Cómo desencantar objetos en Minecraft

Los objetos encantados de Minecraft producen alteraciones que puede que no deseemos conservar por mucho tiempo. Sin embargo, desencantarlos nos costará algún que otro recurso. A continuación te contamos cómo desencanta objetos de dos maneras: con una afiladora y a través del menú de crafteo.

Desencantar objetos con la afiladora

La forma más óptima de desencantar un arma es haciendo uso de una afiladora. Si no cuentas con una afiladora, aquí te dejamos con sus ingredientes:

  • 1 losa de piedra
  • 2 palos
  • 2 bloques de un material a elegir entre: roble, abeto, abedul, jungla, acacia, roble robusto, carmesí o distorsionado.
Fabricación de una afiladoraFabricación de una afiladora

A la hora de fabricar la afiladora, los objetos deben estar colocados en el siguiente orden:

  • Primera fila: Palos a izquierda y derecha, losa de piedra en el centro.
  • Segunda fila: Bloques a izquierda y derecha, nada en el centro.
  • Tercera fila: Vacía.

Una vez fabricada la afiladora, tan sólo debemos colocar el arma u objeto encantado en uno de los dos bloques y ya te aparecerá este mismo sin encantamiento para recoger. Con este método además se consiguen muchos puntos de experiencia.

Reparar un arma elimina su encantamientoReparar un arma elimina su encantamiento

Desencantar objetos crafteando

El otro método es un tanto caro. Se trata de utilizar la cuadrícula de fabricación colocando dos veces el mismo objeto, uno encantado y otro sin encantar. De esta forma te quedará solamente uno sin encantar, aunque habrás perdido el otro por el camino. Lo cierto es que este método es más un derroche que otra cosa, pero a falta de una afiladora puede llegar a valer si no quieres ni tirarla sin más.

Si crafteas dos armas iguales, quedará una sola sin encantamientoSi crafteas dos armas iguales, quedará una sola sin encantamiento

Objetos que no se pueden desencantar

En Minecraft existen dos encantamientos que no se pueden deshacer. En concreto dichos encantamientos son:

  • Maldición de desaparición
  • Maldición de enlace

Ambas maldiciones desaparecen al morir; siendo así la única forma de “desencantar” los objetos vinculados.