Cómo cambiar la velocidad de reproducción en YouTube

La aplicación oficial de YouTube está cargada de pequeñas funciones que pueden sernos de gran utilidad. Una de ellas es el selector de velocidad. Gracias a esta característica, es posible reproducir un vídeo en la mitad de tiempo. También podemos duplicar su duración ralentizándolo.

Elegir la velocidad de reproducción en la app de YouTube es muy sencillo. Tan solo debes dar los siguientes pasos. Busca el vídeo que quieres reproducir y pulsa sobre él para abrirlo.

Abrir un vídeo en YouTubeAbrir un vídeo en YouTube

Acto seguido, abre los controles de reproducción tocando en el recuadro donde se visualiza el vídeo.

Abrir controles de reproducciónAbrir controles de reproducción

Toca sobre los tres puntos verticales para abrir el menú adicional.

Abrir menú de opciones adicionalesAbrir menú de opciones adicionales

Ahora, escoge la opción Playback speed.

Abrir selector de velocidad de reproducciónAbrir selector de velocidad de reproducción

En el siguiente listado podrás escoger a qué velocidad debe reproducirse el vídeo.

Escoger velocidad de reproducciónEscoger velocidad de reproducción

Cualquier valor que se encuentre por debajo de Normal incrementa la velocidad del vídeo y reduce su duración. Aquellos que se encuentran por encima lo ralentizan aumentando el tiempo total de reproducción. ¿Qué utilidades prácticas tiene modificar este ajuste?

Uno de los formatos más conocidos dentro de la plataforma es el VLOG. Los protagonistas de los canales lo utilizan para contar su día a día y explicar sus vivencias. Además, YouTube es una gran biblioteca de podcasts y programas de radio convencional. Si nuestro horario es apretado, con esta función podemos escuchar el contenido de un vídeo en la mitad de tiempo. De esta manera, un vídeo de 20 minutos se reproducirá en tan solo 10.

Por otro lado, reduciendo la velocidad de reproducción activaremos la cámara lenta. Esto es posible gracias a que los creadores de contenido han comenzado a subir sus vídeos a 60 fps, que es una tasa de fotogramas más elevada de lo habitual.