Qué es Office y para qué sirve

Office es la suite ofimática propiedad de Microsoft. Es un paquete de aplicaciones para trabajar con documentos de oficina aunque su uso se ha extendido a ámbitos como el académico o el doméstico. Los programas que se incluyen varían en función de la versión que se adquiera pero cuatro de ellos son comunes a todas las versiones:

  • Microsoft Word: es el procesador o editor de textos y sirve para crear o modificar documentos escritos. Tanto este programa como su formato propietario, DOC, están considerados estándares de facto.
  • Excel: esta herramienta es una hoja de cálculo diseñada para ser utilizada en tareas financieras y contables. Sirve para organizar datos además de que permite la utilización de fórmulas matemáticas y lógicas.
  • PowerPoint: es un programa para desarrollar presentaciones visuales de todo tipo. Se basa en diapositivas con soporte multimedia que aceptan elementos de texto, imagen, vídeo o sonido.
  • Outlook: es un cliente de correo con organizador personal. Una avanzada herramienta de productividad que permite vincular correo y agenda, crear avisos y soporte multicuenta, entre otras funciones.
  • Otras utilidades con las que cuenta Microsoft Office según el paquete que se adquiera son Access (edición de bases de datos), OneNote (aplicación para tomar notas) o Publisher (edición de publicaciones y páginas web), por nombrar unos cuantos.

Como es lógico pensar, sirve para crear y editar todo tipo de documentos de esta clase en el ordenador. Puedes redactar documentos de texto de cualquier tipo, crear hojas de cálculo para llevar un registro de lo que quieras, diseñar presentaciones para mostrar de forma gráfica y visual tus proyectos, para enviar y recibir correo electrónico con el cliente incluido… Las posibilidades son enormes en materia de crear y modificar documentos de toda clase. Además con ayuda de OneDrive podrás acceder a todo este material desde cualquier parte.

Es la suite ofimática de mayor difusión mundial y está considerada la referencia incluso por aquellas que no son de software privativo, que tratan de adaptar sus formatos de archivo a los que utiliza Office.

Aunque el origen de algunas herramientas se remonta a años antes, como suite ofimática de Microsoft no fue comercializada hasta el año 1990.