Qué es Facebook y para qué sirve

Facebook es una red social basada en la web donde la gente comparte gustos, sentimientos y se relaciona entre ella. No es una idea nueva ya que Geocities planteaba esto de una manera mucho más primitiva pero Mark Zuckerberg, su propietario, consiguió impulsarla y expandirla de forma mucho más eficaz.

Se trata de un espacio online que primero vio la luz en versión web y luego se adaptó a las diferentes plataformas, como por ejemplo Android, para ofrecer sus servicios. En Facebook cada usuario se registra y dispone de un muro (más tarde renombrado como biografía) que es un espacio personal en el que puede llevar a cabo publicaciones (textos, fotos, vídeos…) y donde sus amigos pueden dejar mensajes. No obstante existe el llamado timeline, donde los usuarios pueden ver de manera destacada o en línea temporal las publicaciones de personas y páginas a las que sigue.

Además de este ofrece los siguientes servicios:

  • Lista de amigos donde el usuario puede agregar a cualquier persona que esté registrada en Facebook siempre y cuando éste acepte su solicitud de amistad.
  • Servicio de mensajería interna y chat a través del cual se pueden enviar mensajes privados a otras personas o formar grupos de conversación.
  • Grupos y páginas, que tienen como finalidad unir personas con intereses comunes. Aquí se pueden publicar mensajes, fotos, vídeos… las páginas tienen un fin específico y a diferencia de los grupos no hay foros de discusión.
  • Likes y reacciones: los usuarios pueden reaccionar a publicaciones de contactos y páginas.
  • Juegos y aplicaciones: existen juegos y funciones que funcionan de forma interna dentro de Facebook.

Debido a su crecimiento (más de 1.500 millones de usuarios registrados) ha ido diversificando algunas de sus funciones en sus versiones móviles a fin de facilitar la gestión de algunos aspectos (entre otros motivos). De esta manera ofrece apps que sirven exclusivamente para administrar páginas, administrar grupos, enviar mensajes o aquellas orientadas a teléfonos con pocos recursos y conectados a redes más lentas (2G).