tenga ciertos conocimientos sobre instalación de sistemas operativos tradicionales (no es obligatorio, pero está bien contar con esa base).

Para seguir, instalar uno de estos modos de recuperación alternativos conlleva la pérdida de la garantía del terminal de forma inmediata, ya que implica desbloquear el bootloader del teléfono. Por si fuera poco, los fabricantes intentarán disuadirte de que lleves a cabo este proceso en casi todas sus fases. Y, además, cada uno te obliga a dar distintos pasos (y pone distintas trabas) para lograrlo, lo que implica documentarse muy bien antes de acometer la tarea.

A modo de conclusión, hay tres escenarios en los que, para nosotros, sí se puede plantear instalar un recovery de terceros:

  • Que el usuario quiera lograr control total sobre su terminal: desinstalar bloatware, instalar una ROM personalizada o lograr permisos de root.
  • Creación y restauración rápida de copias de seguridad completas del terminal, incluyendo aplicaciones y estado de dichas aplicaciones, configuraciones de usuario y etcétera.
  • Que queramos darle una nueva vida a un teléfono que ya no seguirá actualizándose, lo que implica instalar una ROM personalizada.

Si te encuentras en cualquiera de esos casos, no lo dudes e inténtalo.

Los trucos e información fundamental para configurar tu Android

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado